Beijing expande constantemente su influencia mundial a expensas de EE.UU.: Informe

Por Frank Fang
22 de Junio de 2021
Actualizado: 22 de Junio de 2021

Los responsables políticos de Estados Unidos deberían colaborar con sus aliados, especialmente los del sudeste asiático, para contrarrestar el creciente peso geopolítico de Beijing, según un reciente informe.

El informe de 38 páginas, titulado “Competencia China-EE. UU.: Medición de la influencia global”, compara los factores cuantificables entre ambos países en las dimensiones económica, política y de seguridad. Estos factores incluían las cantidades de bienes comercializados y de armas transferidas, así como la pertenencia a organizaciones intergubernamentales compartidas. A continuación, se tabuló un índice para describir el grado de influencia de China y Estados Unidos sobre otros países en el periodo comprendido entre 1960 y 2020.

En 1992, Beijing tenía mayor influencia que Estados Unidos en 33 países, aún así este último influía en 160 países, según el informe. Luego, durante tres administraciones estadounidenses sucesivas —de los presidentes Bill Clinton, George W. Bush y Barack Obama— el número total de países abiertos a la influencia de Estados Unidos disminuyó, antes de que la tendencia de deslizamiento se invirtiera con el expresidente Donald Trump, a pesar de las bien publicitadas retiradas de Trump de una serie de organizaciones multilaterales.

El número de Estados Unidos cayó a 158 al final de la Administración Clinton en 2001. Ese número sufrió un importante descenso durante la Administración Bush, ya que 17 naciones se volvieron más susceptibles a la influencia de Beijing, lo que redujo el número de Estados Unidos a 141.

Solo cuatro países se volvieron más abiertos a la influencia de Beijing durante la administración de Obama, lo que elevó el total de Estados Unidos a 137. Sin embargo, la Administración Trump invirtió la tendencia a la baja, añadiendo tres países para que la esfera de influencia de Estados Unidos volviera a ser de 140. El informe, que fue una colaboración entre el think tank Atlantic Council, con sede en Washington, y la Universidad de Denver, no nombró a los tres países.

Durante el mismo periodo de tiempo, el régimen comunista chino vio crecer el número de países más susceptibles a su influencia de 33 en 1989 a 67 en 2012 bajo dos exlíderes chinos; Jiang Zemin y Hu Jintao. Desde 2012, el año en que el actual líder chino Xi Jinping asumió el poder, el recuento de la influencia de Beijing se estabilizó en 61 países a finales de 2020.

Aunque Estados Unidos ha mantenido una considerable ventaja en cuanto a influencia global en relación con China, el Partido Comunista Chino (PCCh) ha logrado avances significativos en muchas partes del mundo.

“Lo más notable es la erosión de la influencia de Estados Unidos en relación con la influencia de China en casi todas las regiones del mundo [para 2020]”, afirma el informe.

Y añadía: “La influencia china supera a la estadounidense en gran parte de África y el sudeste asiático y ha aumentado en los antiguos estados soviéticos. La influencia china también ha erosionado las ventajas de Estados Unidos en Sudamérica, Europa Occidental y Asia Oriental”.

Indonesia aparece como uno de los países que ahora está más abierto a la influencia de Beijing. Según el informe, el país del sudeste asiático favoreció a Estados Unidos desde 1960 hasta 2010, antes de que China se impusiera como país más influyente en 2011. Otros países fueron Pakistán, Ghana y Etiopía.

“En cada uno de estos lugares, las herramientas económicas del arte de gobernar de China han sido responsables de la mayoría de estos avances”, explica el informe.

La actual pandemia de COVID-19 causada por el virus del PCCh, comúnmente conocido como nuevo coronavirus, ha “acelerado aún más el ritmo de estas ganancias chinas, con socios nuevos y existentes que aumentan su dependencia de China”, según el informe.

Epoch Times Photo
Una trabajadora sanitaria administra la vacuna CoronaVac, desarrollada por la empresa china Sinovac, a una mujer de un grupo de riesgo en el campo de deportes de Saeng Thip en Bangkok, Tailandia, el 7 de abril de 2021. (Mladen Antonov/AFP vía Getty Images)

El régimen chino ha estado aprovechando su capacidad de fabricar suministros médicos, incluyendo mascarillas y vacunas, para la diplomacia, en un esfuerzo por ahogar las críticas internacionales sobre su pobre respuesta al comienzo de la pandemia, incluyendo su encubrimiento inicial y su continua falta de transparencia con las investigaciones.

Un informe reciente de la Federación Internacional de Periodistas mostraba que cuando los países recibían recursos necesarios contra con el COVID-19 por parte de China, los medios de comunicación del país publicaban artículos con una visión favorable del régimen chino.

El informe ofrecía varias recomendaciones para los responsables políticos de Estados Unidos, en particular, presionar para que Japón se convierta en miembro formal de la alianza de los “Cinco Ojos” y trabajar estrechamente con los miembros de la Asociación de Naciones de Asia Sudoriental (ASEAN).

“Promover la interdependencia dentro de la ASEAN, aumentando la capacidad de la región para contrarrestar la gran y creciente influencia china”, decía el informe.

Otras recomendaciones fueron negociar un acuerdo comercial preferencial entre Estados Unidos y la ASEAN y mantener los vínculos para la seguridad con Indonesia y Tailandia.

Siga a Frank en Twitter: @HwaiDer


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS