Australia: Policía renuncia tras ver cómo tratan a manifestantes contra ordenes de COVID-19

Por Katabella Roberts
13 de Octubre de 2021
Actualizado: 13 de Octubre de 2021

Un segundo miembro de la policía de Victoria se ha unido a la exsargento mayor interina Krystle Mitchell en mostrar públicamente su desacuerdo sobre las fuerzas policiales por la forma en que se aplican las instrucciones del jefe de salud del estado.

En Australia, los jefes de salud tienen poderes de emergencia en virtud de la Ley de Seguridad de la Bioseguridad de 2015 para emitir e imponer órdenes de salud pública en los intentos de proteger la salud por el COVID-19.

Mitchell, que ha trabajado para la policía de Victoria durante más de 16 años, abandonó el organismo después de hacer públicas sus críticas sobre la forma en que la policía había aplicado las instrucciones en una entrevista con el estudio de medios de comuniación Discernible, que se emitió el 8 de octubre.

Craig Backman, exjefe de la policía de la Policía de Victoria, también ha renunciado al servicio.

En un posteo de Facebook, Backman se describe a sí mismo como “hasta hace poco, un orgulloso jefe de policía” y dijo que había escrito un correo electrónico a la dirección de la Policía de Victoria el 17 de septiembre, en el que exponía sus razones para “negarme a formar parte de cualquier actividad que, en mi opinión, violara injustamente los derechos humanos de los ciudadanos de Victoria, tal y como había ordenado el gobierno de Victoria”.

En declaraciones al programa local Cafe Locked Out el miércoles, Backman dijo que había tomado la decisión de dejar el departamento porque “mis creencias personales sobre lo que creo que es correcto y ético parecen estar en total desacuerdo con la organización”.

“¿Cómo puedo resignarme al hecho de trabajar para una organización que está involucrada en la aplicación de la eliminación de los derechos humanos? Eso es lo contrario de lo que sentí al unirme”, dijo Backman, citando derechos humanos básicos como la libertad de movimiento, la libertad de expresión, la libertad de asociación y la libertad de autonomía con respecto al cuerpo.

Backman se refirió a las recientes protestas en el Santuario del Recuerdo de Melbourne, el monumento de guerra más famoso de la ciudad, en las que los manifestantes protagonizaron tensos enfrentamientos con la policía.

El primer ministro, Scott Morrison, calificó las protestas de “muy preocupantes”, y dijo a los periodistas: “Esa no es una respuesta apropiada para tratar un estallido de esta naturaleza”.

Los videos mostraban a la policía disparando bolas de pimienta contra civiles desarmados mientras intentaban dispersar a la multitud. Otro video mostraba a un policía tirando al suelo a una mujer.

Backman dijo que se sentía “desconsolado” al ver el incidente en la televisión, sabiendo que la situación “podría haberse evitado por completo”.

“Una vez más estamos hablando de los derechos de las personas”, dijo. “¿Está justificado disparar a alguien por la espalda porque está en un lugar donde no quieres que esté? En mi humilde opinión, esa no es una pregunta que deba hacerse. Es un absoluto no”, añadió Backman.

Australia Melbourne
La policía detiene a los trabajadores de la construcción y a los manifestantes con gas lacrimógeno en las escaleras del Santuario del Recuerdo durante una protesta contra la normativa COVID-19 en Melbourne, Australia, el 22 de septiembre de 2021. (William West/AFP vía Getty Images)

“Esas cosas que vi en Victoria nunca imaginé que vería algo así, salvo una invasión de un enemigo extranjero. No de personas a las que se les decía que no podían ir a trabajar a menos que participaran en un ensayo médico”.

“Ahora esta gente estaba luchando solo para ser escuchada. Todo lo que querían era ser escuchados. Y fueron tratados como invasores extranjeros. ¿Está justificado el uso de la fuerza para disparar a alguien mientras huye? Absolutamente no, en mi opinión. Y si alguien resultaba herido, yo sugeriría que estaría en su derecho de presentar una queja al respecto”, añadió.

Backman dijo que vio a los policías disparar “indiscriminadamente a la gente solo para intentar que se dispersen cuando ya habían acordado dispersarse” y ha visto imágenes de los que resultaron heridos durante la protesta, con algunos que presentaban múltiples disparos en la espalda.

melbourne protesters run
Trabajadores de la construcción y manifestantes reaccionan después de que la policía dispara gas lacrimógeno alrededor del Santuario del Recuerdo durante una protesta contra la normativa por el COVID-19 en Melbourne, Australia, el 22 de septiembre de 2021. (Con Chronis/AFP vía Getty Images)

“Francamente, estaba absolutamente indignado. Absolutamente indignado y me sentí avergonzado. Y después de ese día tomé la decisión de que (…) no había manera de que pudiera asociarme con esta organización que piensa que puede justificar ese comportamiento”, dijo.

Backman también señaló las claras diferencias en la forma en que la policía ha manejado las protestas relacionadas con el COVID-19 en Australia en comparación con otras protestas, como las relacionadas con el movimiento Black Lives Matter, afirmando que en estas últimas la policía se ha limitado a emitir avisos de sanción a los organizadores del evento.

El expolicía dijo que espera que al compartir sus propias convicciones personales sobre la forma en que las fuerzas policiales han respondido a las protestas relacionadas con el COVID-19, hará que el público en general se dé cuenta de que “no todos los policías son sus enemigos”.

“Cómo [la comunidad] antes apoyaba a la policía y ahora ya no lo hace”, observó, y añadió: “Y supe que había muchos de mis colegas que realmente no quieren formar parte de esto. Y fue desgarrador para mí ver que esa pérdida de la relación con la comunidad que habíamos construido a lo largo de muchos años , simplemente se quemó hasta los cimientos en unos pocos días”.

“Y creo que se veía venir desde hace tiempo con este asunto del COVID, ha sido perjudicial para las relaciones en general. Pero la forma en que han respondido a estas protestas que han estado haciendo con respecto a las órdenes, me parece que es el mensaje que están tratando de silenciar, y nada más”, continuó.

En su posteo en Facebook un día antes, Backman dijo que esperaba que su correo electrónico a la dirección de la policía de Victoria fuera tomado en serio, sin embargo afirma que no ha recibido respuesta a su carta.

The Epoch Times se ha puesto en contacto con la policía de Victoria para pedirle comentarios.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS