Australia impone nuevas restricciones a la prescripción de ivermectina como tratamiento contra COVID-19

Por Mimi Nguyen Ly
11 de Septiembre de 2021
Actualizado: 11 de Septiembre de 2021

El regulador de medicamentos y terapias de Australia, la Administración de Productos Terapéuticos (TGA, por sus siglas en inglés), ha introducido nuevas restricciones sobre la prescripción de ivermectina para tratar el COVID-19 y otros usos no autorizados.

La TGA, una agencia dependiente del Departamento de Salud de Australia, anunció que los cambios se introdujeron “debido a preocupaciones con la prescripción de ivermectina oral para la prevención o el tratamiento contra el COVID-19”.

Las nuevas restricciones implican que los médicos generales solo pueden recetar el medicamento para afecciones aprobadas por TGA y no para otros fines no aprobados, también conocido como uso “extraoficial”. No se especificaron las sanciones en el aviso de la TGA en caso de que un médicos de cabecera eludiera las reglas.

The Epoch Times se puso en contacto con la TGA para obtener más información.

Solo ciertos especialistas pueden seguir prescribiendo ivermectina oral para uso extraoficial. Entre ellos se incluyen médicos de enfermedades infecciosas, dermatólogos, gastroenterólogos y hepatólogos, anunció la TGA.

Stromectol ivermectin 3 mg. es el único producto de ivermectina oral que está aprobado por la TGA. Las indicaciones aprobadas son oncocercosis, lombriz intestinal y sarna.

La ivermectina no está aprobada por TGA para su uso para tratar el COVID-19 en Australia. La TGA dijo que su uso contra el COVID-19 en la población en general está “totalmente desaconsejado actualmente” por tres entidades: el Grupo de Trabajo Nacional de Evidencia Clínica de COVID-19 (pdf), la Organización Mundial de la Salud y la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE. UU.

La TGA plantea preocupaciones

La TGA en su aviso afirmó que hay “una serie de riesgos importantes para la salud pública asociados con la ingesta de ivermectina en un intento de prevenir la infección por COVID-19 en lugar de vacunarse”.

La agencia agregó que las personas que piensan que están protegidas del COVID-19 al ingerir ivermectina “pueden optar por no realizarse la prueba o buscar atención médica si experimentan síntomas”, y afirmó que hacerlo “tiene el potencial de propagar el riesgo de COVID-19 en toda la comunidad”.

La TGA dijo que una segunda preocupación tiene que ver con “publicaciones de redes sociales poco confiables y otras fuentes” que habrían abogado por el uso de ivermectina en dosis “significativamente más altas” en comparación con las aprobadas y consideradas seguras para el tratamiento de la sarna o los parásitos.

“Estas dosis más altas pueden estar asociadas con efectos adversos graves, que incluyen náuseas, vómitos, mareos intensos, efectos neurológicos como mareos, convulsiones y coma”.

El organismo regulador también dijo que ha habido un incremento de tres a cuatro veces en la distribución de prescripción de ivermectina en los últimos meses, lo cual ha resultado en “escasez nacional y local para quienes necesitan los medicamentos para la sarna y las infecciones parasitarias”.

“Se cree que esto se debe a la reciente prescripción y administración para usos no aprobados, como el COVID-19”, se lee en su declaración. “Esta escasez puede afectar de manera desproporcionada a las personas vulnerables, incluidas las de las comunidades aborígenes e isleñas del Estrecho de Torres”.

Reacción inmediata de los parlamentarios

Dos políticos australianos emitieron inmediatamente declaraciones a fines del 10 de septiembre criticando las restricciones de TGA.

El parlamentario federal George Christensen, miembro del Partido Liberal del estado de Queensland, posteó en Telegram una foto de sus medicamentos y escribió: “Mi paquete de tratamiento con ivermectina. Recetado por un médico de cabecera. Ahora, la TGA ha prohibido que los médicos de cabecera receten el medicamento extraoficial. Es una decisión de la que se arrepentirán”.

Christensen también compartió una larga lista de estudios y escribió: “Aquí hay algo de INFORMACIÓN REAL sobre IVERMECTIN”.

El parlamentario federal Craig Kelly, exmiembro del Partido Liberal y ahora líder del Partido de Australia Unida, en un comunicado posteado en Telegram calificó la medida de TGA como “EXTRAÑA” y acusó a la agencia de haber “interferido con la santidad de la relación médico-paciente en Australia”, al ignorar la evidencia de más de 50 estudios publicados y también ignorar los consejos médico experto de doctores que han tratado a miles de pacientes con éxito con ivermectina—al prohibir que los médicos prescriban este medicamento a australianos enfermos”.

“El PARTIDO AUSTRALIA UNIDO esta noche pide [una] Comisión Real urgente en esta TGA sobre esta decisión”, escribió, diciendo que la decisión “podría ser investigada por posible corrupción”.

“Es un día triste para la nación, ya que la evidencia médica experta del extranjero indica que esta escandalosa decisión de la TGA resultará en la muerte de australianos”, agregó Kelly.

Un trabajador de salud muestra una caja que contiene una ampolleta de ivermectina en Cali, Colombia, el 21 de julio de 2020. (Luis Robayo/AFP a través de Getty Images)

Sobre ivermectina

La ivermectina es un medicamento genérico que se puede producir a bajo costo en muchos lugares del mundo y ha sido utilizado ampliamente en humanos contra algunos gusanos parásitos y para combatir la sarna, los piojos y la rosácea. También se utiliza como fármaco antiparasitario en ganado, tales como en caballos y vacas.

William Campbell y Satoshi Omura ganaron en 2015 el Premio Nobel de Fisiología o Medicina por el descubrimiento y las aplicaciones de la ivermectina. La Organización Mundial de la Salud (OMS) incluye la ivermectina en su Lista de medicamentos esenciales. También es un agente antiparasitario aprobado por la FDA.

Los médicos y los profesionales de la salud han considerado a la ivermectina como un medicamento reutilizado para combatir el COVID-19, especialmente cuando se usa en el tratamiento temprano. Muchos han elogiado a la ivermectina por haber ayudado con éxito a sobrevivir a miles de sus pacientes a las ondas iniciales de COVID-19.

Por lo menos al 9 de septiembre, hay al menos 63 estudios, de los cuales 45 están revisados ​​por pares, sobre el tratamiento de COVID-19 con ivermectina.

Dos grupos, Front Line COVID-19 Critical Care Alliance y el Grupo Británico de Desarrollo de Recomendaciones de Ivermectina, han estado haciendo campaña para el uso extraoficial del medicamento para combatir la enfermedad en la pandemia.

La Universidad de Monash, con sede en el estado australiano de Victoria, anunció en abril de 2020 que un estudio dirigido por ella demostraba que “una sola dosis del medicamento, ivermectina, podría detener el crecimiento del virus SARS-CoV-2 en un cultivo celular”.

Pero advirtió que la ivermectina “no se puede usar en humanos contra COVID-19 hasta que se hayan finalizado más pruebas y ensayos clínicos para confirmar la efectividad del medicamento a niveles seguros para la dosificación humana”.

“El uso potencial de la ivermectina para combatir el COVID-19 sigue sin estar probado y depende de la financiación para que el trabajo continúe hacia las siguientes etapas”, dijo la universidad en ese momento.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS