Asociación de Médicos demanda a Adam Schiff por censurar información sobre las vacunas

Por Conan Milner
02 de Febrero de 2020
Actualizado: 02 de Febrero de 2020

Una asociación médica nacional ha demandado al representante Adam Schiff (D-Calif.). El caso acusa al congresista de California de abuso de poder, alegando que intimidó a las compañías tecnológicas para que censuraran la información sobre las vacunas.

La Asociación de Médicos y Cirujanos Americanos (AAPS) presentó la demanda en un Tribunal de Distrito de los EE.UU. en D.C. el 20 de enero de 2020. La demanda apunta a las cartas que Schiff envió a Google, Facebook y Amazon en febrero y marzo de 2019, en las que instaba a esas compañías a desacreditar o desvincular cualquier contenido que sugiriera que las vacunas pueden ser perjudiciales.

Las cartas expresan la preocupación de Schiff sobre la disminución de las tasas de vacunación de la nación, y solicita que las compañías tomen medidas para detener lo que él llama un “problema creciente”.

“Si un padre preocupado ve constantemente información en sus recomendaciones de YouTube que pone en duda la seguridad o eficacia de las vacunas, podría hacer que desatienda el consejo de los médicos de sus hijos y de los expertos en salud pública, y se niegue a seguir el programa de vacunación recomendado”, escribió Schiff. “La repetición de la información, aunque sea falsa, a menudo puede confundirse con lo veraz, y la exposición al contenido antivacunas a través de las redes sociales puede influir negativamente en las actitudes de los usuarios hacia la vacunación”.

Información bloqueada

Las sugerencias de Schiff dieron resultados rápidos. A las 24 horas de que Schiff enviara una de sus cartas, Amazon retiró los populares documentales “Vaxxed” y “Shoot ‘Em Up: the Truth About Vaccines” de su plataforma de streaming. Unos meses más tarde, Twitter añadió un descargo de responsabilidad encima de los resultados de búsqueda de un artículo de la AAPS sobre los mandatos de las vacunas, y una búsqueda en Facebook de artículos de la AAPS sobre vacunas lleva ahora a los usuarios a enlaces de la Organización Mundial de la Salud, los Institutos Nacionales de Salud y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades.

Pocos meses después del episodio de las cartas de Schiff, el tráfico del sitio web de la AAPS cayó significativamente. La información que se encuentra en el sitio incluye una resolución para poner una moratoria a los mandatos de vacunación, un artículo que destaca la importancia del consentimiento informado en la administración de vacunas y una carta abierta a la legislatura de California que se opone a la SB 276, una ley aprobada en 2019 que eliminó las exenciones anteriores para los padres que optaron por no participar en el programa de vacunación del estado.

Schiff afirma que su objetivo es tomar medidas enérgicas contra la información médicamente inexacta que interfiera con el cumplimiento de la vacunación, pero la AAPS integra a médicos certificados, muchos de los cuales administran vacunas. La organización culpa a las cartas de Schiff de infligir “una lesión de reputación a la AAPS” creando una falsa dicotomía en la mente de los consumidores al dividir todo el discurso sobre las vacunas en dos categorías: “pro-vacunación” o “anti-vacunación”, dando a esta última un aire de anti-ciencia, ignorancia o noticia falsa.

“Al crear esa división binaria arbitraria, el demandado Schiff ignora todos los puntos médicos, económicos y legales válidos en el discurso de la AAPS sobre las vacunas”, afirma la demanda. “La falsa dicotomía del acusado Schiff no reconoce tampoco los méritos del discurso de la AAPS sobre la existencia de posiciones —incluyendo la posición de la AAPS a favor del discurso informado y el consentimiento informado— fuera de la división binaria simplista del acusado Schiff… Aunque tiene derecho a dar su opinión, su propuesta de censura de otras opiniones es contraria tanto a la Primera Enmienda como al método científico”.

Falsa dicotomía

El abogado Andy Schlafly, consejero general de la AAPS, afirma que su organización no es anti-vacunas. Su objetivo más bien es educar mejor a los pacientes.

“La AAPS no está a favor de una regla de talla única por parte del gobierno, y ciertamente no [está a favor] de distorsionar la información por medio de la censura”, dijo Schlafly. “Una vez que censuramos la información, ¿cómo se supone que los nuevos descubrimientos sobre las vacunas saldrán a la luz pública? Una vez que empiezas a permitir la censura, entonces te encierras en un status quo ignorante, y no hay forma de que las nuevas revelaciones se hagan públicas”.

Los gobiernos instan a que se realice algún tipo de vacunación, pero los mandatos son el método más fuerte. Esto implica hacer cumplir el procedimiento por ley. Los Estados Unidos no tienen un mandato federal, pero en los 50 estados se exige la vacunación para que los niños entren en el sistema escolar. La mayoría de los estados ofrecen exenciones debido a objeciones religiosas o filosóficas, pero Mississippi, Virginia Occidental, Nueva York y California solo permiten exenciones de vacunas por razones médicas verificables.

Pero al existir una lista creciente de requisitos de inmunización y un acceso más fácil a la información que cuestiona la narrativa de seguridad, el aumento de los esfuerzos para obligar a los padres a vacunar a sus hijos ha dado lugar a un retroceso. Schiff culpa a los sitios web y a los videos que se encuentran en Internet de la creciente resistencia a la vacunación obligatoria. Dice que estas fuentes difunden información falsa y crean un temor injustificado.

“Las comunidades científica y médica están en un abrumador consenso de que las vacunas son tanto efectivas como seguras. No hay pruebas que sugieran que las vacunas causan enfermedades que ponen en peligro la vida o que causan incapacidad, y la difusión de teorías infundadas y desacreditadas sobre los peligros de las vacunas suponen un gran riesgo para la salud pública”, escribe Schiff.

Pero Schlafly dice que en realidad es Schiff quien difunde información errónea.

“Los propios fabricantes de vacunas reconocen que hay muchos daños serios, a veces incluso la muerte, que son causados a algunas personas por su producto. Está justo en el inserto de un producto de vacunación. También hay un fondo que ha pagado más de mil millones de dólares a la gente por los daños causados por las vacunas. Es enormemente difícil recuperar ese dinero, pero han pagado más de mil millones de dólares”, dijo Schlafly.

Por eso la AAPS apoya una política de consentimiento informado: para que los pacientes puedan comprender “toda la gama de consideraciones médicas, jurídicas y económicas pertinentes a la vacunación y cualquier otra intervención médica, que inevitablemente implica tanto riesgos como beneficios”.

Aunque todas las leyes estatales permiten exenciones médicas legítimas, Schlafly dijo que muchos padres no saben cómo determinar si su hijo podría ser elegible.

“Algunas personas son más vulnerables a los daños de las vacunas que otras, y la gente necesita poder obtener esa información en Internet”, dijo.

La pérdida de confianza en las instituciones públicas, combinada con el aumento de las noticias falsas, ha dificultado que el público diferencie la verdad de la falsedad. Incluso las declaraciones hechas por instituciones de confianza parecen entrar en conflicto. Por ejemplo, la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos afirma que las vacunas “son extremadamente seguras y eficaces”, mientras que la Corte Suprema de los Estados Unidos ha declarado que las vacunas son “inevitablemente inseguras”.

Presión para censurar

Schlafly dice que las empresas que cumplieron con la petición de Schiff también participan en la censura, pero cree que sus acciones fueron hechas bajo coacción. Schlafly argumenta que las cartas escritas por un poderoso congresista que actualmente lidera una campaña de impeachment contra el presidente tienen un peso considerable, y constituyen una amenaza muy real que podría terminar en represalias.

“Él puede forzar aprobando leyes que quiten a las Big Tech su inmunidad frente a las demandas, y puede recortar sus beneficios a través de la integración y las políticas comerciales”, dijo Schlafly. “También puede citarlos, requerir que vengan al Congreso antes de la audiencia, y que respondan a un montón de preguntas difíciles”.

El Epoch Times contactó con las oficinas de Schiff en Washington y Burbank para una declaración y concedió dos días para una respuesta con respecto a la demanda de la AAPS. No se recibió ninguna respuesta.

The Epoch Times contactó con Google, Amazon, Twitter y Facebook y preguntó si las cartas de Schiff influían en las políticas de las compañías. No se recibió ninguna respuesta.

Incluso si la afirmación de Schiff sobre la seguridad de las vacunas fuera veraz, la ley federal prohíbe al gobierno censurar una opinión que es demostrablemente falsa.

La demanda de la AAPS tiene como objetivo proteger un aspecto fundamental de la experiencia americana, según Schlafly. Dice que las cartas de Schiff representan la peor clase de censura: una que apunta a matar las ideas.

“No estamos hablando de limitar en qué lugar alguien puede hacer una protesta en una ciudad. Esa es una restricción que no tiene un gran impacto”, dijo Schlafly. “Pero cuando alguien comienza a censurar el contenido, y bloquear o no permitir el discurso porque no está de acuerdo con lo que se dice, todos los estadounidenses deberían estar indignados por eso”.

Siga a Conan en Twitter: @ConanMilner

Descubra

Los padres deben decidir: Tammy Nichols sobre educación sexual, vacunas y cambio de sexo

TE RECOMENDAMOS