“Bebé milagroso” logra sobrevivir luego de nacer a las 23 semanas pesando solo 370 gramos

Por Simon Veazey - La Gran Época
30 de Julio de 2019 Actualizado: 30 de Julio de 2019

Con un peso inferior a 400 gramos, un bebé de Iowa nacido a las 23 semanas está siendo reconocido como “bebé milagroso”. 

Menos de uno de cada cinco bebés que nacen a las 23 semanas sobreviven, por lo general no están lo suficientemente desarrollados para utilizar plenamente sus extremidades y no pueden utilizar sus pulmones. 

Pero Jaden Morrow nació luchando: procurando respirar desde el momento en que nació el 11 de julio y moviendo los brazos y los pies. 

“Es un bebé milagroso”, dijeron los médicos a su madre, Ellonn Smartt, según informó KCRA.

Smartt dijo a la agencia de noticias que después de un día típico de trabajo y de compras, sintió que algo estaba pasando cuando regresó a su casa en Des Moines.

Dijo a su pareja Jordan Morrow, “creo que vendrá hoy”.

Tenía razón. En 10 minutos rompió aguas y su familia corrió al hospital local, donde los médicos le advirtieron que la tasa de supervivencia no era alta.

“Dijeron que iba a tener que dar a luz en un día o dos y que había una buena posibilidad de que no sobreviviera”, señaló Smartt a TODAY. “Ese fue el momento en el que me desmoroné. Fue devastador”.

Pero después de que dio a luz a Jaden, que pesaba solo 370 gramos, esas preocupaciones comenzaron a desvanecerse gradualmente.

“Sus brazos y dedos de los pies se movían y estaba tratando de respirar por sí mismo”, contó la madre. “Es nuestro pequeño milagro”.

A los dos días ya estaba bebiendo leche materna.

Es el bebé más pequeño que ha nacido en el Hospital Infantil Blank de Des Moines, Iowa, en la última década.

“En su mayor parte, Jaden está estable”, dijo Smartt a TODAY. “Está con un respirador y tuvo una pequeña infección, pero sus médicos piensan que se ve muy bien. Está tomando leche materna y aumentando de peso”.

Como todo está bien, se espera que vuelva a casa antes de la fecha prevista de parto, en noviembre.

Jaden Morrow (GoFundMe/Ellon Smart)

Smartt dijo que sus preocupaciones iniciales sobre los factores que lo hicieron prematuro se han desvanecido.

“Me enseñó que siempre hay un plan, y aprendimos a ser pacientes”, comentó Smartt a la KCRA. “Jaden está aquí, y eso es todo lo que importa”.

Sus padres deben esperar el día en que lo saquen de la incubadora y lo lleven a una cuna abierta antes de que puedan mecer a su milagro en sus brazos.

“Estoy tan orgullosa de él”, dijo Smartt. “Entro y hablo con él, y le digo que estoy orgullosa todos los días”.

La familia ha creado una página en GoFundMe para ayudar a financiar las cuentas médicas de su bebé y el costo del viaje de ida y vuelta al hospital.

Escrito en primera persona, la descripción dice: “Pesando la friolera de 370 gramos, ya estoy impresionando a los médicos. He oído que usan términos como ‘increíble’ y ‘notable’ para describirme, hasta ahora, no está mal para alguien de menos de medio kilo, ¿eh?”.

“He oído que tendré que estar aquí hasta la fecha prevista del parto, así que me queda un rato antes de salir”.

La publicación continúa describiendo el progreso de Jaden, y termina: “¡Puedo sentir todo el amor y las oraciones a mi alrededor, y no puedo esperar a conoceros a todos!”

En febrero, un niño japonés se convirtió en el bebé más pequeño del mundo en lograr sobrevivir, regresando a casa desde el hospital donde había nacido con un peso de tan solo 270 gramos.

Frágil bebita prematura que nació con 3 y medio meses de gestación y medio kg de peso supera con ayuda del amor de sus padres la batalla por su vida y es un milagro de supervivencia. Imagen ilustrativa. (Crédito: Kristina Bessolova/Shutterstock)
Imagen de archivo de un bebé prematuro. (Crédito: Kristina Bessolova/Shutterstock)

El bebé, cuyo nombre no fue revelado en los informes, nació por cesárea en agosto de 2018 después de que no lograra aumentar de peso durante el embarazo y los médicos temieran que su vida corriera peligro después de su exploración a las 24 semanas.

Según el hospital de la Universidad de Keio, estuvo en cuidados intensivos hasta que llegó a pesar 3,2 kilos, y luego fue enviado a casa el 20 de febrero.

“Estoy agradecida de que haya crecido tanto porque, honestamente, no estaba segura de que pudiera sobrevivir”, dijo su madre a Reuters.

*****

Descubre a continuación:

¡El viaje de un ingeniero de software hacia el éxito y la felicidad!

TE RECOMENDAMOS