Babbitt trató de impedir el ataque al vestíbulo de la presidenta en el Capitolio, según un video

El video muestra las súplicas desesperadas de una partidaria de Trump para evitar que los alborotadores rompan las ventanas: "¡Deténganse! ¡No! ¡No! Esperen!"
Por Joseph M. Hanneman
17 de Enero de 2022 9:20 PM Actualizado: 17 de Enero de 2022 9:20 PM

El 6 de enero de 2021, Ashli Babbitt trató desesperadamente de impedir que los alborotadores destrozaran las puertas que conducen al vestíbulo de la presidenta de la Cámara de Representantes, e incluso se interpuso entre uno de los alborotadores y los policías que custodiaban las puertas, según muestra el análisis de un video.

Las pruebas de video analizadas por The Epoch Times muestran una imagen muy diferente de las acciones de Babbitt de la que se ha presentado en los medios de comunicación durante el año pasado. Los medios de comunicación suelen describir a Babbitt como “violenta”, “alborotadora” o “insurrecta” que trataba de irrumpir en el vestíbulo de la presidenta.

Los videos parecen mostrar que trató de evitar el ataque, no de unirse a él.

El video grabado por John Sullivan, también conocido como Jayden X, muestra que Babbitt trató de detener la violencia contra el vestíbulo de la presidenta de la Cárama de Representante al menos cuatro veces antes de subirse a una ventana rota y ser abatida por el teniente de la policía del Capitolio de Estados Unidos Michael Byrd. En un momento dado, estaba tan angustiada por la violencia que daba saltos de frustración.

“La realidad es que Ashli no era una persona violenta. Era una buena persona, pero la han demonizado para convertirla en esta terrorista doméstica que nunca ha sido”, dijo a The Epoch Times Tayler Hansen, una periodista independiente que estaba a metros de Babbitt cuando le dispararon.

“Ella sirvió a su país durante 14 años. Para mí es una locura que puedan salirse con la suya con este discurso”, dijo Hansen. “Lo han hecho suprimiendo testigos directos como yo”.

Hansen dijo que estaba caminando detrás de Babbitt en un pasillo del segundo piso del Capitolio alrededor de las 2:40 p.m. Ella giró a la derecha por el pasillo del vestíbulo de la presidenta. Hansen la siguió.

Atrapada en el pasillo

“No sabíamos nada del edificio en el que estábamos. Ella dobló la esquina y yo la seguí”, dijo Hansen. “Un gran grupo de personas nos siguió después de que yo la siguiera. La gente simplemente apareció en la puerta. En ese momento, ella estaba atrapada en la esquina.

“Estaba literalmente atrapada allí”, dijo Hansen.

Babbitt, que sirvió en las Fuerzas Aéreas de EE. UU. como policía militar, estaba charlando con tres oficiales de la Policía del Capitolio de EE. UU. y del Departamento de Policía Metropolitana.

“Unos cinco minutos antes de que le dispararan y la mataran, todos esos oficiales, el oficial Yetter y los otros oficiales en el pasillo, los policías del MPD, estaban bromeando con ella y riéndose con ella”, dijo Hansen. “Estaban conversando, bromeando y riéndose. Entonces, ni siquiera cinco minutos después, Michael Byrd aparece y la ejecuta”.

Babbitt se enfrentó al alborotador Zachary Alam, inclinándose entre él y uno de los policías que custodiaban las puertas. Alam se apartó de Babbitt y golpeó con un puñetazo una ventana que estaba al lado de la cabeza del oficial. Babbitt hace un gesto de dolor justo antes de que Alam golpee la ventana con su mano derecha. Despúes él utiliza un casco para romper el cristal templado.

Un análisis de audio del video grabado en el pasillo revela que Babbitt gritó: “¡Para! ¡No! ¡No! ¡Espera!”, según su marido, Aaron Babbitt.

“Después de forzarme repetidamente a ver el asesinato de mi esposa, he llegado a mi propia conclusión de que Ashli llegó a un punto en el que se dio cuenta de que estaba en una situación muy mala y que la policía no estaba actuando de forma adecuada a lo que estaba presenciando”, dijo Aaron Babbitt a The Epoch Times.

“Conozco muy bien a mi esposa. Ella no es alguien que destruya”, dijo Babbitt. “Ella no estaba allí para hacer daño a nadie”.

Mientras los tres policías se alejaban de las puertas del vestíbulo de la presidenta, un Equipo de Respuesta a Emergencias de la Policía del Capitolio de Estados Unidos (CERT) subía las escaleras, respondiendo a un informe policial erróneo de disparos por radio.

De pie junto a los oficiales que se marchan, Babbitt mira a su alrededor a los hombres que rompen los cristales. Su expresión es de asombro. Grita a los dos alborotadores.

Temiendo por su vida

Babbitt temía por su vida, según su marido, así que trepó por la ventana rota para escapar. Byrd le disparó antes de que consiguiera introducir más de la mitad de su cuerpo.

“La única manera de saber por qué Ashli sintió que la ventana era la única salida es si hubiera sido detenida por uno de los innumerables policías que abandonaron su puesto frente a esas puertas”, dijo Babbitt. “Eso no ocurrió. La asesinaron y le robaron la oportunidad de contar su versión de la historia”.

Hansen y Sullivan dijeron que no oyeron ninguna advertencia desde el interior del vestíbulo de la presidenta de la Cámara antes de que se produjera el disparo. Los manifestantes hacían mucho ruido. Los policías de ambos lados de la puerta atrincherada dieron versiones contradictorias sobre si se dieron instrucciones de advertencia antes de que Byrd disparara contra Babbitt.

Sullivan fue el primero en darse cuenta de que la pistola de Byrd apuntaba a la ventana. Tanto él como Hansen gritaron advertencias. “Empecé a gritar: ‘¡Oye, hay un arma! ¡Tiene un arma!”, dijo Hansen. “Pero nadie podía oírnos. Apenas podía oír a John Sullivan y yo estaba justo a su lado, porque la gente gritaba y las ventanas se rompían”.

Epoch Times Photo
Ashli Babbitt poco antes de enfrentarse a Zachary Alam, al que se ve con la gorra de piel. El video muestra que Alam golpeó una ventana poco después. (Tayler Hansen/Stop Hate-Rumble)

“Como había una pistola, me tiré al suelo porque no sabía qué estaba pasando”, dijo Hansen. “Pensé en agacharme lo más posible por si había algún rebote o algún fallo de tiro o algo así. Llevaba mi chaleco Kevlar, que siempre llevo cuando reporto”.

“Intentamos avisar a la gente y no nos oían, y estábamos gritando”, dijo Hansen.

Alam rompió la ventana derecha de las puertas dobles porque tenía la intención de utilizarla para entrar en el vestíbulo de la presidenta, dijo Hansen. La única razón por la que no pasó antes que Babbitt, dijo Hansen, fue que se le cayeron las gafas y se detuvo para reajustarlas.

“Estaba a punto de atravesar esa ventana”, dijo Hansen. “Fue su idea. Fue él quien la rompió”.

Babbitt dijo que la situación muestra cómo dos personas pueden ver el mismo video y llegar a conclusiones completamente diferentes.

“Todo se reduce al ángulo mental desde el que una persona lo ve. Si odian a Ashli porque se creen las mentiras, eso es todo lo que ven: que forma parte de una multitud”, dijo Aaron Babbitt. “Los que la queremos, la conocemos, sabemos cada acción y emoción que estaba mostrando: ella se dio cuenta un minuto antes de su muerte de que no estaba en una situación agradable y que algo muy malo estaba ocurriendo”.

EE. UU. absuelve a Byrd sin entrevistarlo

El Departamento de Justicia de EE. UU. eximió a Byrd de su responsabilidad penal en la muerte sin interrogarlo ni tomar su declaración que explicara sus acciones de aquel día, según los registros de la investigación y el abogado de la familia Babbitt.

Byrd disparó a Babbitt a las 2:44 p.m., cuando ella intentaba trepar por la ventana rota. Ella no estaba armada.

Byrd se reunió con los investigadores de la División de Asuntos Internos del Departamento de Policía Metropolitana cinco horas después del disparo. El departamento de policía de D. C. investiga los disparos de los oficiales de la Policía del Capitolio de Estados Unidos.

“No prestó declaración a la División de Asuntos Internos del Departamento de Policía Metropolitana, encargada de llevar a cabo la investigación tras el disparo, y en la que se basó el fiscal de EE. UU. para tomar la decisión de no presentar cargos”, declaró a The Epoch Times Terry Roberts, un abogado de Washington D.C. que representa a la familia Babbitt.

Epoch Times Photo
El teniente de la policía del Capitolio de EE. UU. Michael Byrd estaba al mando de la policía en la Cámara de Representantes de EE. UU. el 6 de enero de 2021. (Judicial Watch)

“El investigador principal trajo a Byrd para interrogarlo y Byrd se negó”, dijo Roberts. “Quería que estuviera presente un abogado. Eso significa que el investigador no va a hablar con él en ese momento. Podría significar que más tarde, el investigador podría acercarse a Byrd y decir: ‘Vamos a traer a su abogado aquí y vamos a hacerle preguntas’. Eso nunca ocurrió”.

Un sargento de la Policía del Capitolio de Estados Unidos que estaba situado en las puertas dobles del vestíbulo de la presidenta de la Cámara de Representantes justo antes del disparo dijo a un investigador de asuntos internos que abandonó su puesto por temor a su seguridad. Se apartó “debido a que los alborotadores se dirigían hacia ellos” y luego “tomó la decisión de abandonar la zona y comenzó a dirigirse hacia la escalera este”, según un informe del Departamento de Policía Metropolitana.

“Si no hubieramos tenido esa escalera ahí abajo, pensé que nos iban a matar”, dijo el sargento. Si la escalera no les hubiera ofrecido una vía de escape, “nos habríamos visto obligados” a utilizar la fuerza letal, dijo.

Otro oficial que estaba cerca de las puertas del vestíbulo de la presidenta dijo que no escuchó ninguna advertencia a la multitud. “Antes de alejarse de las puertas del vestíbulo de la presidenta, el oficial [tachado] no oyó ninguna orden verbal procedente de ninguno de los oficiales de la USCP que se encontraban en el vestíbulo de la presidenta”, dice un informe de asuntos internos.

Epoch Times Photo
El arma de servicio Glock 22 del teniente Michael Byrd mientras se somete a un análisis forense tras la muerte de Ashli Babbitt. (Judicial Watch)

Un miembro del Equipo de Respuesta a Emergencias de la Policía del Capitolio (CERT) que llegó a la zona cuando Babbitt recibió el disparo, “informó que no recordaba haber oído ningún tipo de órdenes verbales antes de que se disparara a la Sra. Babbitt, ni vio quién disparó a la Sra. Babbitt”, según un informe de asuntos internos de febrero de 2021.

Un sargento de la Policía del Capitolio de EE. UU. que entró en el vestíbulo de la presidenta de la Cámara de Representantes justo antes del tiroteo dijo que vio que Byrd y un oficial “habían tomado posiciones y tenían sus armas fuera”, según un informe de asuntos internos.

El panel de cristal de un lado de las puertas dobles que dan acceso al vestíbulo de la presidenta de la Cámara de Representantes estaba destrozado. Poco después, se vio a Babbitt intentando trepar por la abertura donde había estado el cristal.

“Hubo muchos gritos y el sargento [tachado] oyó que alguien gritaba: ‘¡Atrás! Atrás!”, dice el informe. El sargento estaba colocado “lo más lejos de esta puerta atrincherada”.

El sargento no supo de quién era el arma que se disparó hasta que habló con Byrd, quien declaró: “Yo fui el que disparó”, según el informe.

Según una transcripción de la entrevista, el sargento dijo que notó que Byrd hizo un movimiento hacia atrás después de disparar. “…Dio un paso atrás y no sé si fue porque disparó y se dio cuenta de que había disparado a alguien y dijo: ‘Dios mío’. Sabes, realmente hice lo que hice’…”.

Un oficial de la policía del Capitolio de EE. UU. que también estaba en el vestíbulo de la presidenta de la Cámara de Representantes, dijo que oyó a Byrd y a otras personas decir a la multitud: “No se acerquen”, antes de que Babbitt entrara por la ventana. “A continuación, observó que la Sra. McEntee (Babbitt) se metía por la ventana y dispararon, ella cayó”, dice un informe de asuntos internos.

“Aunque observó que el teniente Byrd estaba agitado, no dijo nada. Ha trabajado con él durante aproximadamente un año”, dice el informe. “Observó que el teniente Byrd estaba nervioso, con los ojos llorosos y parecía muy alterado. Su voz también temblaba cuando pidió asistencia médica por radio”.

Byrd se reunió con un agente de asuntos internos del Departamento de Policía Metropolitana a las 19:38 horas del 6 de enero. Tras proporcionar al agente información sobre su asignación de servicio en la Cámara de Representantes ese día y su última calificación en un campo de tiro, Byrd recibió una advertencia de Garrity en la que se le informaba de sus derechos.

“El teniente Byrd se negó a prestar declaración hasta que pueda consultar a un abogado”, escribió el agente en su informe.

El 14 de abril de 2021, el fiscal federal interino Channing Phillips notificó al Departamento de Policía Metropolitana que no se presentarían cargos contra Byrd.

“Hemos rechazado el proceso penal del citado agente como resultado de este incidente”, escribió Phillips en un memorando de tres oraciones dirigido al jefe adjunto Wilfredo Manlapaz. No se proporcionó ninguna explicación.

Roberts dijo que el disparo no estaba justificado. Está preparando una demanda.

“Si actúas en defensa propia, tienes que decirle a alguien que estás actuando en defensa propia, o debería ser bastante claro por las circunstancias”, dijo Roberts. “Está claro que no fue evidente en estas circunstancias. No creo que el oficial actuara en defensa propia en absoluto”.

El abogado de Byrd, Mark Schamel, no quiso hacer comentarios. El Departamento de Policía del Capitolio de EE. UU. no respondió a una solicitud de comentarios e información sobre el actual destino de Byrd.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.