Avanza caso de fraude electoral de 2020 en el condado de Pensilvania, dice abogada de demandante

Por Gary Bai
24 de Junio de 2022 12:31 PM Actualizado: 24 de Junio de 2022 12:31 PM

Una de las abogadas de una demanda que alega fraude electoral en el condado de Delaware, Pensilvania, durante el ciclo de las elecciones presidenciales de Estados Unidos de 2020 dice que el caso está avanzando, ya que un tribunal asignó recientemente un juez al caso.

Stefanie Lambert dijo el martes a The Epoch Times que la demanda, en la que se alega fraude electoral y destrucción de pruebas, está avanzando, ya que el juez John Whelan del Tribunal de Causas Comunes de Delaware fue asignado al caso la semana pasada. Lambert es uno de los dos abogados que representan a los demandantes del caso.

“Los demandados conspiraron intencional y fraudulentamente para destruir, borrar y ocultar los datos, materiales y equipos de las elecciones del 3 de noviembre de 2020 para evitar que se descubriera el fraude electoral y las violaciones de la ley electoral en el condado de Delaware, que los demandados también conspiraron para cometer y cometieron mientras llevaban a cabo las elecciones del 3 de noviembre de 2020”, dice la demanda.

Lambert calificó la demanda como el caso de “robar y ocultar”, que alega que los acusados conspiraron para hacer trampa inventando datos electorales en las elecciones de 2020 y destruyeron las pruebas pertinentes después.

Pensilvania es uno de los estados en los que se impugnó la victoria de Biden durante el ciclo electoral de 2020. Demandas de gran repercusión —incluida la de Texas contra Pensilvania, que fue desestimada por la Corte Suprema por falta de fundamentos— alegaban un fraude electoral generalizado a favor del entonces candidato Joe Biden en Pensilvania.

Partes clave

La demanda fue lanzada por Ruth Moton, que se presentó como republicana a la Cámara de Representantes del estado en la carrera electoral de 2020, y los residentes de Pensilvania, Leah Hoopes y Gregory Stenstrom.

Hoopes y Strenstrom prestaron testimonio, junto con el exalcalde de la ciudad de Nueva York Rudy Guiliani, durante la audiencia sobre el fraude electoral de Gettysburg de noviembre de 2020, celebrada por el Comité de Política de la Mayoría del Senado de Pensilvania. Stenstrom fue un observador electoral republicano en el condado de Delaware durante las elecciones de 2020 y escribió sobre varias violaciones del Código Electoral que observó.

Entre los acusados se encuentran la exsecretaria de Estado de Pensilvania, Kathy Boockvar, el exfuncionario del sindicato United Steelworkers y supervisor del almacén de máquinas de votación de las elecciones de 2020, James Savage, y otras personas que participaron en la administración de las elecciones del condado de Delaware durante las elecciones de 2020.

Ballard Spahr, el bufete de abogados que representa a los acusados, representó a la campaña de Biden en 2020 en Pensilvania y Arizona durante los juicios por fraude electoral a finales de 2020, según la demanda. El bufete de abogados también trató de enjuiciar a Cyber Ninjas durante la auditoría electoral de 2021 en Arizona.

El equipo de Lambert exige un juicio con jurado.

Acusaciones de fraude electoral

Según Lambert, la demanda alega que los acusados han conspirado para cometer —y cometieron— fraude electoral en las elecciones de 2020.

“Los miembros de la Junta Electoral del Condado de Delaware … certificaron el voto del Condado de Delaware con una audiencia unidireccional sabiendo que los datos electorales faltaban o estaban alterados”, alega la demanda.

Una de las pruebas clave para demostrar esto, según Lambert, fue revelada por una presentación de Derecho a Saber en mayo de 2021 solicitando el acceso a los registros, llamados hojas de retorno de las elecciones, de cada uno de los 428 distritos electorales en Pensilvania, según la Ley de Derecho a Saber en Pensilvania.

Según los demandantes, la solicitud de Derecho a Saber de Howard reveló cómo Delaware había certificado las elecciones de 2020 el 24 de noviembre de 2020 —tres semanas después del día de las elecciones— a pesar de que a más de la mitad de los distritos electorales les faltaba la información necesaria para determinar los resultados electorales precisos en ese momento.

Las pruebas adicionales incluyen videos obtenidos de denunciantes que trabajan en la oficina electoral que muestran la manipulación de la información de la votación, testimonios de testigos y pruebas documentales.

“Tenemos pruebas sobre todos los acusados, la conspiración, todo el fraude que se cometió en las elecciones, el encubrimiento”, dijo Lambert.

El condado de Delaware fue el último de Pensilvania en presentar su recuento de votos. Antes de que el condado de Delaware presentara su recuento de votos, Trump llevaba una ventaja de 7515 votos, según las demandas. Los votos de Delaware incluyeron 87,527 votos por correo a favor de Biden y 20,402 para Trump. Pensilvania certificó las elecciones de 2020 con la victoria de Biden por 80,555 votos.

Alegaciones de despojo de pruebas

La fiscalía alega además que los acusados expoliaron las pruebas, incluyendo papeletas, registros de votación y discos duros, después de recibir la solicitud de Derecho a Saber.

“Además, cuando el 21 de mayo de 2021 se hizo una solicitud de Derecho a Saber (RTK) de información y datos electorales con respecto a la información que debe ser guardada y preservada bajo la ley estatal y federal, los acusados fraudulenta e intencionalmente borraron, cambiaron, adulteraron, manipularon y/u ocultaron la información, los datos y los materiales producidos en respuesta a la solicitud RTK con el fin de ocultar su fraude y las violaciones del código electoral”, alega la demanda.

La demanda presenta numerosos datos que presuntamente muestran pruebas de una conspiración para destruir datos electorales.

Las pruebas presentadas incluyen videos en los que aparecen empleados del condado de Delaware —Thomas Gallagher, Jim Savage y James Ziegelhoffer— que discuten los medios para destruir los datos electorales de 2020 en un video grabado por un denunciante que trabajaba junto a ellos.

“En este punto, no quiero que nadie lo recoja y piense que hemos tirado cosas”, parece decir Gallagher en el video.

“Vamos a hacer una pequeña hoguera”, responde Ziegelhoffer.

La ley estatal exige que los documentos electorales se conserven durante dos años.

“No podemos hablar más de ello”, dice otro de los acusados, Jim Savage, en otro video en el que los empleados presuntamente hablan de la destrucción del material electoral. “Es un delito grave”.

“Sabían que no podían conciliar los resultados de las elecciones del 3 de noviembre de 2020, previamente informados de forma fraudulenta, con la información real que tenían en su poder”, dice la demanda, “y que estaban obligados a preservar y producir en respuesta a la solicitud de Derecho a Saber, así como en cumplimiento de la ley estatal y federal”.

Los demandantes de buscan una orden judicial de protección que impida a los demandados seguir destruyendo o alterando cualquier dato relacionado con la votación o las elecciones, así como permitir a los demandantes tener acceso a todo el hardware y software relacionado con la votación en las elecciones de 2020.

A pesar de que los medios de comunicación propagan la idea de que la mayoría de los casos de fraude electoral no están legitimados, Lambert dijo que confía en que el caso de su equipo tiene una sólida legitimación, ya que uno de los demandantes era un candidato en la papeleta durante las elecciones de 2020.

En caso de que el tribunal decida que el caso puede proceder, el tribunal puede ordenar a los demandados que entreguen cualquier dato relevante relacionado con las acusaciones de fraude electoral durante la fase de descubrimiento de pruebas, que pueden utilizar durante el juicio, dijo Lambert a The Epoch Times.

“Estamos preparados para el juicio”, dijo Lambert.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.