Astrónomos descubren una “súper-Tierra” que podría ser habitable a 31 años luz de distancia

Por Jesús de León
02 de Agosto de 2019 Actualizado: 02 de Agosto de 2019

Un equipo internacional de astrónomos descubrió el primer mundo potencialmente habitable fuera de nuestro sistema solar.

Se encuentra a 31 años luz de distancia de nosotros, y fue descubierto a principios de 2019 por el satélite TESS (Transiting Exoplanet Survey Satellite), aunque su hallazgo fue anunciado el miércoles como parte del descubrimiento de un sistema formado por este y otros dos planetas que orbitan la estrella GJ 357.

“Esto es emocionante, ya que es el primer descubrimiento de TESS de una súper Tierra cercana que podría albergar vida”, dijo Lisa Kaltenegger, profesora asociada de astronomía, directora del Instituto Carl Sagan de Cornell y miembro del equipo científico de TESS, según un comunicado de la Universidad de Cornell.

De los tres planetas, los dos más cercanos a la estrella GJ 357 no presentan condiciones suficientes como para hospedar seres vivos, según los responsables del hallazgo.

Pero el tercero, el más lejano, sí se encuentra en la denominada zona habitable, es decir, en un área cuyas características permiten potencialmente que haya agua líquida en su superficie y, por lo tanto, vida.

En un artículo complementario, escrito por científicos del Instituto Carl Sagan, y que incluye a investigadores del Instituto de Astrofísica de Canarias IAC, se analizó en detalle las condiciones de habitabilidad del planeta.

Simulación del exoplaneta GJ 357 d que podría reunir condiciones favorables para la vida. Crédito: NASA’s Goddard Space Flight Center/Chris Smith

“Si GJ 357 d tiene una atmósfera densa, rica en dióxido de carbono, podría atrapar suficiente calor para calentar el planeta y permitir agua líquida en su superficie. Es más, podríamos ser capaces de detectar biomarcadores en su atmósfera con la futura generación de telescopios espaciales y terrestres tales como el JWST y el E-ELT, actualmente en construcción”, explicó Lisa Kaltenegger.

Este nuevo mundo orbita la estrella cada 55,7 días a una distancia que corresponde a un 20 por ciento de la que separa a la Tierra del Sol.

Además, se sabe que tiene una masa de al menos 6 veces la de nuestro planeta.

Se trata de una estrella enana de casi un tercio de la masa y tamaño del Sol, y un 40% más fría que nuestra estrella; está localizada en la constelación Hydra.

Simulación del exoplaneta GJ 357 d situado dentro del borde exterior de la zona habitable de su estrella. Crédito: NASA’s Goddard Space Flight Center/Chris Smith

TESS está terminando de cubrir el hemisferio sur y pronto empezará a monitorear su hemisferio norte. El hecho de que tenga características propicias para los seres vivos no significa que ya se hayan encontrado pruebas seguras de que los haya.

Sin embargo, gracias a telescopios que estarán disponibles en unos años será posible descubrir nueva información al respecto, según Lisa Kaltenegger, considerada también una experta en el estudio de los exoplanetas.

Simulación del exoplaneta del tipo “Tierra caliente” GJ 357 b. Crédito: NASA’s Goddard Space Flight Center/Chris Smith

Los resultados de este descubrimiento fueron publicados en la revista Astronomy & Astrophysics.

Lo tres exoplanetas

Astrónomos del Instituto de Astrofísica de Canarias y de la Universidad de La Laguna, ambos en España, anunciaron el 31 de julio el descubrimiento del sistema GJ 357 ya que el descubrimiento también fue posible gracias a los datos obtenidos por varios observatorios terrestres, entre ellos el de Calar Alto en España y su instrumento CARMENES.

Su aporte sirvió para demostrar que el lejano sistema solar -con un diminuto sol enano tipo M, aproximadamente un tercio del tamaño de nuestro propio sol- albergaba los tres planetas, uno de los cuales estaba en la zona habitable de ese sistema.

Simulación del exoplaneta GJ 357 b, el tercer exoplaneta en tránsito más cercano conocido hasta la fecha y uno de los mejores planetas rocosos que existen para estudiar su atmósfera. Crédito: NASA’s Goddard Space Flight Center/Chris Smith

En febrero, el satélite TESS observó que el sol enano GJ 357 se oscurecía muy levemente cada 3,9 días, lo cual era evidencia de la existencia de un planeta en tránsito que se movía a través de la cara de la estrella. Ese planeta era GJ 357 b, la llamada “Tierra caliente”, un 22% más grande que la Tierra, según el Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA, que guía a TESS.

Las observaciones de seguimiento desde el terreno llevaron al descubrimiento de los otros dos hermanos exoplanetas: GJ 357 c y GJ 357 d.

Simulación del exoplaneta GJ 357 c. Crédito: NASA’s Goddard Space Flight Center/Chris Smith

El exoplaneta GJ 357 c tiene una temperatura de 126 grados Celsius y tiene al menos 3.4 veces la masa de la Tierra. Sin embargo, el planeta GJ 357 d, la super-Tierra – podría proporcionar condiciones similares a las de la Tierra.

Otro hallazgo de TESS

Este lunes, el satélite TESS también permitió identificar un sistema solar con tres exoplanetas poco usuales. El hallazgo, publicado en Nature Astronomy, y en el que participaron también investigadores del IAC, incluye una supertierra rocosa y dos sub-neptunos gaseosos en los alrededores de TOI-270, una estrella enana roja situada a solo 73 años luz de la Tierra.

Lo interesante es que ninguno de este tipo de exoplanetas existe en nuestro sistema solar, con lo que estudiarlos podría ayudarnos a entender “la evolución de los planetas”, señaló Luque, E. Pallé, uno de los autores del artículo.

Simulación del exoplaneta GJ 357 c cuya órbita está ligeramente inclinada en relación con la órbita de de GJ 357 b . Crédito: NASA’s Goddard Space Flight Center/Chris Smith

(Con información de EFE)

***

Te puede interesar:

¿Cuál es el verdadero significado de la esvástica?

[/epoch_video]

TE RECOMENDAMOS