Asoc. de Falun Dafa denuncia intento de legisladores pro-Beijing de prohibir la práctica en Hong Kong

Por Rita Li
08 de Julio de 2021
Actualizado: 08 de Julio de 2021

Varios legisladores pro-Beijing en Hong Kong apuntaron a la práctica espiritual Falun Gong el 3 de julio, instando al gobierno a prohibir la disciplina bajo la controvertida ley de seguridad nacional de la ciudad.

Su petición fue condenada por la Asociación de Falun Dafa de la ciudad, que la calificó como un intento de extender la persecución que el régimen chino lleva a cabo desde hace décadas contra esta práctica fuera de China continental.

La decisión se produce en un momento en que las libertades en el centro financiero han sufrido un drástico descenso tras la imposición por parte de Beijing de una draconiana ley de seguridad nacional el pasado verano. Desde entonces, la ley, que penaliza los actos considerados por el régimen chino como subversión, secesión, actividades terroristas o colusión con fuerzas extranjeras, se ha utilizado para diezmar las fuerzas prodemocráticas de la ciudad. Decenas de personalidades críticas con Beijing han sido acusadas o encarceladas en virtud de la ley o de delitos similares.

Falun Gong, también conocido como Falun Dafa, incluye ejercicios de meditación y un conjunto de enseñanzas morales basadas en los principios de verdad, compasión y tolerancia. Esta disciplina ha sido sistemáticamente reprimida por el Partido Comunista Chino (PCCh) durante 22 años en China continental, pero no en Hong Kong. Desde 1999, millones de practicantes han sido detenidos o encarcelados, donde sufren torturas, abusos e incluso la sustracción forzada de órganos.

Legisladores de Estados Unidos, la Unión Europea y otros países han adoptado resoluciones de condena de la persecución. Recientemente, en junio, Texas adoptó oficialmente una resolución para frenar la sustracción forzada de órganos de los practicantes de Falun Gong por parte del régimen, calificándola de “asesinato”.

Apuntando a Falun Gong

Durante una sesión del Consejo Legislativo celebrada el miércoles, Elizabeth Quat, una política de Hong Kong pro-Beijing, afirmó que el grupo espiritual estaba implicado en la difusión de “opiniones subversivas” a través de sus actividades públicas en la ciudad y pidió a las autoridades que prohibieran esta práctica.

Elizabeth Quat, legisladora de un partido pro-Beijing, habla en el Consejo Legislativo de Hong Kong en Hong Kong, el 7 de julio de 2021. (Sung Pi-lung/The Epoch Times)

Las actividades en cuestión incluían “la instalación de mostradores en la calle y la realización de exposiciones, la distribución de publicaciones y la realización de desfiles”, que, según Quat, promovían la “ideología antichina”.

Los practicantes de Falun Gong en Hong Kong, así como en muchas otras ciudades del mundo, podían ser vistos a menudo distribuyendo materiales a los transeúntes en un intento de concienciar sobre la persecución y los abusos de los derechos humanos por parte del PCCh y de obtener el apoyo del público para poner fin a la represión.

Otro de los políticos pro-Beijing, Wong Kwok-kin, pidió al gobierno que investigara el origen de la financiación de Falun Gong y congelara sus activos si fuera necesario.

En respuesta a estas preguntas, el secretario de Seguridad de Hong Kong, Chris Tang, dijo que las autoridades investigarían el asunto, sin entrar en detalles.

“Sobre si Falun Gong ha violado la ley de seguridad nacional de Hong Kong, hay numerosas acusaciones en la sociedad. Los organismos encargados de la aplicación de la ley definitivamente las examinarán de cerca. Estas acusaciones podrían dar lugar a ciertos procedimientos legales. Así que no comentaré públicamente sobre una organización individual”, dijo Tang.

“Cualquier acto que pueda poner en peligro la seguridad nacional y cualquier organización que participe en tales actos se enfrentará a todo el peso de la ley, incluyendo una investigación rigurosa, la recopilación de pruebas y, si es necesario, se tomarán medidas de ejecución”, añadió.

Condena

La Asociación Falun Dafa de la ciudad denunció la campaña montada por los legisladores pro-Bejing.

Sarah Liang, portavoz de la asociación, dijo que durante más de 20 años los practicantes locales han utilizado medios no violentos y pacíficos para denunciar la persecución de Beijing.

Rechazó las acusaciones de actividades ilegales de recaudación de fondos, diciendo que los practicantes de Falun Gong actúan como voluntarios, añadiendo que todos los libros de la práctica están disponibles para su descarga gratuita en línea.

La Asociación Falun Dafa también está registrada legalmente en la ciudad, y los practicantes están protegidos por la miniconstitución de Hong Kong, que garantiza la libertad de creencia, dijo.

También durante la sesión del Consejo Legislativo, varios políticos pro-Beijing, entre ellos Quat, trataron de relacionar, sin ninguna prueba, un reciente ataque de “lobo solitario” contra un policía con la organización local de Falun Gong.

El 1 de julio, un hongkonés de 50 años apuñaló a un policía por la espalda y luego se clavó él mismo un cuchillo en el pecho. El agresor fue enviado al hospital después, pero murió una hora más tarde. El policía fue operado para curarle un pulmón perforado en el hospital.

El agresor, Leung Kin-Fai, director de compras de la empresa local de bebidas Vitasoy, no ha sido identificado por la policía ni por otros como alguien vinculado a Falun Gong.

Liang no se sorprendió por las acusaciones infundadas que vinculan a Falun Gong con el ataque con cuchillo.

El PCCh “suele utilizar formas muy absurdas para distorsionar y calumniar a Falun Gong”, dijo, añadiendo que la falsedad de las afirmaciones era evidente.

Las acciones de los legisladores pro-Beijing fueron el primer paso de una campaña de presión premeditada contra Falun Gong, según Feng Chongyi, profesor asociado de Estudios sobre China en la Universidad de Tecnología de Sidney.

“Todo podría parecer que se hizo de acuerdo con la ley”, dijo Feng a The Epoch Times. “Pero en el fondo era un plan paso a paso para hacer desaparecer a Falun Gong en Hong Kong. Esto es evidente”.

Que un funcionario apunte abiertamente a un grupo religioso sin pruebas suficientes revela “un alto grado de parcialidad” y es motivo de alarma, dijo Tseng Chien-yuan, profesor de la Universidad Nacional Central de Taiwán y miembro de la junta directiva del grupo sin ánimo de lucro New School for Democracy.

“Plantea la cuestión de si llegaría a fabricar delitos para acusar a este grupo con el fin de parecer coherente”, dijo Tseng a The Epoch Times.

Años de acoso

Los practicantes de Falun Gong en Hong Kong han sido durante mucho tiempo objetivo de grupos locales respaldados por el régimen chino.

El PCCh comenzó su acoso a los practicantes en la ciudad alrededor de 2011 a través de su grupo de fachada llamado Asociación de Cuidado de la Juventud de Hong Kong (HKYCA). Desde entonces, los miembros del grupo han vandalizado repetidamente los puestos de información instalados por los practicantes en las carreteras o han acosado a las personas que los atendían.

Un puesto de información de Falun Gong es objeto de vandalismo en Mong Kok, Hong Kong, el 3 de abril de 2021. (Captura de pantalla de un vídeo proporcionado por un entrevistado)

Cuando los practicantes celebraban concentraciones y marchas para concienciar sobre la continua persecución en China, los miembros de la HKYCA se reunían en lugares cercanos tratando de interrumpir estos actos públicos. En enero de 2016, un miembro de la HKYCA fue visto en un hotel local, donde se iba a celebrar una conferencia sobre Falun Gong, antes de que el evento fuera cancelado tras una falsa alarma de bomba.

Los practicantes también han sido agredidos por miembros de la HKYCA o personas asociadas a otros grupos pro-Beijing en Hong Kong.

Los puestos de información al borde de la carretera han seguido siendo objeto de ataques este año, a pesar de que la HKYCA se disolvió, al parecer, a finales de 2020.

Desde que la ley de seguridad entró en vigor el pasado mes de julio, los practicantes de Falun Gong de la ciudad han expresado su preocupación por que se utilice para extinguir la libertad de creencia. Algunos se preocupan por su seguridad personal, mientras que otros temen ser sometidos a torturas o a la sustracción forzada de órganos, como ocurre con los practicantes del continente.

El cambiante clima político de Hong Kong preocupó a Liang, que citó el reciente cierre forzado del mayor periódico prodemocrático de la ciudad y la actual represión de los grupos prodemocráticos.

“De hecho, ¿cuánta libertad queda en Hong Kong?” cuestionó Liang.

Con información de Luo Ya y Eva Fu.

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS