Ayuda del PCCh: Es una estrategia de dominación

Estados Unidos debe proporcionar una alternativa a la trampa de la deuda de China
Por Antonio Graceffo
12 de Mayo de 2022 9:11 PM Actualizado: 12 de Mayo de 2022 9:11 PM

Análisis de noticias

Como parte de su estrategia de dominación global, China se ha convertido en uno de los mayores prestamistas del mundo para las naciones menos desarrolladas, cobrando tasas de interés más altas y exigiendo garantías en forma de puertos, aeropuertos, minerales y flujos de ingresos.

La ayuda exterior representa el 1 %  de los 4.05 billones de dólares del presupuesto federal de EE. UU., y la mitad de este dinero se gasta en la reducción de la pobreza. Mientras que la ayuda estadounidense puede adoptar diversas formas de asistencia internacional, la ayuda estadounidense parece ayuda real. Con China, la línea entre ayuda e inversión se difumina. China afirma ser uno de los mayores donantes, pero sería más exacto llamarla un acreedor gigante.

El Partido Comunista Chino (PCCh) tiene una estrategia de ayuda centrada en su programa de inversión extranjera y promoción del comercio. Estados Unidos, por otro lado, no parece tener una estrategia de ayuda unificada o codificada. Además, el comercio y la inversión de EE. UU. son realizados por el sector privado, con poca o nula dirección gubernamental.

Además de los subsidios y los préstamos sin intereses, el PCCh considera los préstamos en condiciones favorables como ayuda. Beijing une la ayuda, los préstamos, los créditos a la exportación y la ayuda militar, aunque estos no calificarían como ayuda según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

La campaña de ayuda/inversión del PCCh ya lleva casi 60 años en desarrollo. En 1964, el entonces primer ministro Zhou Enlai visitó Ghana. Estableció el patrón de ayuda chino que permanece hoy, es decir, que los proyectos financiados por China deben utilizar equipos, materiales y asistencia técnica fabricados en China.

La Iniciativa de la Franja y la Ruta (BRI, también conocida como “Una Franja, Una Ruta”) adoptada por el PCCh en 2013 es el ejemplo más reciente y flagrante de cómo Beijing desarrolla un plan a largo plazo, luego implementa hitos a corto y mediano plazo. Esto crea una red compleja de inversiones, comercio, propaganda, poder blando, coerción y geopolítica, que podría dar lugar a que China se convierta en la potencia mundial preeminente para 2035.

La diplomacia de la trampa de la deuda es un arma poderosa en el arsenal del PCCh. Como guepardos que señalan y acechan a la gacela enferma en la manada, Beijing busca países cercanos al punto de quiebre de la deuda. Se trata de pequeñas economías subdesarrolladas que están a un préstamo del colapso. El PCCh les ofrece entonces préstamos con condiciones opresivas, lo que en última instancia permite a Beijing obtener el control de los activos o los flujos de ingresos del país.

La investigación sobre los préstamos chinos revelan que gran parte de ellos están siendo realizados por actores estatales en lugar de directamente por el gobierno. En total, contando los préstamos gubernamentales y los respaldados por el estado, China está gastando más que Estados Unidos y las naciones occidentales en préstamos a los países más pobres del mundo 2 a 1. Además, el PCCh generalmente cobra tasas de interés más altas, tiene períodos de pago más cortos y exige garantías.

Foto de la época
Una vista de los antiguos almacenes en el puerto de El Pireo que se transformarán en hoteles de 5 estrellas, en Grecia, el 18 de octubre de 2018. El gigante naviero chino Cosco dijo que tiene planes ambiciosos para el puerto griego de El Pireo, incluido un impulso en los ya bulliciosos muelles de contenedores y automóviles y la expansión del hotel de cinco estrellas. (Louisa Gouliamaki/AFP a través de Getty Images)

La garantía puede ser puertos, como el puerto de El Pireo en Grecia, el puerto de Hambantota en Sri Lanka o el puerto de Gwadar en Pakistán, de los cuales el PCCh tiene ahora un control significativo o propiedad. El régimen de inversión y ayuda de Beijing está dirigido a países que podrían proporcionar recursos como minerales y metales y países comoYibuti con ubicaciones estratégicas. El PCCh ahora controla el puerto naval Doraleh de Yibuti.

El PCCh argumenta que China no fue el primer prestamista ni el más grande para muchos países que entraron en incumplimiento; sin embargo, el contraargumento occidental es que los préstamos chinos han empujado a estos países al borde del abismo.

Estos países buscan préstamos de China porque el FMI, el Banco Mundial, el Club de París y otros prestamistas tradicionales han considerado a los países en peligro de incumplimiento. En muchos casos, estos países buscan pedir dinero prestado para pagar los intereses de préstamos anteriores. Los prestamistas tradicionales se negarán a prestar dinero a estos países por temor a empeorar su situación económica.

Mientras tanto, la deuda de los países más pobres del mundo con China se triplicó entre 2011 y 2020. El 22 de abril, el South China Morning Post informó que tanto el FMI como el Banco Mundial habían advertido sobre niveles récord de deuda global, particularmente entre los países en desarrollo. los paises. Por este motivo, Estados Unidos y otras naciones occidentales han acusado al PCCh de diplomacia de la trampa de deuda y confiscación de activos clave. Beijing ha refutado estas afirmaciones.

Bajo la administración Trump en 2019, la Corporación Internacional Financiera de Desarrollo de EE. UU. (DFC) fue revisada. Diseñada para contrarrestar la influencia del PCCh, el DFC proporciona préstamos para ayudar a los países en desarrollo a promover mejoras de infraestructura. El Financial Times de India sugirió que la ayuda financiera y militar de Estados Unidos debería ir acompañada de una política comercial integral. Sin un componente comercial, las naciones extranjeras pueden cuestionar el compromiso de Estados Unidos con una relación a largo plazo. Esto es particularmente cierto en África, América Latina y Asia, donde la inversión y el comercio se necesitan desesperadamente y donde China vincula sus objetivos estratégicos y militares con sus decisiones comerciales y de inversión.

El Atlantic Council recomendó el 25 de abril que Estados Unidos adoptara una mentalidad más propia del sector privado. Washington debería tratar de averiguar qué necesitan y quieren los países extranjeros, y luego brindar ayuda de tal manera que contribuya a resolver los problemas de estos países antes de que el PCCh llegue con una chequera. Además, Estados Unidos debe estar más unificado en todas las agencias gubernamentales con todas las partes trabajando juntas y en cooperación con el sector privado.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.