Aumentan los pedidos internacionales para poner fin a la persecución religiosa en China

Por Eva Fu
20 de Julio de 2020
Actualizado: 20 de Julio de 2020

Los practicantes de Falun Dafa de más de una docena de países en el mundo—muchos de los cuales son sobrevivientes—realizaron vigilias y manifestaciones durante el pasado fin de semana en un pedido conjunto para detener la campaña de represión del régimen chino que durante décadas ha tenido como objetivo su fe.

“No importa que sean miles de kilómetros al otro lado del mar”, dijo la senadora australiana Janet Rice en una manifestación online el 20 de julio. “Lo que está sucediendo en China nos importa como seres humanos y es nuestra responsabilidad llegar y hacer todo lo posible para tratar de trabajar por la justicia”.

Este día marca el 21º año desde que Beijing lanzó una extensa campaña de persecución diseñada para eliminar a Falun Dafa, una práctica de meditación que incluye ejercicios de lentos movimientos y enseñanzas morales.

Minghui, un centro de información con sede en Estados Unidos que mantiene un registro de la persecución, ha recopilado más de 4500 muertes a través de sus fuentes en China continental, aunque la cifra real de muertes es probablemente mucho mayor.

“Este es un día increíblemente oscuro y sombrío”, dijo Jeff Yang, un portavoz de la Asociación Falun Dafa de Calgary en Canadá, en una manifestación local frente al Consulado General de China en Calgary. “Es un recordatorio para que la gente del mundo no cierre los ojos ante los crímenes de tiranía, ni ignore los llamados de conciencia”.

También se celebraron eventos similares en más de 20 países y ciudades de todo el mundo, entre ellos San Francisco, Nueva York, Washington, Vancouver, Toronto, Taipei, Suiza, Japón, Corea del Sur y Macao.

Entretanto, más de 600 legisladores actuales y anteriores de todo el mundo han firmado una declaración conjunta que pide al régimen que “parte inmediatamente” la persecución de Falun Dafa y que libere incondicionalmente a todos los detenidos que son objeto de torturas y otras formas de abuso por negarse a renunciar a sus creencias.

Practicantes de Falun Dafa celebran una vigilia para conmemorar el 21º aniversario de la persecución de Falun Dafa en China en Taipei, Taiwán, el 18 de julio de 2020. (Minghui)

Wang Xi, una maestra de escuela primaria de 28 años de edad en Maryland, tenía solo siete años cuando comenzó la persecución. En agosto de 2000, la policía hizo una redada en una imprenta que sus padres dirigían luego de descubrir materiales relacionados con Falun Dafa, arrestando a sus padres y a dos miembros del personal. El incidente fue el primero de una serie de arrestos, redadas en la casa y acoso que sufrió su familia y muchos otros a lo largo de los años.

Su padre, que pasó gran parte de una década en la cárcel o huyendo para evitar el arresto, habló poco sobre lo que pasó, pero lo que reveló—tener agua helada sobre su cabeza mientras estaba parado en un suelo cubierto de nieve, privación de sueño durante semanas, alimentación forzada y golpizas frecuentes—hizo que Wang se preguntara qué más había ocultado de sus conocimientos. Él perdió alrededor de 66 libras debido a la tortura en la cárcel.

El padre de Wang murió en 2015, a la edad de 50 años, menos de un mes después de que ella dejara China para ir a Estados Unidos. La noticia, dijo, casi le quita las fuerzas para vivir.

“Me siento afortunada de no haber perdido mi vida como muchos otros practicantes, y de poder estar aquí para contar la experiencia de mi familia a más gente—la evidencia de los crímenes del PCCh”, dijo a los practicantes cerca de la embajada china mientras celebraban una vigilia para guardar luto por los que han muerto.

Lo que le entristece, dijo, es saber que la campaña de persecución puede cobrar más vidas inocentes y traer más tragedias familiares a medida que avanza, “y todo esto no debería haber sucedido”.

Liu Haipeng, un estudiante chino que estudia en Seúl y que quedó varado en el país debido a la pandemia, dijo que espera que algún día los practicantes de Falun Dafa en China puedan ejercer abiertamente su creencia sin temor.

Verdad, benevolencia y tolerancia “son valores universales” y “principios básicos que todos deberían seguir”, dijo en una entrevista.

Alan Adler, de la organización estadounidense sin fines de lucro Friends of Falun Gong, dijo que la dura campaña contra el grupo de fe ha atestiguado la resistencia de los practicantes y necesita la atención del mundo.

“La persecución de Falun Gong es un toque de trompeta que debería resonar en todas las buenas personas del mundo. Es una prueba para nuestra conciencia humana; para ver si tenemos el coraje de enfrentarnos al PCCh”, dijo en un discurso en una manifestación de Nueva York.

Wu, quien también es una estudiante china en Corea del Sur, comenzó la práctica hace solo semanas. Dijo que el coraje y la perseverancia de los practicantes bajo la amenaza de muerte la han conmovido profundamente.

“Se me salen las lágrimas cada vez que escucho la música”, dijo a The Epoch Times.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación

Tribunal confirma que China continúa sustrayendo órganos por la fuerza

TE RECOMENDAMOS