Bebé prematuro con 0% de probabilidad de sobrevivir vence obstáculos y se va a casa después de 5 meses

Por The Epoch Times
05 de Octubre de 2020
Actualizado: 05 de Octubre de 2020

Un bebé prematuro, que nació a las 25 semanas y un día de gestación, tenía cero por ciento de probabilidad de sobrevivir. Sin embargo, superó los obstáculos y se unió a su familia de seis integrantes después de pasar cinco meses en el hospital.

Theodore con sus cuatro hermanos, Xavier, de 1 año, Kiya, de 3 años, Phoebe, de 4 años, y Sophia, de 8 años, con su papá David Shirley, de 30 años, y la mamá Melissa. (Caters News)

Melissa Shirley, de 29 años, de Port Talbot, Gales del Sur, en el Reino Unido, se sorprendió al saber que estaba embarazada de su quinto bebé llamado Theodore. La madre de cinco hijos fue registrada inmediatamente por un consultor, que la revisaba dos veces por semana. Sin embargo, nadie imaginó que hubiera un problema, dado que una ecografía realizada la semana 20 tampoco reveló alguna probabilidad de que Melissa tuviera un parto prematuro, de acuerdo a un posteo en Facebook.

El 9 de abril, ingresó en el Hospital Singleton, Swansea, después de despertarse con una fuerte hemorragia.

Según la Agencia de Caters News, la temperatura de la madre se disparó a 40 grados centígrados (104 grados Fahrenheit), y su ritmo cardíaco se duplicó hasta alcanzar los 200 latidos por minuto, lo que llevó a los médicos a temer que tuviera Covid-19.

Se contempló la posibilidad de trasladar a Melissa a un hospital que tuviera una cama de cuidados intensivos para ella, pero lamentablemente ese hospital carecía de una unidad de cuidados intensivos neonatales (UCIN). Los médicos informaron a la futura madre de que el pronóstico de su bebé no era bueno y que habría que dejarlo morir, debido a que era importante darle primero los cuidados que ella necesitaba.

“Obviamente esto me rompió el corazón y supongo que encontré un poco de energía en mí para pedir ir a otro lugar”, compartió Melissa en el posteo en Facebook. Más tarde se decidió trasladarla al Hospital Universitario de Gales en Cardiff, donde el bebé tendría una mejor oportunidad.

“Siempre elegiría a mi bebé en vez de a mí”, dijo Melissa a la Agencia Caters News, recordando el momento. “Los médicos le habían dado un cero por ciento de probabilidad de sobrevivir, pero yo sabía que no podía renunciar a él”.

Theodore en el hospital. (Caters News)

A pesar que el pequeño Theodore tenía todo en su contra, llegó al mundo vivo a las 25 semanas y un día, prematuro, después de una cesárea de emergencia, pesando apenas 1 libra 11 onzas (aprox. 765 g), menos que una bolsa de azúcar.

Más adelante se dio a conocer que Melissa sufría en realidad de una combinación de infección sanguínea, estafilococos, sepsis y corioamnionitis —una infección bacteriana que puede afectar a las mujeres embarazadas.

Los médicos ni siquiera esperaban que el pequeño sobreviviera al nacimiento, por temor a que las infecciones que Melissa sufría lo hubieran contagiado.

Después de su nacimiento, Theodore fue trasladado a la UCIN, dado que no podía respirar por sí mismo, y se le pusieron un respirador durante las primeras seis semanas de vida.

El valiente recién nacido sufrió una serie de problemas médicos. Theodore luchó contra la sepsis, dos episodios de una grave infección por e-coli, y citomegalovirus mientras estuvo en el hospital. En un momento, tuvo que recibir RCP para el reflujo severo. Además, también se sometió a una cirugía ocular con láser a los 101 días.

Melissa y Theodore en el hospital. (Caters News)

Debido a las estrictas normas establecidas para las visitas de Covid-19, Melissa y Theodore no pudieron ver a David, el padre del recién nacido, durante más de un mes, hasta que el dúo madre-hijo se recuperó lo suficiente para volver al Hospital Singleton de Swansea a finales de mayo.

Ese período de tiempo fue muy duro para Melissa, dado que no podía ver a nadie por a las estrictas reglas de distanciamiento social.

Durante cinco meses, la madre alternó entre el hospital y el hogar. Sin embargo, desde que el valiente guerrero regresó a casa con sus hermanos, Xavier, de 1 año, Kiya, de 3 años, Phoebe, de 4 años y Sophia, de 8 años, el 13 de septiembre, la familia estaba muy contenta.

Melissa y Theodore. (Caters News)

“Su regreso [a casa] se veía venir desde hace mucho tiempo. Me preocupaba que los otros niños comenzaran a preguntarse si él era real o no”, compartió Melissa. “Solo estamos tomando tiempo para relajarnos y al final no tener que preocuparnos por las cosas”.

(Caters News)

¡Nos encantaría escuchar sus historias! Puede compartirlas con nosotros en emg.inspired@epochtimes.nyc


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


Mire a continuación

Anciano camina 2000 kilómetros y usa 9 pares de zapatos para entregar este poderoso mensaje

TE RECOMENDAMOS