Aumento de la infección por COVID-19 en el sureste de China provoca nuevas pruebas masivas

Por Dorothy Li
14 de Septiembre de 2021
Actualizado: 14 de Septiembre de 2021

Cientos de miles de residentes de un condado de la provincia de Fujian, en la costa sureste de China, recibieron órdenes de someterse a pruebas de ácido nucleico cuando un nuevo brote de COVID-19 afectó a la región.

La provincia de Fujian informó de al menos 102 nuevos contagios en tres días, 64 de ellos en el condado de Xinyou, según declaraciones publicadas por las autoridades locales el 14 de septiembre. Sin embargo, el régimen chino no contabilizó 21 casos asintomáticos como confirmados. Es probable que los recuentos reales sean más elevados, ya que el PCCh tiene un historial de infravaloración de las cifras de infectados.

El brote, que se ha extendido a otras dos ciudades costeras de la provincia de Fujian, surgió en la ciudad de Putian del condado de Xianyou. El 10 de septiembre, las autoridades confirmaron que dos hermanos estaban infectados con el virus del PCCh (Partido Comunista Chino), también conocido como nuevo coronavirus, en una prueba rutinaria de la escuela del condado. Los padres de los niños, un compañero de clase y su padre dieron positivo en la prueba del virus.

“Los alumnos de esa escuela [en la que se registraron los casos confirmados] han sido enviados a un hotel para que estén en cuarentena”, dijo el residente local Ming Lan (seudónimo) a The Epoch Times el 11 de septiembre. Ming vive en la misma comunidad donde estudian los dos alumnos, pero se negó a revelar el nombre de la escuela.

Ming dijo que las carreteras que rodean la escuela están cerradas. Añadió que sus hijos, que estudian en otra escuela primaria de la localidad, están actualmente aislados en casa.

La oficina de educación del condado confirmó a The Epoch Times el martes que todas las instituciones educativas, incluidas las escuelas primarias y secundarias, cerraron sus puertas. Los alumnos están estudiando ahora en cursos por internet.

Mientras tanto, las autoridades anunciaron una nueva ronda de pruebas masivas el viernes, al tiempo que suspendieron el transporte y cerraron la mayoría de las tiendas.

Un grupo de residentes hace cola para someterse a una prueba de ácido nucleico para detectar la COVID-19 en la ciudad de Putian del Condado de Xianyou, en la provincia oriental china de Fujian, el 13 de septiembre de 2021. (-/CNS/AFP vía Getty Images)

Un residente que trabaja en una gasolinera dijo a un medio de comunicación respaldado por el Estado, The Paper, que un funcionario del pueblo llamó a su puerta a las 2 de la mañana y les ordenó que se hicieran la prueba de ácido nucleico.

Todo el personal de la empresa y de la fábrica debe someterse a la prueba de ácido nucleico antes del 13 de septiembre, según el aviso de las autoridades locales del 12 de septiembre. Las autoridades pidieron a la gente que denunciara a la policía a quien no se hubiera sometido a la prueba.

El panel local encargado de prevenir y controlar el virus del PCCh ordenó a los trabajadores que permanecieran en los dormitorios de las fábricas a partir del lunes. No dieron una fecha para aliviar las restricciones.

Xinyou, un condado con más de 905,000 residentes, completó la primera ronda de pruebas masivas el 13 de septiembre, según la conferencia de prensa del martes del gobierno local. Los residentes se están sometiendo a la segunda ronda de pruebas.

“Los que se nieguen a someterse a las pruebas de ácido nucleico dos veces verán su código de barras en rojo y se les restringirá el movimiento”, según un aviso publicado por las autoridades sanitarias locales el lunes.

El régimen chino ha adoptado sistemas de códigos QR basados en el color y en la tecnología móvil para controlar los movimientos de la gente. El sistema asigna a los ciudadanos tres códigos de barras en los teléfonos móviles, que incluyen un código sanitario, un código de itinerario y un código de vacunación.

Los colores ámbar o rojo restringen a las personas para que no salgan de casa, tomen autobuses, trenes o aviones y entren en supermercados y restaurantes.

Un empleado de una tienda de coches local apellidado Liu dijo a The Epoch Times que los códigos de barras sanitarios de la mayoría de la gente se volvieron ámbar, y solo unas pocas personas tenían el color verde después de la prueba del lunes.

Las autoridades sanitarias del condado sí respondieron a las llamadas de The Epoch Times.

Del mismo modo, la ciudad de Xiamen y la de Quanzhou han interrumpido las clases presenciales en las escuelas, han cerrado las tiendas no esenciales, han ordenado a la gente que se quede en casa y han puesto en marcha pruebas masivas en los distritos donde se han registrado infecciones relacionadas.

Hong Ning contribuyó a la elaboración de este artículo.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS