Bebé nonato de 28 semanas ‘saluda’ a mamá y papá durante la ecografía dejando atónitos a los médicos

Por Catherine Bolton - La Gran Época
20 de Mayo de 2019 Actualizado: 20 de Mayo de 2019

Una de las cosas más emocionantes acerca de la paternidad, es anticipar el vínculo que tendrá lugar entre los nuevos padres y su bebé. Incluso antes de que un niño pueda caminar y hablar, son las pequeñas cosas, las sonrisas, las risitas y los abrazos, las que ayudan a establecer una relación de por vida entre los padres y sus pequeños milagros.

Aunque la mayoría de las madres embarazadas se guían por las pataditas en su vientre, por los latidos del corazón revelados por el médico y las imágenes de ultrasonido granuladas para conocer a sus bebés por nacer, una pareja de Berkshire, Reino Unido, recibió un tratamiento extra especial durante su cita con el obstetra el año pasado.

Lucy Bearley y Stuart Barrett esperaban a su primer hijo, y cuando a las 28 semanas de embarazo fueron a una cita de rutina con ultrasonido, recibieron mucho más de lo imaginado.

La pareja esperaba ver las imágenes típicas, con el técnico de ultrasonido señalando cosas como el corazón, la carita, las manitos y los piecitos del bebé. Lo que no esperaban, sin embargo, era que el pequeño Declan, que nació en marzo de 2018, saludara a sus padres.

“Estaba acostado de lado, así que en realidad era difícil ver mucho. Stuart, de repente, dijo que pensó que lo había visto saludando, así que le pedimos a la señora que rebobinara el material”, recordó Lucy.

El técnico de ultrasonido miró hacia atrás en las imágenes para ver que el pequeño bebé, a meses de su debut oficial en el mundo, había movido su pequeña mano de una manera que parecía ser un adorable “hola”.

“Fue realmente encantador de ver, pero creo que definitivamente lo estamos haciendo para tener un pequeño showman en nuestras manos. Obviamente es un poco buscador de atención”, agregó Bearley.

Según Stuart, la ecografista dijo que nunca había visto nada parecido durante el tiempo que lleva trabajando en el área. Y cuando la emocionada pareja se lo mostró a su partera, admitió que se trataba de un fenómeno increíblemente inusual, especialmente desde que el bebé giró y miró a la cámara al mismo tiempo.

A las 28 semanas de desarrollo fetal, un bebé no nacido, aunque es sorprendentemente pequeño, está casi completamente desarrollado, por lo que tiene cierta habilidad muscular, lo que le permitió al Declan mover su brazo incluso dentro del útero.

Ciertos movimientos durante el desarrollo del feto son totalmente involuntarios, y la mayoría de los bebés pasan a movimientos voluntarios alrededor de los 3 o 4 meses. Pero aunque ese “hola” del bebé era probablemente un reflejo del sistema nervioso o muscular, ese momento especial de unión con sus padres fue único e increíblemente especial para la pequeña familia.

“Es como si estuviera haciendo sus propias cosas y luego decidiera darnos un saludo adecuado para que lo dejáramos en paz”, bromeó Barrett.

La pareja compartió que sus amigos consideraron este episodio como algo totalmente adorable y un poco aterrador -sugiriendo en broma que necesitaban realizar un exorcismo una vez que el bebé entrara en el mundo-, pero para los nuevos padres ¡es el tipo de recuerdo que podrán conservar para siempre!

¿Te gustó este artículo?

Entonces, te pedimos un pequeño favor. Compártelo en tus redes sociales, apoya al periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

TE RECOMENDAMOS