Aumente sus niveles bajos de energía sin necesidad de cafeína

Hay fuentes de energía muy superiores a una taza de café
Por ANDREA DONSKY , WWW.NATURALLYSAVVY.COM
17 de Enero de 2020 Actualizado: 17 de Enero de 2020

¿Estás cansado de sentirte cansado? ¿Parece que tu nivel de energía disminuye a lo largo del día? Si es así, tenemos algunas sugerencias sobre cómo potenciar la energía baja sin necesidad de tomar interminables tazas de café, bebidas energéticas u otras fuentes de cafeína.

Entre las siguientes sugerencias, debería encontrar varias formas de arreglar sus niveles de energía bajos de forma natural. De hecho, le sugerimos que combine dos o más de estas ideas para aumentar el volumen de su impulso de energía sin cafeína.

1. Coma alimentos “crudos”

Cuando te concentras en comer una dieta equilibrada rica en frutas y verduras, no podrás evitar sentirte lleno de energía. Las frutas y verduras crudas mantienen sus nutrientes intactos, es decir, no han sido destruidos por la cocción. Calentar los alimentos a 106 grados F o más durante 30 minutos destruye las enzimas, que se consideran la fuerza vital de los alimentos. Otros ejemplos de alimentos crudos son las nueces, germen de trigo y las semillas germinadas, los frijoles, los granos y las legumbres.

Una de las formas más fáciles de disfrutar de los alimentos crudos y frescos es hacer un batido.

2. Pruebe la Moringa

Una de las plantas más nutritivas del planeta es la moringa (Moringa oleifera). Todas las partes de la planta (hojas, raíces, flores, corteza, frutos, semillas) se utilizan para hacer medicinas para tratar diversas dolencias, que van desde la anemia (caracterizada por la fatiga), la artritis, el cáncer, el estreñimiento, la diabetes, las úlceras estomacales, el dolor de cabeza, la hipertensión arterial y los trastornos de la tiroides (también relacionados con los niveles de energía).

La moringa es una excelente fuente de antioxidantes, proteínas, vitaminas y minerales, incluyendo hierro, calcio, potasio, magnesio, fósforo y zinc. Estos nutrientes son la razón principal por la que la moringa es tan buena para aumentar la energía.

Aunque se pueden añadir hojas de moringa a las ensaladas y otros alimentos, muchas personas prefieren usar un suplemento de moringa en polvo. La moringa en polvo es fácil de añadir a batidos, salsas, aderezos y sopas y es fácilmente absorbida y utilizada por el cuerpo. Una dosis típica es de 2 cucharaditas. Para un gran estímulo matutino, pruebe una taza de té de moringa.

3. Siga moviéndose

Como dice el viejo refrán, la energía genera energía. Una vez que empiezas a moverte, tienes el impulso para seguir moviéndote. No necesitas correr un maratón; simplemente levántate del sofá o del escritorio y da una caminata rápida. Usa las escaleras en lugar del ascensor. Incluso pararse de su escritorio y estirarse por varios minutos mejorará la circulación de la sangre, elevará su respiración y le dará una inyección de energía.

4. Duerma bien

Esto parece muy sencillo, pero la palabra secreta aquí es “bueno”. Un ciclo de sueño consiste en cuatro etapas:

Etapa 1, la transición entre la vigilia y el sueño.

Etapa 2, sueño ligero cuando los recuerdos se consolidan.

Etapa 3, que es la etapa más reconstituyente. Las etapas 1-3 duran aproximadamente de 4 a 7 horas de su tiempo de sueño total.

Etapa 4, sueño REM (Rapid Eye Movement), que es la etapa del sueño. Si usted se despierta o es despertado durante REM, es probable que se sienta aturdido o demasiado somnoliento. Esta etapa generalmente compone de 90 a 120 minutos de sueño nocturno.

Típicamente, las personas pasan por un ciclo de sueño de cuatro a cinco veces por noche.

Para ayudar a asegurar que usted pase por todos los ciclos de sueño con pocos o ningún despertar, aquí hay algunos consejos:

Establezca una rutina previa a la cama que le permita descomprimirse. Tome una ducha o baño caliente con aceite esencial de lavanda, escuche música relajante, lea algo ligero, medite o tome una taza de té de manzanilla. No haga ejercicio antes de acostarse.

Manténgase alejado de los aparatos electrónicos, incluyendo su teléfono celular, tablet, computadora portátil y televisor al menos 30 minutos antes de acostarse. Use un par de gafas de bloqueo azul ya que ayudan a bloquear cualquier luz azul que emita sus dispositivos electrónicos.

Asegúrese de que su entorno de sueño sea confortable en cuanto a temperatura, ropa de cama, almohadas y cubiertas, e iluminación. La oscuridad total es lo mejor.

Considere la posibilidad de tomar un suplemento natural si tiene problemas para llegar y permanecer dormido. Algunas opciones incluyen magnesio, melatonina, teanina, pasiflora y raíz de valeriana. Todos están disponibles como suplementos, pero los dos últimos también están disponibles como tés.

5. Manténgase Hidratado

Pocas personas se dan cuenta de que la deshidratación es la causa más común de la fatiga. Esto se debe a que cuando su cuerpo carece de suficientes líquidos, su corazón necesita trabajar más duro para proporcionarle a su cuerpo los nutrientes y el oxígeno que necesita para sobrevivir. Las bebidas diuréticas como el café, el té y los refrescos pueden hacer que orine con frecuencia y que pierda líquidos. Además, la deshidratación puede causar problemas cognitivos como problemas de memoria a corto plazo y niebla, así como mareos.

Designe una botella especial de agua potable que llenará con agua (y limón, menta, pepino u otros saborizantes naturales) y llévela consigo todo el día. Consuma por lo menos dos botellas de 32 onzas durante el día (2 litros de agua).

6. Toma Tulsi

El tulsi o albahaca morada (Ocimum sanctum Lin), también conocido como albahaca santa, es una hierba adaptógena, lo que significa que tiene cualidades especiales que ayudan a equilibrar los niveles de energía y a combatir la fatiga. Las investigaciones han demostrado que la Tulsi puede ayudar a proteger su cuerpo contra los estresantes ambientales como los metales pesados, los contaminantes del aire y el agua, el ruido excesivo, el ejercicio físico prolongado, y la exposición al frío, todo lo cual puede drenar su energía.

Tulsi también desempeña un papel en la regulación de la presión arterial, los niveles de lípidos y los niveles de azúcar en la sangre, así como proporcionar la actividad antimicrobiana contra una amplia variedad de patógenos. Todos estos factores pueden tener un impacto positivo en los niveles de energía.

Elija suplementos de tulsi hechos de la hoja de la planta, ya que contiene varias sustancias bioactivas como el beta cariofileno, el eugenol, el linalool y el ácido ursólico. El tulsi también está disponible en forma de té, que puede ser disfrutado tanto en frío como en caliente y con limón.

7. Aproveche el germen de trigo

El germen de trigo o pasto agropiro (Triticum aestivum) es un alimento activo y una de las mejores fuentes de clorofila, que es la base de toda la vida vegetal. Esta planta, que se puede cultivar fácilmente en casa, en el umbral de la ventana, es una gran fuente de oxígeno y ayuda al cerebro y a otros tejidos a funcionar a un alto nivel.

Si no le gusta beber el jugo de germen de trigo todos los días, no se preocupe. Añada el jugo o el polvo a un licuado, que esconde el sabor bastante bien. También puede usar el jugo o el polvo en pestos, sopas, aderezos para ensaladas o guacamole.

8. Controle su sangre y su tiroides

La baja energía puede ser el resultado de un bajo nivel de hierro en la sangre (anemia) o un mal funcionamiento de la tiroides. Usted puede tratar ambas condiciones usando medios naturales, pero primero, usted necesita hacerse un examen de sangre para identificar la razón de su fatiga.

Todos los tipos de anemia, incluyendo una deficiencia de hierro, vitamina B12 o folato, pueden causar baja energía crónica. Una vez que se identifica la deficiencia, usted puede trabajar con un profesional de la salud para revertirla. Por lo general, usted necesitará tomar un suplemento y aumentar su consumo de alimentos que contengan el nutriente necesario.

Para la anemia por deficiencia de hierro, un curso de tratamiento típico incluye tomar un suplemento de hierro junto con la vitamina C (que aumenta la absorción de hierro) además de incluir más alimentos ricos en hierro en su dieta, como verduras de hoja (por ejemplo, espinaca, col rizada, hojas de mostaza), amaranto, tofu, albaricoques secos, higos, lentejas y frijoles. Debido a que los suplementos de hierro pueden causar estreñimiento, beba mucha agua y coma por lo menos 25 gramos (y hasta 40 gramos) de fibra diariamente para ayudar a mantenerse regular.

Para la deficiencia de vitamina B-12, que es más común en los adultos mayores, su médico puede recomendar que se ponga una inyección de B-12 si tiene niveles bajos de una proteína que ayuda a la absorción de B-12. Sin embargo, los suplementos orales son suficientes para la mayoría de las personas. La dosis oral más efectiva es entre 0,647 y 1,032 miligramos diarios. Se cree que la dosis oral sublingual (debajo de la lengua) o tradicional es igualmente efectiva para remediar una deficiencia de vitamina B-12.

La mayoría de los individuos con una deficiencia de ácido fólico toman suplementos de ácido fólico por lo menos durante cuatro meses. Antes de tomar ácido fólico, su médico identificará sus niveles de vitamina B12. Si una deficiencia de B12 está presente pero no se detecta, tomar ácido fólico puede ocultar la falta de B12 y el resultado podría ser problemas del sistema nervioso con el tiempo. También se deben consumir más alimentos ricos en ácido fólico, incluyendo espárragos, brócoli, arroz integral, coles de Bruselas, garbanzos y arvejas.

9. Practique la respiración profunda

Este remedio para la baja energía se puede hacer casi en cualquier lugar, en cualquier momento, y no cuesta nada. Es probable que no aproveches al máximo tus pulmones. La mayoría de nosotros somos respiradores poco profundos, lo que significa que no inhalamos o exhalamos completamente el aire de nuestros pulmones. La respiración profunda envía a las células y tejidos de su cuerpo un rico regalo de oxígeno, que lo vigoriza y eleva su nivel de energía.

Puede encontrar docenas de sugerencias sobre cómo practicar la respiración profunda. Aquí hay solo una, pero siéntase libre de explorar otras. Practique la respiración profunda varias veces al día. Algunas veces sugeridas son cuando se levanta por la mañana, durante un descanso en el trabajo, cuando ve la televisión (los anuncios son un momento perfecto), mientras viaja en transporte público, en una sala de espera y antes de irse a dormir. Aquí hay una sugerencia de cómo hacerlo:

  • Siéntese con la espalda recta y los ojos cerrados (cerrar los ojos es opcional).
  • Concéntrese en su respiración mientras inhala lentamente hasta la cuenta de 5.
  • Aguante la respiración hasta la cuenta de 7 mientras tensa todos los músculos de su cuerpo.
  • Exhale lentamente a la cuenta de 8 mientras relaja todos sus músculos. Asegúrese de liberar todo el aire que pueda.
  • Repita este ciclo varias veces. Si se siente mareado, respire normalmente durante un minuto antes de volver a intentarlo.

Lo importante:

La falta de energía es un problema común, pero que a menudo puede ser remediado practicando algunas actividades simples y haciéndolas parte de su estilo de vida.

Andrea Donsky, es una experta en salud de la televisión internacional, autora de best sellers, conductora de podcasts sobre nutrición y fundadora de NaturallySavvy.com, que ha recibido el premio Best Healthy Living Blogs for 2019 de Healthline. Este artículo fue publicado originalmente en NaturallySavvy.com

***

A continuación

A los 20 años no era saludable, pero descubrió que vivir de acuerdo con Verdad, Benevolencia y Tolerancia su vida podía cambiar

TE RECOMENDAMOS