Bebé que sufrió abuso y “se parecía a un extraterrestre” prospera con una amorosa familia adoptiva

Por Louise Bevan
30 de Octubre de 2020
Actualizado: 30 de Octubre de 2020

Un programa de radio sobre la crianza de niños con necesidades especiales animó a una pareja de Ohio a ampliar su familia.

Poco sabían en ese momento que un niño que fue “sentenciado a una vida de discapacidades” por sus padres biológicos pronto entraría en sus vidas y la cambiaría para siempre.

Eric y LeAnne Stadler se casaron en 1996 y dieron la bienvenida a un hijo y a una hija. Vivieron “la vida de cuento de hadas” durante unos años hasta que Eric escuchó un conmovedor programa de radio centrado en la familia.

LeAnne Stadler con sus cuatro hijos biológicos y el bebé Easton. (Cortesía: LeAnne Stadler)

“Eric sintió en su corazón que debíamos tener otro bebé”, escribió LeAnne, compartiendo la historia de su vida en Love What Matters.

La pareja llegó a tener otro hijo biológico y una hija más. Pero después de mudarse a una casa de campo con terreno, se dieron cuenta de que aún había espacio en su casa y en sus corazones. Los padres de LeAnne habían acogido a niños necesitados, y LeAnne había visto el costo que esto podía suponer, pero ella y Eric sintieron la necesidad.

“Descubrimos que había muchos más niños en el sistema que padres adoptivos para cuidarlos”, escribió.

La pareja hizo cursos y se convirtió en padres de acogida con licencia para adoptar en 2014. Luego de tres años de valiosa experiencia después, Eric y LeAnne recibieron una llamada de los Servicios Infantiles sobre un niño de dos meses, Easton, que estaba desesperado. Ellos no lo dudaron.

Easton estaba frágil, demacrado y triste.

El bebé Easton. (Cortesía: LeAnne Stadler)

“¡Por primera vez en toda mi vida, tenía miedo de llevar a casa a un bebé!”, LeAnne recordó. “Nunca había visto nada como él. ¡Era azul!”.

“Era tan lamentable… honestamente se parecía a un extraterrestre”, añadió LeAnne.

De hecho, el bebé se moría de hambre. Los doctores le habían diagnosticado “Fallo orgánico en el crecimiento” (FMO), lo que significa que Easton podía ganar peso, pero simplemente no había sido alimentado.

(Cortesía: LeAnne Stadler)

Una enfermera había hecho la llamada. Durante una visita ordenada por el estado a la casa de los padres biológicos de Easton. Ella encontró  al bebé durmiendo con ropa sucia, sin comer, y cubierto de pelos de perro y gato, recordó LeAnne. La enfermera llamó a las autoridades. Un detective sacó a Easton de la casa el mismo día y lanzó una investigación sobre el presunto abuso.

“No lloró ni una sola vez. Ni una vez se despertó para comer solo. No podía. Eso es fracaso para prosperar”, escribió LeAnne.

“Cuando los gritos de un niño para que lo cuiden no son respondidos, dejan de llorar”, añadió LeAnne. “Cuando sus estómagos hambrientos no son alimentados, pierden la sensación de hambre. Ese dulce niño se había dado por vencido, pero nosotros no nos dábamos por vencidos con él”.

Sano y salvo con los Stadlers, Easton era un bebé tranquilo.

(Cortesía: LeAnne Stadler)

Easton recibió amor y cuidados las 24 horas del día. Empezó a ganar peso, pero, aun así, algo no estaba bien. LeAnne lo describió “como un muñeco de trapo” con un vacío detrás de los ojos.

Una resonancia magnética confirmó un traumatismo craneal no accidental, y un diagnóstico desgarrador: síndrome del bebé sacudido. Cuando el padre biológico de Easton fue interrogado confesó haber sacudido al bebé por el llanto y haberlo arrojado a un sofá, provocándole un ataque.

Ninguno de los padres llamó al 911. El padre fue sentenciado a cuatro años de prisión.

Eric Stadler con sus cuatro hijos biológicos y el bebé Easton. (Cortesía: LeAnne Stadler)

Inicialmente, el objetivo del caso de Easton había sido la reunificación.

En declaraciones a The Epoch Times, LeAnne compartió sus deseos familiares de “concientizar a la gente sobre la reforma que debe ocurrir” dentro del sistema de bienestar infantil.

“Easton tuvo que seguir visitando a sus abusadores [antes de la confesión de su padre] y sufrió estrés postraumático por ello. Esta es una de las muchas cosas que necesitan cambiar”, dijo a The Epoch Times.

Pero las cosas mejoraron para el dulce niño. Easton creció; empezó a hacer terapia física y de lenguaje. A pesar de los diagnósticos adicionales de parálisis cerebral hipotónica, disfagia (un trastorno de la deglución) y dispraxia (un trastorno del habla), el pequeño guerrero perseveró.

Comenzó a aprender a caminar con un aparato ortopédico a la edad de 2 años.

“No es capaz de seguir el ritmo de los niños de su edad, ¡pero es feliz!” LeAnne escribió en Love What Matters. “No ve sus diferencias y no deja que lo detengan”.

(Cortesía: LeAnne Stadler)

Lo mejor de todo es que los tribunales de Ohio decidieron que el condado tomara la custodia permanente de Easton, haciéndolo adoptable. Al igual que esa primera y fatídica noche, Eric y LeAnne no dudaron.

Justo antes de su tercer cumpleaños, adoptaron a Easton, “un niño que Dios sabía que necesitábamos”, dijo LeAnne.

Easton todavía tiene dificultades por delante, pero su familia y sus médicos creen en él.

“Todos han compartido con nosotros que nunca imaginaron que estaría en el punto en el que está hoy”, dijo LeAnne. “Ha superado con creces sus expectativas. El amor y la nutrición pueden cambiar una vida”.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


Descubre

Cómo el comunismo destruye a la familia

TE RECOMENDAMOS