Bebé enfrenta cirugía a corazón abierto y su mamá le dice al mundo que los milagros sí existen

Por La Gran Época
05 de Marzo de 2019 Actualizado: 06 de Marzo de 2019

El amor de una madre por su hijo es verdaderamente incondicional y puede ir más allá para salvar a su pequeño de cualquier adversidad. Esto es lo que sucedió cuando una madre de Oregon tuvo la dificultad de tener que lidiar con la cirugía de corazón de su hijo pequeño mientras se dejaba la incógnita sobre el destino de sus gemelos nonatos.

Rachael Grier, madre de cuatro hijos, compartió su conmovedora historia de cómo un ecocardiograma de su hijo recién nacido reveló dos agujeros y una válvula deformada a menos de una semana después de su nacimiento.

La madre indefensa vio cómo llevaban a su hijo a un quirófano: “Me ardían los ojos. Mi garganta se estrechó. ‘Odio estas puertas’, gritaban mis pensamientos”, compartió en una publicación con LoveWhatMatters.

Pero afortunadamente, justo antes de su segundo cumpleaños, se le programó una cirugía del corazón, y eso fue un éxito.

No sabía que volvería a mirar hacia esas puertas.

Mientras Rachael anhelaba tener otro hijo, su esposo, Cody, no estaba seguro. Ya había hecho una cita para una vasectomía.

Pero las cosas tomaron un giro inesperado cuando Cody reveló que había cancelado su vasectomía y que estaba dispuesto a “intentarlo una vez más”. Rachael descubrió que ya estaba embarazada de unas semanas.

En su primera cita con una partera, la pareja se quedó perpleja con los resultados del ultrasonido.

“Me apoyé en la incredulidad, escuchando el sonido de los tambores de los Doppler. ¿Dos bebés? Mi esposo estaba (irónicamente) extasiado. ‘¿Gemelos?'”, recordó.

“¡Miren a nuestras dulces niñas! nos dijimos”, compartió Rachael al ver a sus gemelas durante el siguiente ecocardiograma fetal.

Ese mismo día, la pareja descubrió la desalentadora noticia de que a sus dos hijas se les había diagnosticado una cardiopatía congénita.

La parte que más les sorprendió fue que no solo las gemelas necesitaban una cirugía a corazón abierto al nacer, sino que había una posibilidad muy fuerte de que también tuvieran síndrome de Down.

Después de que seis especialistas revisaran su situación, la pareja “sin duda” descubrió que las niñas tenían defectos cardíacos. La triste madre buscó información sobre la mejor manera de tratar la situación cardíaca de sus hijas, pero no encontró nada.

Mientras que muchos padres a menudo abordan el tema del síndrome de Down con un “tono tímido y sombrío”, la pareja, por otro lado, mostró la falta de tristeza o dolor en nuestros corazones con respecto a las niñas no natas.

Manteniendo una actitud positiva, durante el embarazo, Rachael y Cody enfatizaron su neutralidad hacia la Trisomía 21. Lo único que Rachael temía era volver a enfrentarse a esas “pesadas puertas dobles”.

Sin embargo, la pareja fue bendecida y sus gemelas llegaron naturalmente. Entonces les esperaba una sorpresa, cuando se enteraron de que el defecto del corazón de una de las gemelas se había resuelto milagrosamente. Los corazones de Rachael y Cody estaban llenos de gratitud y alivio.

Sin embargo, la cirugía a corazón abierto en la otra gemela ocurrió seis meses después del nacimiento.

“Todo el evento fue mucho más turbulento que el de nuestro hijo, pero a través de él vimos a nuestra hija tocar las vidas de miles de personas”, recordó Rachael.

La situación definitivamente no fue fácil, ya que la pareja se enfrentó a “complicaciones y contratiempos”.

Pero a través de los largos días y noches en el hospital, su pequeña niña reunió a gente de todas partes.

“Salimos del hospital, una vez más, sintiéndonos más que agradecidos. Estamos asombrados de la pequeña, dulce y amada vida que tenemos el privilegio de tener en nuestros brazos, así como la de su hermana”. explicó Rachael.

“He recibido mensajes sobre mensajes de otros padres que expresan un cambio emocional del miedo a la esperanza al ver sus sonrisas contagiosas”, exclamó.

Enfrentando las dificultades de la vida juntos, la pareja de voluntad fuerte, con su actitud positiva combinada con un amor increíble, ha demostrado que los milagros pueden sucederle a cualquiera, a la vez que ha dado el ejemplo de borrar “cualquier estigma negativo hacia el síndrome de Down”.

¿Te gustó este artículo?

Entonces, te pedimos un pequeño favor. Compártelo en tus redes sociales, apoya al periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

Chico con habilidades especiales cosecha calabaza gigante

TE RECOMENDAMOS