Bebé dugongo huérfano encontrado varado en una playa se roba corazones en Tailandia

Por Anastasia Gubin - La Gran Época
06 de Julio de 2019 Actualizado: 06 de Julio de 2019

Una bebé huérfana dugongo que fue rescatada en mayo varada en una playa de Tailandia, se está robando los corazones de millones de personas y encendiendo la conciencia de la conservación del océano mientras las autoridades publican imágenes de cómo la alimentan en brazos.

La imagen principal muestra a la encantadora Mariam en los momentos en que es atendida por funcionarios del parque y veterinarios del Centro Biológico Marino de Phuket en la isla de Libong, en el sur de Tailandia.

Desde que la bebé fue encontrada varada, con apenas seis meses de edad, sus imágenes han ayudado a difundir el interés por la conservación de los mares y océanos.

Los veterinarios del Centro de Biología Marina de Phuket, dicen que las actividades humanas, especialmente la pesca, son la razón por la cual la bebé quedó huérfana. Las hélices de los barcos, las redes de arrastre son algunos de sus mayores problemas, además de que su carne es muy preciada en el Océano Índico.

Mariam, la dugongo mientras nada en las aguas alrededor de la isla de Libong, provincia de Trang, en el sur de Tailandia. (SIRACHAI ARUNRUGSTICHAI / AFP / Getty Images)

Esta especie es prima de los manatíes pero tiene colas parecidas a los delfines. Se alimentan de pasto marino y llegan a pesar más de 360 kilogramos y medir hasta tres metros.

“Mariam ha hecho tomar conciencia de la necesidad de proteger los animales marinos, el océano y el medio ambiente natural en general”, declaró el veterinario Pathompong Kongjit a AFP.

Ella tiene aún que superar el desafío de alimentarse, ya que tiene problemas para llegar hasta las plantas marinas que crecen en el lecho del océano.

“Mariam solamente puede comer las plantas marinas que sobresalen”, destacó Kongjit, añadiendo que está “mejorando” en este aspecto.

Además contó que las madres suelen amamantar a sus crías mientras nadan, algo que los veterinarios no pueden hacer, “por  lo que la abrazamos mientras le damos de beber leche, tras lo cual la llevamos a nadar para que ejercite su sistema digestivo”.

Las fotos que la muestran siendo acariciada por los veterinarios, se han han replicado en las redes sociales por lo que el Departamento de Recursos Marinos y Costeros (DMCR) se ocupa de actualizar cotidianamente su evolución.

Mariam, la dugongo mientras es atendida por oficiales del parque y veterinarios del Centro Biológico Marino de Phuket en la isla de Libong, provincia de Trang, en el sur de Tailandia. (SIRACHAI ARUNRUGSTICHAI / AFP / Getty Images)

Kongjit señaló que Mariam ahora vive en las aguas que bañan la isla de Ko Libong, en la provincia de Trang.

Sus cuidadores utilizan una canoa de color naranja, llamada “Mother Orange”, para que ella la siga mientras nada.

El veterinario tiene esperanzas para la cría. “Ha aprendido a adaptarse a su medioambiente” y ya no queda varada en la playa, aún así dijo que Mariam permanecerá bajo sus cuidados al menos por un año más.

El problema advierte el especialista que que “no importa cuántos animales marinos podamos salvar (…) si su hábitat se encuentra en malas condiciones”.

Mariam, la dugongo mientras es atendida por oficiales del parque y veterinarios del Centro Biológico Marino de Phuket en la isla de Libong, provincia de Trang, en el sur de Tailandia. (SIRACHAI ARUNRUGSTICHAI / AFP / Getty Images)

***

A continuación

Cómo el comunismo busca destruir la humanidad

TE RECOMENDAMOS