Astrónomos descubren una galaxia de disco masivo en el universo distante

Por Agencia de noticias
26 de Mayo de 2020
Actualizado: 26 de Mayo de 2020

Los astrónomos han detectado una galaxia de disco masivo, no muy diferente a la nuestra, que se formó hace 12,500 millones de años, cuando nuestro universo de 13,800 millones de años tenía solo una décima parte de su edad actual. Pero según lo que los científicos saben sobre la formación de galaxias, ésta no tiene por qué estar en el universo lejano.

Este descubrimiento es un desafío a la forma en que los astrónomos piensan sobre la formación de galaxias en el universo temprano.

Se conoce como Galaxia DLA0817g, pero los astrónomos la apodaron el Disco Wolfe en honor al difunto astrónomo Arthur M. Wolfe, antiguo asesor doctoral de tres de los cuatro autores del estudio. Representa la galaxia de disco giratorio más distante que han observado, gracias al Gran Conjunto de Telescopios Milimétricos y Submilimétricos de Atacama en Chile conocido como ALMA.

Según sus observaciones, el disco de la galaxia tiene una masa de 70,000 millones de veces la de nuestro Sol. También está rotando a 170 millas por segundo, lo que es similar a nuestra galaxia de la Vía Láctea.

“La mayoría de las galaxias que encontramos al principio del universo parecen restos de un tren porque se fusionaron de manera consistente y a menudo ‘violenta'”, dijo Marcel Neeleman, autor principal del estudio e investigador postdoctoral del Instituto Max Planck de Astronomía en Heidelberg, Alemania, en un comunicado. “Estas fusiones calientes dificultan la formación de discos giratorios fríos y bien ordenados como los que observamos en nuestro universo actual”.

El estudio publicado esta semana en la revista Nature.

Entonces, ¿cómo apareció una galaxia de disco giratorio bien formada durante este período turbulento? Esta galaxia se formó y creció, los investigadores concluyeron, de una manera diferente, conocida como acreción en modo frío.

Mucho de lo que los astrónomos saben sobre la formación de galaxias se basa en la jerarquía. Al principio, las estructuras halógenas de la materia oscura, un gran componente invisible del universo conocido por su efecto en la materia circundante, atraían gas. Las fusiones crearon algo más grande donde la formación de estrellas era posible, y eventualmente, nació una galaxia.

El gas atraído por los halos de la materia oscura se calentaba por las colisiones, y formaba un disco una vez que se enfriaba—lo que podía ocurrir durante miles de millones de años.

Fusión fría

Pero en el escenario frío, un gas mucho más frío es atraído hacia una nueva galaxia y permite una formación más rápida de un disco.

Por lo demás, las galaxias distantes son difíciles de observar porque son muy débiles. Pero este método de “absorción” de luz usando cuásares puede ocurrir cuando los telescopios, la galaxia y el cuásar están alineados, lo cual es raro—a menos que las galaxias como esta fueran más comunes en el universo temprano.

“El hecho de que hayamos encontrado el Disco de Wolfe usando este método, nos dice que pertenece a la población normal de galaxias presentes en los primeros tiempos”, dijo Neeleman. “Cuando nuestras más recientes observaciones con ALMA mostraron sorprendentemente que está rotando, nos dimos cuenta de que las galaxias de disco de rotación temprana no son tan raras como pensábamos y que debería haber muchas más de ellas ahí fuera”.

Se necesitan futuras investigaciones y observaciones para comprender cuán común era este frío método de formación de galaxias en el universo primitivo.

The-CNN-Wire
™ & © 2020 Cable News Network, Inc., una compañía de WarnerMedia. Todos los derechos reservados.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


Mire a continuación

Calma para el alma: la quietud de la madrugada de pie bajo las estrellas

TE RECOMENDAMOS