Autobús escolar choca a un auto y huye de la escena pero una pequeña testigo hace un identikit genial

Por La Gran Época
29 de Enero de 2019 Actualizado: 29 de Enero de 2019

Si causas daño a la propiedad de otra persona, debes confesar y aceptar la responsabilidad de tus acciones. Solo recuerda, nunca se sabe quién podría estar observando, en este caso, una niña de sexto grado con un agudo ojo para los detalles.

Andrew Sipowicz, de 21 años, de Orchard Park, Nueva York, era un talentoso lanzador de béisbol en la escuela secundaria, y sus padres le prometieron que si lograba un buen resultado y terminaba con una beca para la universidad, la recompensa sería algo especial: sus padres le ayudarían a comprar su primer auto.

Bueno, Andrew alcanzó su objetivo y fue aceptado en el Colegio Canisius en el 2016. Llegó a casa un día, y allí aparcado en el garaje estaba el auto con el que había soñado desde su infancia. Sus padres, John y Sharon Sipowicz le habían comprado un Mustang rojo del 2012. Nunca en sus sueños más salvajes se imaginó que recibiría un regalo tan magnífico.

Entonces sucedió lo impensable. Su auto estaba estacionado cerca del apartamento que compartía con sus compañeros de cuarto, y uno de ellos, Andrew Kneussle, le envió un mensaje de texto con la foto de un autobús que estaba parado cerca de su Mustang, demasiado cerca. Andrew le pidió a Andrew Kneussle que verificara con la conductora del autobús que todo estuviera bien, y él le informó que aunque parecía nerviosa, ella dijo que no había ningún problema.

Andrew pensó que echaría un vistazo, de todas formas tenía que mover su auto debido a las normas de aparcamiento.

Lo que vio hizo que su corazón se parara, su auto de ensueño había sido chocado, y los daños fueron importantes.

Entonces notó una nota en el parabrisas, “Si te preguntas qué le pasó a tu auto. Autobús: 449 chocó contra tu auto”, con el escritor describiendo el incidente. “Ella hizo una abolladura y vi lo que pasó”, escribió, según TheBuffaloNews. “Lo siento”.

Un dibujo del autobús con un conductor sonriente y un par de niños sorprendidos mirando por las ventanas acompañaba la nota, y la escritora se identificó a sí misma como alumna de sexto grado en la Academia Houghton, que fue recogida por el autobús 449 y dejada en ese lugar todos los días.

A Andrew le conmovió el hecho que una joven estudiante quisiera hacer lo correcto y ayudar a describir el incidente.

Así que llamó a First Student, la compañía de autobuses que transporta a los niños de ida y vuelta a la escuela, y un portavoz accedió a cubrir los daños y también a suministrarle un auto de alquiler mientras se reparaba su auto.

Andrew no planea presentar cargos: “Realmente no quiero meter a nadie en problemas”, dijo.

Mientras tanto, tweeteó una foto de la nota con el dibujo del alumno de sexto grado, y en dos días, a más de un millón de lectores les había gustado.

“La gente debería saberlo”, dijo, y añadió que quería agradecer a la joven por su ayuda.

“Quiero decir, apesta lo que pasó”, dijo Andrew. “Pero estoy muy agradecido de que esta chica haya dicho la verdad”. Él está planeando agradecerle a la chica en persona y llevarle un regalo.

El crimen no paga, como descubrió la conductora del autobús. No solo se identificó a la persona, sino que también perdió su trabajo. Si lo hubiera confesado, el resultado podría haber sido totalmente diferente.

Mira el informe de abajo:

¿Te gustó este artículo?

Entonces, te pedimos un pequeño favor. Compártelo en tus redes sociales, apoya al periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

Este niño de buen corazón regala galletas a recolectores de basura

TE RECOMENDAMOS