Ataque aéreo de EE. UU. mata a líder terrorista de alto rango de Al-Shabaab

Por Simon Veazey
07 de Abril de 2020 6:35 PM Actualizado: 07 de Abril de 2020 6:35 PM

Un ataque aéreo de precisión del ejército de Estados Unidos en Somalia mató a un líder de alto rango de la organización terrorista al-Shabaab.

Yusuf Jiis, miembro fundador del grupo terrorista vinculado a Al-Qaeda, fue uno de los tres terroristas asesinados el 2 de abril, anunciaron el martes funcionarios del Comando Africano de Estados Unidos (AFRICOM).

“Él fue violento, despiadado y responsable de la pérdida de muchas vidas inocentes”, dijo el Comandante de AFRICOM y General del Ejército de EE. UU. Stephen Townsend. “Su eliminación hace que Somalia y los países vecinos sean más seguros”.

Se llevaron a cabo otros tres ataques aéreos en los últimos días, matando a 18 terroristas de al-Shabaab, sin que se hayan registrado víctimas civiles, según AFRICOM.

AFRICOM no ha dado detalles del tipo de aeronave utilizada en el ataque, ya sea tripulada o no tripulada.

Al-Shabaab es una organización terrorista extremista islámica con estrechos vínculos con Al-Qaeda que fue expulsada de la capital, Mogadiscio, en 2011, pero que sigue controlando zonas del sur rural del país.

“Aunque nos gustaría detener nuestras operaciones en Somalia debido al Coronavirus, los líderes de al-Qaeda, al-Shabaab e ISIS han anunciado que ven esta crisis como una oportunidad para promover su agenda terrorista, por lo que seguiremos apoyando a nuestros socios africanos”, dijo Townsend.

Se ve fuego en la escena de un atentado con carro bomba reclamado por militantes de al-Shabaab afiliados a al-Qaeda en el hotel Naasa Hablood en Mogadiscio el 25 de junio de 2016. (Mohamed Abdiwahab / AFP / Getty Images)

Aunque el ejército de Estados Unidos está priorizando un giro de contrainsurgencia hacia la competencia de grandes potencias con Rusia y China, abordar el terrorismo sigue siendo un objetivo declarado de la política de defensa de Estados Unidos según la Estrategia de Defensa Nacional de 2018, aunque está más abajo en la lista.

La lucha contra el terrorismo es la principal tarea de las fuerzas armadas de EE. UU. en África.

Al-Shabaab fue designada organización terrorista en 2008 por Estados Unidos y desde entonces ha matado a cientos de civiles en el este de África, según el Departamento de Estado. El espantoso recuento del grupo incluye el camión bomba que mató a más de 500 personas en Mogadiscio en octubre de 2017, el ataque en septiembre de 2013 en el centro comercial Westgate en Kenia que mató a más de 70 personas, y los atentados suicidas con bombas en julio de 2010 en Kampala, Uganda, que tuvieron lugar durante la Copa Mundial y mataron a 76 personas, entre ellas un ciudadano estadounidense.

“Al-Shabaab sigue siendo una enfermedad en Somalia y es un asesino indiscriminado de personas inocentes y su único deseo es brutalizar a las poblaciones dentro y fuera de Somalia”, dijo el General de División del Ejército de los Estados Unidos William Gayler, director de operaciones de AFRICOM. “Presionar a esta red ayuda a contener su ambición y deseo de causar daño y destrucción”.

Las tropas africanas que mantienen la paz y el Ejército Nacional Somalí han estado expulsando a Al-shabaab de los bastiones del sur de Somalia y estableciendo puestos de avanzada, con la ayuda de AFRICOM, según funcionarios militares de Estados Unidos.

Junto con las tropas turcas, las Fuerzas de Operaciones Especiales de Estados Unidos están entrenando las fuerzas del Ejército Nacional Somalí bajo el gobierno somalí.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


Descubra

Estallan disturbios en China cuando la gente intentaba salir de Hubei

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.