Bebé deja de respirar tras viajar 2 horas en el asiento del auto. Ahora mamá advierte a los padres

Por Louise Bevan
16 de Septiembre de 2019 Actualizado: 16 de Septiembre de 2019

Una madre, guiada por una experiencia horripilante, quiere transmitir una advertencia a otros padres. Su bebita de 3 semanas dejó de respirar después de un viaje de dos horas en un asiento de auto para bebés.

Kirsti Clark, entonces de 28 años, y su esposo, Christopher Clark, entonces de 29, se dieron cuenta de que algo andaba mal cuando regresaron a casa después de una tarde de compras. Los labios de la bebé Harper se tornaron azules, su mandíbula se cerró y la espuma blanca comenzó a salir por su nariz y boca.

La pareja llevó a su bebita y a su hija de 3 años, Malena, directamente al hospital; Harper había sufrido una convulsión, y todo se debió a su asiento de seguridad para bebés.

Kirsti, de Falkirk, en Escocia, relató los terribles acontecimientos del 4 de abril de 2018. “Cuando llegamos a casa ya había pasado la hora de acostarse de Malena”, recuerda la mamá, “así que llevé a Harper adentro en su asiento del auto. Se quedó allí durante 15 minutos”, explicó Kirsti al Daily Mail, “mientras llevábamos a Malena a la cama”.

Christopher jugaba con la bebé sobre sus rodillas, pero al darse cuenta de que no estaba cómoda, la llevó a su colchoneta de juego. “Le dije que sus labios se veían azules”, recuerda Kirsti, “y luego me señaló lo rojas que estaban sus mejillas. De repente, esta espuma blanca empezó a salir por la nariz y la boca […] su mandíbula estaba cerrada”.

Kirsti insistió en que “no era como un ataque normal. Estaba arqueando la espalda”, dijo, “y balanceaba la cabeza hacia atrás”.

Casi histéricos, los Clark se dirigieron al hospital. “Grité: ‘Por favor, por favor, ayúdenla'”, dijo Kirsti. “Creo que asusté a la recepcionista”.

Los médicos resucitaron con éxito a la niña. “Me dejaron abrazarla antes de empezar a hacer pruebas para averiguar qué lo había causado”, recordó Kirsti. “Fue horrible; no se lo desearía a nadie”.

Después de su tarde de terapia de compras, el viaje de regreso a casa de los Clark se llevó aproximadamente una hora y 45 minutos. Harper pasó otros 15 minutos en su asiento de auto mientras sus padres acostaban a su hija de 3 años.

Después de las pruebas, Harper fue declarada sana. Su asiento de auto también se consideraba completamente seguro, así que, ¿qué había salido mal?

Un especialista informó a los Clark que el tiempo era esencial. Tan solo una hora en un asiento de seguridad tiene el potencial de causar privación de oxígeno en los bebés pequeños, apuntaron. Cuando Harper fue trasladada después de dos horas en el asiento de auto, el repentino aumento de oxígeno provocó un shock en su pequeño cuerpo, lo que le provocó una convulsión.

“Cuando el especialista nos dijo que era el asiento del auto, no podía creerlo”, dijo Kristi atónita al Daily Mail. “No podía entender por qué nadie nos lo había dicho”.

Bebé en silla de seguridad para auto
Imagen Ilustrativa. (PublicDomainPictures/Pixabay)

“Los médicos nos dijeron en el hospital que por lo general se trata de bebés prematuros”, continuó, “pero Harper es una bebé grande. Por eso sabíamos que teníamos que compartir lo que le pasó a Harper, porque los padres necesitan saberlo”.

American Academy of Pediatrics aconseja que mientras que los asientos de seguridad son una de las formas más efectivas de proteger a los bebés y a los niños pequeños de lesiones fatales, la postura erguida que se requiere para hacerlos efectivos puede comprimir parcialmente el pecho y reducir la capacidad de las vías respiratorias.

“Los dispositivos de seguridad”, aconsejan, “deben usarse solo como protección durante el viaje, y no como reemplazo de las cunas”.

Francine Bates, de The Lullaby Trust, una organización benéfica británica que financia la investigación sobre las causas de las muertes infantiles, expuso: “Lo ideal sería que un segundo adulto viajara en la parte trasera del coche con el bebé, y se debería usar un espejo para que el conductor pueda vigilar al bebé en todo momento”.

Si un bebé se desploma hacia adelante, explicó Francine, los padres deben detenerse de inmediato y retirar al bebé del asiento del automóvil para evitar la privación de oxígeno.

Desde el incidente, los Clark usan un monitor con clip para vigilar la respiración de Harper en su asiento de seguridad, como lo indica el  Mirror . “Observe a su bebé y conozca a su bebé”, dijo Kirsti, en un intento por evitar que otros padres experimenten el mismo horror que ella sufrió.

“Si algo no parece estar bien, llévalos directamente al hospital”.

Estos padres ahorraron mucho para darle este regalo a sus hijos…

Si esta conmovedora historia inspiró tu corazón, por favor, compártela. Apoya el periodismo independiente y ayúdanos a difundir las buenas noticias a todo mundo.

TE RECOMENDAMOS