Astrónomos analizan una ráfaga de radio que llega cada 16 días y viene de 500 millones de años luz

Por Anastasia Gubin
12 de Febrero de 2020
Actualizado: 12 de Febrero de 2020

Los astrónomos están comentando sobre una misteriosa señal de radio brillante que viene del cosmos, a la que llamaron FRB 180916.J0158+65, después que un nuevo estudio descartó que se tratara de una señal esporádica como se pensaba.

“Aquí informamos la detección de una periodicidad de 16.35 ± 0.18 días”, reporta el informe, considerando los datos del Proyecto canadiense de estudios de ráfaga de radio rápida CHIME/FRB. Nunca se había observado esta periodicidad en las señales FRB.

Los astrónomos llaman FRB a las ráfagas de señales de radio rápidas que son transitorias y brillantes, de una duración de milisegundos, que se originan en distancias extragalácticas. Hasta ahora “su origen es desconocido”, afirma el equipo de investigación.

Para muchos científicos estas señales FRB desafían cualquier intento de explicación, pero el hecho que exista un posible patrón regular ofrece una pauta para descubrir su posible origen.

Cuando las ráfagas observadas son repetitivas, se puede descartar que el origen sea un cataclismo en el cosmos, dice el autor. La periodicidad de la FRB 180916.J0158 + 65 se encontró luego de un registro de 28 ráfagas entre el 16 de septiembre de 2018 hasta el 30 de octubre de 2019.

Ocurre cada 16.35 ± 0.18 días dentro fases de tiempo de 4 días, con algunos ciclos que no muestran ráfagas y algunos que muestran múltiples ráfagas. Al tratar de explicar el por qué ocurre, el investigador apunta al origen de la ráfaga o alguna amplificación de ella en el cosmos. “Nuestros resultados sugieren un mecanismo para la modulación periódica, ya sea de la propia emisión de ráfagas, o mediante amplificación o absorción externa”.

La FRB 180916.J0158+65, se detectó por primera vez el 16 de septiembre de 2018. Viene de una galaxia espiral de formación estelar masiva que existe a 500 millones de años luz, rica en metales pesados y baja en magnetismo.

“El hecho de que el FRB tenga un ciclo general de 16 días, pero la ventana de cuatro días en donde varía entre cero señales y señales múltiples, sugiere que la fuente (de la ráfaga de radio) podría estar orbitando un objeto masivo de algún tipo (como un agujero negro de baja masa) que tal vez vez estimula o eclipsa la emisión de la señal basada en el período orbital”, dice el reporte de Mit Technology Review.

El Instituto The Seti al comentar el estudio confirmó en su cuenta de Twitter que esta misteriosa FRB “sigue un patrón similar”, que se repite cada 16.35 días.

“Durante cuatro días, escupirá una o dos ráfagas cada hora. Luego se silencia durante 12 días”, destacó.

El astrónomo de la NASA, Jason Major, respondió a este mensaje diciendo que no hay que olvidar que esta señal del cosmos está llegando a la Tierra desde un tiempo pasado muy remoto.

“Las señales #FRB que estamos detectando hoy dejaron su galaxia anfitriona durante la era Paleozoica y la Tierra que vio (entonces), si es que había algo que pudiera ver, era el hogar de la vida unicelular”, escribió Major en su Twitter.

Además agregó  que “es importante tener en cuenta” que los eventos que producen periodicidad “tienden a ser sistemas binarios” donde dos estrellas o agujeros negros orbitan entre sí. “El período de 16,35 días podría ser el período orbital, con el objeto FRB sólo mirando a la Tierra durante cierta parte de la órbita”.

Un estudio separado indicado por MIT postula que el FRB es producido por una estrella de neutrones en un sistema binario con una estrella mucho más masiva.

Es “casi seguro que no” son extraterrestres, según MIT. “Las señales son un signo de eventos energéticos que están en la escala extrema del cosmos. Incluso una especie altamente inteligente sería muy poco probable que produjera energías como esta”.

***

Le puede interesar

¿Cuál es el verdadero significado de la esvástica?

 

TE RECOMENDAMOS