Australia: prestó su maquillaje y la dejó en silla de ruedas

11 de Abril de 2015 Actualizado: 11 de Abril de 2015

 

Pedir prestada la brocha de maquillaje a una amiga para disimular una espinilla tuvo un costo muy alto para Jo Gilchrist, joven australiana de 27 años, quien contrajo una bacteria y resultó con una infección que afectó su médula espinal. Ese acto que ella pensó era inocente la dejó confinada, para siempre, en una silla de ruedas.

La historia fue replicada por medios como The Independent, The Daily Mail, Telecinco o El Colombiano. Según el reporte médico, Gilchrist contrajo la bacteria Estafilococo aureus y perdió la movilidad del ombligo hacia abajo.

Esta bacteria se encuentra distribuida ampliamente por el mundo; una de cada tres personas la poseen y es prácticamente inofensiva. Sin embargo, al tener contacto con heridas o lesiones podría generar repercusiones más graves.

“Empecé a tener un dolor espantoso por todo el cuerpo. Ni siquiera me podía mover, era peor que estar en labor de parto”, explicó la joven madre de un niños a The Independent.

El panorama empeoró, tras varias citas médicas Jo terminó en el hospital de la localidad australiana de Brisbane y detectaron que su estado ya era muy grave para entonces. Ahí fue cuando se dieron cuenta que la infección avanzaba rápidamente y había una incapacidad de los antibióticos para reperla. Tras varios análisis, los médicos apuntaron a que la bacteria estaba en la brocha que su amiga le había prestado, esto porque ella también resultó infectada días después.

“Yo no tenía idea que algo así podría pasar. Siempre he compartido el maquillaje con mis amigas. Mi mejor amiga se siente muy mal por lo ocurrido. No es su culpa, yo estaba con mi sistema inmunológico debilitado y fue el caldo de cultivo perfecto para la bacteria”, agregó la mujer.

No prestar maquillaje le ahorraría problemas

María Luisa Ávila, infectóloga y exministra de Salud, dijo a crhoy.com que la condición de la mujer es ‘sumamente extraña’, ya que no se ve con frecuencia y no debe generar alarma en la población pero es una bacteria común y nunca está de más tener cuidado.

“Los estafilococos aureus viven en nuestra piel, en nuestro cabello y debajo de las uñas. Es un germen que todos portamos en la piel, pero si tenemos la piel sana no pasará nada (…) Posiblemente en el caso de esta muchacha pudo haber tenido una lesión en la piel, o con la misma brocha haberse producido una lesión. Se perdió lo de piel sana y a través de esa pequeña heridita, un estafilococo de su propia piel o que estuviese en la brocha le pasó y le hizo esta infección”, describió la especialista.

Ávila reseñó que en los últimos años han percibido un aumento en la gravedad de las infecciones producidas por este agente. “Hace unos años era un agente muy propio de infección intrahospitalaria, pero ahora estamos viendo gente que viene de la comunidad con infecciones serias ocasionadas por esto”.

La experta recomendó lavarse bien las manos y si la persona tiene una espinilla, no debe tocarla con las manos sucias. Aunado a ello, recomendó evitar el uso de herramientas de belleza o higiene de otras personas.

“Lo ideal es que uno tenga sus propias cosas, incluso cuando uno va a hacerse un manicure o pedicure, que ahora también los hombres se lo hacen. Pero, como eso nadie lo tiene, asegurarse que al sitio que uno va tengan desinfectantes o esterilizantes”, puntualizó Avila.

Erik Rojas, dermatólogo, había explicado que cuando las personas compartían maquillaje, hacían lo mismo con gérmenes y bacterias. Por eso, reiteró que los instrumentos deben ser de uso estrictamente personal.

“Esto puede provocar desde infecciones bacterianas que producen grasa y alergias hasta el acné. Si uno comparte un labial y tiene herpes inmediatamente la otra persona puede contraerlo. El maquillaje y las herramientas para aplicarlo deben ser de uso personal, porque cada persona tiene diferente PH en la piel”, dijo el experto, en una entrevista que brindó en 2012.

Mientras, Gilchrist continúa con su recuperación, pero su vida no volverá a ser nunca la misma.

Lea el artículo original aquí.

TE RECOMENDAMOS