“El santo de la aldea” a sus 103 años caminaba 15 millas para mendigar y hacía maravillas con el dinero

Por La Gran Época
08 de Mayo de 2019 Actualizado: 30 de Mayo de 2019

Este hombre compasivo, con un corazón puro y desinteresado, ha tocado los corazones de muchos. Él es realmente extraordinario.

Dobri Dobrev, nacido el 20 de julio de 1914, era llamado “el Santo de la aldea Bailovo”. Cada día iba a la capital Sofía, que está a 24,14 kilómetros de distancia y se ubicaba fuera de la Catedral de Alexander Nevsky para pedir donaciones.

Dobri era extraordinario ya que todo el dinero que pedía, hasta la fecha alrededor de US $ 50.000, se lo daba a la iglesia, entidades de caridad, monasterios u orfanatos, para que pagaran sus cuentas. Este buen hombre donaba cada centavo, según reportó el Daily Buzz.

Gran parte del dinero que recaudó se ha utilizado para restaurar las iglesias que se desmoronan en toda Bulgaria.

Dobri sobrevivía con una mísera pensión de unos 100 dólares por mes. Hace diecinueve años, entregó todas sus posesiones, incluida su casa, a la iglesia ortodoxa y desde entonces ha vivió una vida desinteresada y no materialista.

“Dios me da pan”, decía el sabio de mas de 100 años de edad, quien tomó la decisión de dedicar su vida a Dios. Y aunque tenía una cama, prefería dormir en el suelo.

“Dios es el camino”, proclamaba a menudo a los que se detenían, y muchos eran conmovidos hasta las lágrimas simplemente estando en su presencia.

“La buena voluntad es justa y verdadera, todo en él es bueno. No debemos mentir, ni robar, ni cometer adulterio. Debemos amarnos unos a otros como Dios nos ama”, dijo en la película de 2000, Mite. (Haga clic aquí para ver una pequeña parte de la película).

Había dado a los necesitados en las calles, pero nunca sintió la necesidad de promocionarse y de hecho ha permaneció humilde.

Con su ropa casera, sandalias simples y barba blanca corriente, muchos lo percibían como un viajero del pasado. Era  una figura familiar y la gente le ofrecía dinero para el autobús, que se negó a recibir.

“Dobri era un fenómeno extremadamente raro”, dijo el Obispo Tikhon de la catedral de Alexander Nevski.

Apodado “El Santo Vivo de Baylovo” por los medios de comunicación, Dobri se convirtió en un faro de luz en un país empobrecido donde la fe está en aumento después de la caída del comunismo hace un cuarto de siglo, indicó nova.bg.

Sus altos valores morales seguramente ejercieron un impacto positivo en aquellos que tuvieron la suerte de conocerlo. ¡Era un hombre tan inspirador!

Mira el video a continuación:

Para ver el siguiente video puedes activar los subtítulos en español, en la barra de abajo a la derecha (Configuración >>> Subtítulos >>> Traducir automáticamente).


Un conductor ayuda a un anciano que se estaba congelando al lado de una carretera en Alaska

¿Te gustó este artículo?

Entonces, te pedimos un pequeño favor. Compártelo en tus redes sociales, apoya al periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

TE RECOMENDAMOS