Ave arroja raro cachorro herido al patio de una mujer que resultó ser un dingo en peligro de extinción

Por Louise Bevan
08 de Octubre de 2021
Actualizado: 08 de Octubre de 2021

Cuando una mujer australiana descubrió a un cachorro herido en su patio trasero, creyó que era un perro o un zorro. Después de realizar pruebas de ADN, se descubrió que se trataba de una especie de dingo salvaje en peligro de extinción. Dos años después, el cachorro rehabilitado se ha convertido en una pieza crucial de un programa de cría.

El cachorro de dingo fue encontrado en agosto de 2019 cuando cayó del cielo en el patio trasero de la residente Jayne Guiney en el remoto pueblo alpino de Wandiligong, Australia.

“[Jayne] se despertó por unos aullidos nerviosos una mañana de invierno y descubrió que la fuente era una pequeña criatura peluda de color salvaje encogida bajo un matojo de hierba”, dijo Lyn Watson, directora de la Fundación Australiana del Dingo, a The Epoch Times. “Lo llevó al interior para darle calor y ofrecerle comida y agua”.

(Cortesía de la Fundación Australiana de Dingos)

Al notar sus “patas ensangrentadas y su evidente incomodidad”, Jayne llevó al cachorro de unas semanas a ver al veterinario de fauna salvaje, el Dr. Bec Day, del Alpine Animal Hospital. Al observar agujeros de garras en el lomo del cachorro, supuso que un ave de rapiña intentó arrebatarle la comida.

“Al menos esto explicaba cómo pudo aparecer directamente en un jardín trasero cercado”, dijo Lyn.

La Dra. Day envió muestras de ADN a la Dra. Kylie Cairns, investigadora de genética de la Universidad de Nueva Gales del Sur. El cachorro, llamado Wandi en honor a la ciudad donde fue encontrado, se dirigió 250 kilómetros al sur, al Santuario y Centro de Investigación Dingo Discovery de Lyn, en las estribaciones de la cordillera Macedon de Victoria.

(Cortesía de la Fundación Australiana de Dingos)

Debido a un equipo defectuoso, Lyn y su equipo tardaron meses en confirmar que el ADN de Wandi era de dingo alpino puro.

Según el director del santuario, Kevin Newman, de 34 años, los dingos australianos a menudo se consideran una amenaza para el ganado y son objeto de un control letal en muchas zonas. Pero el dingo normal, dijo Lyn, solo consume entre 350 y 500 gramos de comida al día, lo que equivale a “un par de lagartos gordos o ratas de monte”.

“Durante muchos años, los científicos y otros interesados han argumentado que no quedaban dingos puros o verdaderos en Victoria”, explicó Kevin. “Pero la prueba de ADN de Wandi demostró lo contrario. Fue una gran sorpresa para todos nosotros saber que los dingos alpinos, que son los más amenazados en la naturaleza, siguen viviendo y sobreviviendo en la naturaleza aquí”.

(Cortesía de la Fundación Australiana de Dingos)
(Cortesía de la Fundación Australiana de Dingos)

Kevin ha compartido la historia de Wandi en Instagram, y la página ha acumulado casi 60,000 seguidores hasta la fecha.

“Mientras tanto, [Wandi] se ha convertido en un orgulloso y apuesto animal, felizmente unido a una de nuestras hembras criadas en cautiverio, Hermione”, dijo Lyn.

“Tiene un aire de celebridad (…) de hecho, sus redes sociales inpiraron a un artista a retratarlo como ‘Lord Wandi’, y una obra original adorna nuestra entrada”.

Wandi ha inspirado incluso un libro. Publicado el 29 de septiembre, “Wandi”, de la escritora Favel Parrett, que narra a los niños la historia del afortunado cachorro que cayó del cielo, cuyos beneficios se destinarán a la Australian Dingo Foundation para la defensa de los dingos.

(Cortesía de la Fundación Australiana de Dingos)

Este año, Wandi se convirtió en padre de seis cachorros.

“Pueden ver algunas fotos de sus cachorros en su Instagram y verlos crecer con nosotros”, dijo Kevin al periódico. “Esta es una parte importante del trabajo que hacemos, porque asegura la supervivencia de los dingos puros en el futuro”.

Lyn considera que la llegada de Wandi es una respuesta a sus plegarias; para preservar el verdadero acervo genético de los dingos, los esfuerzos de cría necesitan “material genético fresco y puro (…) nuestra única posibilidad de obtener sangre fresca [era] a través de una situación de rescate”, dijo.

(Cortesía de la Fundación Australiana de Dingos)

Con casi 80 años, Lyn fundó el Santuario Dingo Discovery con su difunto esposo, Peter, después de jubilarse en 2002. Como presidente del club canino de su estado, Peter había logrado que el parlamento legislara sobre la propiedad legal de los dingos 10 años antes, y la pareja ha tenido dingos desde entonces.

Su terreno del santuario de la pradera es “un trozo de cielo aislado”, dice Lyn.

El dingo alpino puro es una especie engendrada totalmente por la naturaleza, sin intervención humana. Antiguamente era venerado por los indígenas, pero a partir del siglo XVIII fue demonizado y exterminado por los pastores de ovejas europeos.

(Cortesía de la Fundación Australiana de Dingos)

Ese exterminio ha persistido hasta nuestros días. Compartiendo una foto de cadáveres de dingos colgados, Lyn dijo: “El mundo debe tomar conciencia (…) no podemos dejar de creer que algunos de estos son parientes de Wandi, ya que esta escena no está muy lejos de su lugar de origen”.

Desde que Wandi apareció, el Santuario Dingo Discovery se convirtió en el hogar de otros cuatro dingos puros huérfanos, que quizá se unan a la causa de salvar a sus parientes que viven en estado salvaje en los bosques de Victoria.

Puede seguir su historia en Instagram.

(Cortesía de la Fundación Australiana de Dingos)

Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS