Beijing usa la pandemia para sondear el mar de la China Meridional

Por Austin Bay
09 de Abril de 2020
Actualizado: 09 de Abril de 2020

Comentario

Esta semana, el Pentágono reconoció que la pandemia de coronavirus, que el presidente Donald Trump ha llamado correctamente una plaga, ha afectado las operaciones militares de EE.UU.

La enfermedad definitivamente ha reducido la efectividad del combate del portaaviones de la Marina de EE.UU., el USS Theodore Roosevelt. El virus amenaza la vida del personal calificado del buque de guerra. Dado el entrenamiento y la experiencia requeridos para operar con éxito un portaaviones en tiempos de paz, pero sobre todo en tiempos de guerra, llevaría una década o más reemplazar a los marineros, pilotos y técnicos del gigante nuclear.

Gracias a Dios que no estamos en una guerra. Los almirantes saben que en interés de la seguridad a largo plazo, el transportista debe vencer la enfermedad durante las próximas semanas. El distanciamiento social y el tiempo en el que el barco está anclado hace que las operaciones sean lentas, de ahí la reducción en lo que los militares llaman “tempo”. Incluso si el barco permanece en el mar, sus capacidades disminuyen. Según un informe reciente, el transportista cursa una cuarentena en Guam por “un período indefinido”.

¿Podrían los adversarios afectados por el virus COVID-19 centrarse en curarse durante la pandemia?

Por desgracia, esa no es la naturaleza de la guerra, o “guerra de la zona gris” acogida por la China comunista. La plaga COVID-19 comenzó en la ciudad de Wuhan, China (provincia de Hubei). A pesar de que la campaña de propaganda de Beijing niegue su origen, eso es un hecho.

El 6 de abril, el gobierno de Estados Unidos advirtió a China que resista la tentación de explotar el enfoque global que hay en el “virus chino” para obtener ganancias geopolíticas en el Mar del Sur de China, o SCS.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


El evento precipitante fue una afirmación de Vietnam de que un barco de la guardia costera china hundió a un barco pesquero vietnamita en el SCS. El barco de pesca es el titular pero no toda la historia. El Departamento de Estado de EE.UU. informa que desde enero, Beijing ha expandido las llamadas ‘estaciones de investigación’ y el despliegue de aviones militares en la zona marítima disputada de más de un millón de millas cuadradas, que se extienden desde la costa sur de China hasta Singapur y el Estrecho de Malaca.

La AFP citó a la portavoz del Departamento de Estado, Morgan Ortagus, diciendo: “Este incidente es el último de una larga serie de acciones de la RPC (República Popular China) para hacer valer reclamos marítimos ilegales y perjudicar a sus vecinos del sudeste asiático en el Mar del Sur de China”.

Una larga cadena de hecho. Los enfrentamientos en el SCS a causa de las islas y los derechos de pesca se han producido desde la década de 1970.

Sin embargo, la agresiva expansión territorial china en el área comenzó a principios de la década de 1990. Beijing impulsó diplomáticamente su política de expansión del territorio en un marco de luchas bilaterales sobre islotes y arrecifes entre China y sus vecinos del sudeste asiático.

Pero esta pelea no es una disputa local. La zona marítima de SCS tiene importancia mundial. Un estimado de USD 5 billones por año en comercio (bienes y recursos) transita por el SCS.

En 2016, el tribunal de arbitraje internacional de La Haya apoyó la acusación de Filipinas de que China se había inmiscuido en territorio filipino al apoderarse de elementos del mar e islotes y al llevar a cabo operaciones de pesca ilegales. China ignoró el veredicto de la corte. El tribunal se basó sustancialmente en la Convención de las Naciones Unidas sobre el Tratado del Derecho del Mar, que China había firmado.

Beijing infringió el derecho internacional y hasta ahora se ha salido con la suya.

Hay que llamar a esta guerra como es: Una “guerra de zona gris” china que tiene el objetivo de extender el control de Beijing en el área sin provocar una guerra caliente con Estados Unidos. China invade el SCS con barcazas de construcción y equipos de perforación, que construyen islas artificiales. Enjambres de barcos pesqueros y barcos de la Guardia Costera china siguen las barcazas. Beijing entonces emplea la propaganda, el crimen, las operaciones de influencia encubiertas, los agitadores políticos y el soborno a la antigua para asegurar sus ganancias.

La dictadura comunista de China emplea todas estas técnicas.

Ahora explota una plaga que generó para obtener una ventaja geopolítica en el Mar del Sur de China.

Austin Bay es coronel (retirado) de la Reserva del Ejército de EE.UU., autor, columnista y profesor de estrategia y teoría estratégica en la Universidad de Texas. Su último libro es “Cocktails from Hell: Five Wars Shaping the 21st Century”.

Las opiniones expresadas en este artículo son las opiniones del autor y no reflejan necesariamente las opiniones de The Epoch Times.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación

La cronología del encubrimiento del COVID-19 por el régimen chino

 

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS