Audiencia del Congreso aborda riesgos de espionaje chino en la ciencia estadounidense

Por Nathan Worcester
05 de Octubre de 2021 7:53 PM Actualizado: 05 de Octubre de 2021 7:53 PM

En una audiencia el 5 de octubre, los miembros del Comité de Ciencia, Espacio, y Tecnología de la Cámara de Representantes interrogaron a testigos sobre los riesgos del espionaje extranjero, robo, y otras acciones, particularmente del Partido Comunista Chino, hacia la ciencia estadounidense.

Durante la audiencia celebrada conjuntamente por el Subcomité de Investigación y Tecnología y el Subcomité de Supervisión, los legisladores también destacaron la necesidad de evitar acciones que restringieran el avance científico o que etiqueten racialmente a los científicos chinos.

Los representantes escucharon a cuatro testigos: la Dra. Maria Zuber, profesora del Instituto de Tecnología de Massachusetts y copresidenta de la Mesa Redonda Nacional de Ciencia, Tecnología y Seguridad; Candice Wright, directora de ciencia, evaluación de tecnología y análisis de la Oficina de Responsabilidad del Gobierno de EE. UU. (GAO); Allison Lerner, inspectora general de la National Science Foundation (NSF); y el Dr. Xiaoxing Xi, profesor de física en la Universidad de Temple.

“Los problemas internacionales requieren soluciones internacionales, y hay costos reales para cerrar su investigación al resto del mundo”, dijo el representante Bill Foster (D.-Ill.), un Ph.D. en física y presidente del subcomité de supervisión, quien citó la falta de voluntad de China para realizar una investigación abierta sobre los orígenes del COVID-19 y el virus PCCh como un ejemplo de cómo una menor apertura impide el progreso.

“Como escucharemos de nuestros panelistas, la apertura conlleva riesgos”, agregó Foster más tarde.

“Ciertamente queremos seguir siendo el tipo de atmósfera que da la bienvenida a los estudiantes de universidades extranjeras aquí al gran crisol americano, y creo que la integridad de la investigación que se realiza en los Estados Unidos depende de manera vital de este rico tapiz que nosotros hemos creado, de investigadores de todo el mundo”, dijo el representante Jay Obernolte (R.-Calif.), un graduado del Instituto de Tecnología de California y desarrollador de videojuegos que se desempeña como miembro de alto rango del subcomité de supervisión.

“Pero también, debemos ser conscientes y estar atentos al hecho de que esta transparencia, la transparencia de nuestro sistema de investigación, también nos abre a la posibilidad de que la investigación pueda ser manipulada o utilizada de formas contrarias a nuestra seguridad nacional”.

“El liderazgo comunista chino está apuntando a los científicos estadounidenses como una cuestión de política estatal. Eso está claro. Pero, por supuesto, eso no significa que se deba utilizar algún tipo de perfil racial para abordar esta amenaza”, dijo el representante Michael Waltz (R.-Fla.), miembro de alto rango del subcomité de investigación y tecnología.

Waltz citó su propio trabajo reciente en el que dirigía a la NSF para desarrollar módulos de seguridad online para científicos que trabajan en colaboraciones internacionales, lo que, según él, ayudará a los científicos a cumplir con los requisitos de divulgación y evitar conflictos de intereses o compromisos.

“Francamente, en mi opinión, ayudará a eliminar cualquier excusa de ‘No sabía’ o ‘No entendí’”, agregó Waltz.

Zuber, de la mesa de seguridad, dijo que Estados Unidos debe buscar poner fin al menos a tres tipos de actividades además del espionaje directo y el robo:

“En primer lugar, no se debe permitir que China pague a profesores estadounidenses, especialmente no subrepticiamente, para transferir trabajos financiados con subvenciones federales, o para reclutar investigadores para China, o pasar tiempo en China que entre en conflicto con los compromisos con las instituciones estadounidenses”.

“En segundo lugar, las colaboraciones de investigación con China deben estructurarse de manera que sean transparentes y recíprocas, donde cada parte tenga beneficios claros y legítimos de su trabajo”.

“En tercer lugar, las universidades no deben participar en colaboraciones que dañen la seguridad nacional o económica de Estados Unidos o amenacen los derechos humanos”.

Lerner, inspectora general de la NSF, dijo que su oficina necesita recursos adicionales para manejar el volumen de acusaciones que recibe, y le dijo a Obernolte que duplicar el personal de su oficina aún los dejaría “en apuros para mantenerse al día con la cantidad de acusaciones que están llegando”.

La representante Haley Stevens (D.-Mich.), presidenta del subcomité de investigación y tecnología, señaló que seis de las ocho universidades entrevistadas por la GAO no entendían ni sabían cómo identificar los programas nacionales de talentos chinos.

“Solía ​​ser que estos programas de talentos extranjeros se consideraban prestigiosos, de la misma manera que algunas becas estadounidenses, y ahora estamos comenzando a descubrir que hay requisitos asociados con ellos”, dijo Zuber.

Xi, de la Universidad de Temple, les contó a los legisladores su experiencia después de ser acusado de compartir un calentador de bolsillo con colegas en China: “Agentes armados del FBI [allanaron] nuestra casa y me llevaron esposado”.

“Casi cuatro meses después, después de que los principales expertos en mi campo de investigación proporcionaran declaraciones juradas diciendo que los correos electrónicos que había enviado no eran sobre el calentador de bolsillo en absoluto, sino mi propia investigación ampliamente publicada, el gobierno abandonó el caso–pero mi vida se había arruinado”, añadió Xi.

“El problema es que los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley consideran que los profesores, científicos y estudiantes chinos son coleccionistas no tradicionales o espías de China”, dijo Xi. “Se nos presume culpables hasta que se demuestre que somos inocentes”.

“Quiero que escuchen de mí que lamento profundamente lo que le sucedió a tu familia, lo que te sucedió a ti, lo que sucedió con tu reputación”, dijo Waltz, describiendo el ataque armado contra Xi y su familia como “impactantemente inaceptable”.

El representante Paul Tonko (D.-NY) expresó su preocupación de que los problemas de seguridad podrían “[asustar] a los académicos internacionales” y socavar el liderazgo científico de los Estados Unidos.

“Dr. Zuber, usted habló sobre la importancia de alentar y permitir que los estudiantes chinos permanezcan en los Estados Unidos después de graduarse. ¿Le preocupa que esta percepción poco acogedora de los EE. UU. pueda reducir nuestra capacidad para retener a estos estudiantes o no poder atraerlos a que vengan?”, preguntó Tonko.

“Sí, me preocupa, congresista”, dijo Zuber.

No todos los testigos coincidieron sobre la respuesta adecuada a algunas acciones.

“Nuestros investigadores temen desesperadamente que si completan mal un formulario, el FBI aparecerá en su puerta, y esa no es una estrategia ganadora para nosotros”, dijo Zuber al representante Peter Meijer (R.-Mich.).

“Con el debido respeto, quiero contrarrestar la idea de que la falta de divulgación sea simplemente un error de papeleo”, dijo Lerner a Meijer.

Xi intervino: “Creo que definitivamente es importante tener una regla clara sobre la divulgación. Sin embargo, el énfasis excesivo en la divulgación envía el mensaje: ‘No colabore con científicos extranjeros’”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.