Aumenta el número de estadounidenses que se mudan con familiares mayores durante la pandemia

Por Tom Ozimek
08 de Agosto de 2020
Actualizado: 08 de Agosto de 2020

Los investigadores de la Reserva Federal observaron un aumento en el número de estadounidenses que se mudan con familiares de mayor edad durante la pandemia, y el cambio afecta a ciertos grupos demográficos más marcadamente que a otros.

“La pandemia de COVID-19 afectó profundamente las condiciones de vida de millones de estadounidenses”, dijeron Daniel García y Andrew Paciorek, autores de un estudio del 7 de agosto que analiza el impacto de la pandemia en las condiciones de vida y la conformación de los hogares en Estados Unidos.

Considerando la edad, los adultos más jóvenes fueron los más afectados, seguidos por los adultos mayores de 70 años, lo que sugiere que algunos padres pueden haberse mudado con sus hijos adultos en medio del brote. Los que tenían un nivel de educación más bajo también tenían más probabilidades de volver a casa durante el brote, al igual que los que estaban desempleados antes de la pandemia.

Desglosado por raza, el aumento de la proporción de adultos que viven con la familia fue especialmente marcado en el caso de los negros, que constituyen alrededor del 13 por ciento de la población adulta de Estados Unidos, pero representaron casi la mitad del aumento de quienes viven con su familia desde que comenzó la pandemia.

En general, los investigadores de la Fed encontraron que dos medidas clave de adultos que comparten un hogar en Estados Unidos aumentaron entre febrero y junio de este año en aproximadamente la misma cantidad que durante toda la Gran Recesión.

El porcentaje de estadounidenses que viven con su familia se mantuvo prácticamente estable en un 17 por ciento entre 1995 y 2005, y luego se disparó a casi un 20 por ciento entre 2005 y 2010. Después de mantenerse estable de 2010 a 2020, este porcentaje se disparó alrededor de un punto porcentual en 2020.

Porcentaje de adultos que viven con su familia desde 1995 hasta junio de 2020, cálculos de los investigadores de la Fed basados en datos mensuales de la Encuesta de Población Actual (CPS). (Reserva Federal/CPS)

Otra medida de los estadounidenses adultos que viven bajo el mismo techo, puede expresarse como una relación conocida como “tasa de jefatura”. Una disminución de esta proporción, que puede expresarse como un porcentaje, significa que más estadounidenses adultos cambiaron sus condiciones de vida para ocupar el mismo hogar.

“La tasa de jefatura total en EE.UU. ha caído drásticamente desde febrero, en gran parte debido a que la gente se ha mudado de nuevo con miembros mayores de la familia”, dijeron los investigadores.

La tasa de jefatura se redujo en alrededor de uno por ciento durante la Gran Recesión de 2008-2010. Luego se mantuvo más o menos estable durante la década de 2010 y cayó en picada en un punto porcentual en abril de 2020, cuando el país se vio sacudido por una oleada pandémica.

Tras los cierres impulsados por el COVID-19 y la correspondiente caída del gasto de los consumidores, la tasa de desempleo en Estados Unidos se disparó desde un mínimo en 50 años del 3.5 por ciento en febrero al 14.7 por ciento en abril.

Si bien una variedad de cambios en las condiciones de vida durante la pandemia explican la caída, que corresponde a un aumento de alrededor de 2 millones de unidades de vivienda vacías, la disminución se debe principalmente a un gran aumento en la proporción de adultos que viven con miembros de la familia que no son sus cónyuges, dijeron los investigadores.

Tasa de la tasa de jefatura desde 1995 hasta junio de 2020, según los cálculos de los investigadores de la Reserva Federal basados en los datos de la Encuesta de Población Actual (CPS) mensual. (Reserva Federal/CPS)

Los investigadores predijeron que a medida que las escuelas reabran y el empleo aumente, la tasa de jefatura se recuperará a medida que más estadounidenses se muden de nuevo a hogares separados.

Sin embargo, debido a posibles factores como el aumento del costo de la vivienda o el aumento de la carga de la deuda, no hubo tal repunte después de la Gran Recesión, dijeron los investigadores, y añadieron que “parece posible que esta recesión también tenga un efecto de cicatrización en la jefatura y la conformación de los hogares”. Esto, a su vez, podría exprimir la construcción de nuevas viviendas y tener un efecto duradero en la acumulación de riqueza y la desigualdad, concluyeron.

Siga a Tom en Twitter: @OZImekTOM


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo


A continuación

Mujeres deprimidas y sin familia: el desastre del feminismo

TE RECOMENDAMOS