Beijing y gobierno de Hong Kong desestiman inminentes sanciones de Trump por la Ley de Seguridad

Por Frank Fang
31 de Mayo de 2020
Actualizado: 31 de Mayo de 2020

Los funcionarios de Hong Kong y China recurrieron a una retórica enérgica contra la administración Trump en respuesta a las decisiones del presidente anunciadas el viernes sobre los cambios en las relaciones con la antigua colonia británica.

Las decisiones de Trump surgieron después de que Beijing adoptara el jueves una ley de seguridad nacional para Hong Kong que otorgaría al aparato de seguridad de Beijing la capacidad de operar en la ciudad. Las medidas anunciadas por Trump incluyen la revocación del estatus comercial especial de Hong Kong con Estados Unidos y la imposición de sanciones a funcionarios de Hong Kong y chinos responsables de estar “directa o indirectamente involucrados en la erosión de la autonomía de Hong Kong”.

En una declaración publicada el sábado por la noche, el gobierno de Hong Kong dijo que Trump y su administración “siguen difamando y demonizando” los derechos de Beijing para “salvaguardar la seguridad nacional” en la ciudad.

La declaración también acusó a Trump de ignorar “los hechos concretos” cuando el presidente dijo el viernes que “China sustituyó su fórmula prometida de ‘un país, dos sistemas’ por ‘un país, un sistema'”.

Antes del comentario del viernes de Trump sobre el modelo político de Hong Kong –según el cual, Beijing prometió mantener la autonomía de Hong Kong luego de que Gran Bretaña devolviera la soberanía de la ciudad a China en 1997– legisladores y activistas prodemocracia también expresaron que con la aprobación de la ley de seguridad, el modelo de “un país, dos sistemas” se había acabado.

Respuesta del gobierno de Hong Kong y Beijing

El gobierno de Hong Kong defendió la decisión de Beijing de aplicar la ley de seguridad, dejando de lado las preocupaciones sobre cómo la decisión de EE. UU. podría impactar a la economía de la ciudad.

“No nos preocupan excesivamente tales amenazas [de Estados Unidos]”, dijo el gobierno de Hong Kong, dado que su comercio con Estados Unidos representaba un pequeño porcentaje del total de sus intercambios comerciales.

Dos funcionarios de Hong Kong, la secretaria de Justicia Teresa Cheng y el secretario de Asuntos Constitucionales y del Continente Erick Tsang, menospreciaron la posibilidad de ser nombrados en las sanciones estadounidenses, al hablar con la prensa local.

El periódico estatal chino El Diario del Pueblo acusó a Estados Unidos en un editorial del 31 de mayo de “estigmatizar y demonizar” la “legitimidad” de la ley de seguridad nacional de China sobre Hong Kong.

En un artículo de opinión publicado ese mismo día, afirmó que Estados Unidos estaba jugando al “hegemonismo” de manera “desvergonzada” con sus propuestas de sanciones.

Un día antes, el medio estatal chino Global Times, de tendencia extremista, criticó a Trump por “el bullying y la grosera interferencia en los asuntos internos de China”, añadiendo que China respondería con “firmes contramedidas”.

Reacciónd de la oposición de Hong Kong y partidarios en EE. UU.

El anuncio de Trump del viernes fue bien recibido por los legisladores republicanos de Estados Unidos y los legisladores y activistas prodemocracia de Hong Kong.

“La agresión del Partido Comunista Chino en Hong Kong les ha quitado su autonomía y ha violado los términos del tratado chino-británico. Siempre estaremos con el pueblo de Hong Kong, amante de la libertad, y a favor de nuestros valores democráticos compartidos”, dijo el representante Michael McCaul (R-Texas), líder republicano de la Comisión de Asuntos Exteriores, en un comunicado de prensa.

“Los funcionarios del Partido Comunista Chino responsables de estos abusos de los derechos humanos deben rendir cuentas”, añadió.

El senador Marco Rubio (R-Fla.) aplaudió la decisión de Trump de “presionar a Beijing para que cumpla su compromiso con los hongkoneses y sus libertades”, a través de otro comunicado.

“Ya que Beijing una vez más socava la democracia, no podemos dejar que se beneficien de violar la Declaración Conjunta y que traten de aplastar el espíritu del pueblo de Hong Kong”, señaló Rubio.

El domingo, Ted Hui, un legislador del Partido Democrático de Hong Kong, dijo al medio local RTHK que los manifestantes locales no deben renunciar a su lucha por la libertad y la democracia.

Tres miembros del partido prodemocracia de Hong Kong Demosistō –Agnes Chow, Nathan Law, y el secretario general Joshua Wong– ofrecieron una conferencia de prensa el sábado, donde dijeron que agradecían las decisiones de Trump.

(I-D) Joshua Wong, Nathan Law y Agnes Chow del partido local pro-democracia Demosistō, celebran una conferencia de prensa en Hong Kong el 30 de mayo de 2020. (Xiao Long/The Epoch Times)

Law, un exlegislador local, dijo que Trump tenía toda la razón al afirmar que “un país, un sistema” es la realidad actual de Hong Kong. Añadió que se necesitarán continuas protestas, presión internacional y esfuerzos continuos por parte de los legisladores prodemocracia para obligar a Beijing a retirar la ley de seguridad y responder a las cinco demandas de los manifestantes, como el sufragio universal y una investigación independiente sobre los casos de violencia policial. Dichas demandas surgieron durante las protestas masivas desencadenadas por un controvertido proyecto de ley de extradición del año pasado.

Wong, la figura emblemática del Movimiento de los Paraguas de 2014, dijo que el anuncio de Trump era el símbolo de una nueva era en la relación entre Estados Unidos y Hong Kong, resultado de las protestas incesantes de los hongkoneses desde junio pasado.

“También alentamos a más alianzas internacionales para que se pongan de pie con Hong Kong. Las acciones hablan más fuerte que las palabras. Además de emitir declaraciones para oponerse a la ley de seguridad nacional, lo más importante es también mejorar los diferentes tipos de herramientas para presionar a Beijing”, añadió Wong.

El Instituto de Investigación de la Opinión Pública de Hong Kong (HKPORI) celebró una conferencia de prensa el viernes donde dio a conocer los resultados de una encuesta online que consultó a 10,996 personas entre el 25 y el 28 de mayo.

De las 9477 personas que se identificaron como partidarios del campo local prodemocracia, el 96 por ciento dijo que se oponían a la ley de seguridad nacional.

Mientras tanto, el 29 por ciento de los encuestados que se identificaron como no partidarios del campo prodemocracia también dijeron que se oponían a la ley de seguridad, y el 9 por ciento se declararon neutrales.

La organización Hong Kong Democracy Council (HKDC), con sede en Washington, dirigida predominantemente por hongkoneses en Estados Unidos, acogió con satisfacción las decisiones de Trump en una declaración el viernes.

“Esperamos que también solidifique una alianza global de defensa para Hong Kong”, declaró el HKDC.

“Si Beijing persiste en asfixiar a Hong Kong, el camino en el que estamos ahora lleva a ‘perder-perder-perder’ para China, Hong Kong, Estados Unidos y el mundo”.

Con información de la edición de Epoch Times en Hong Kong.

Siga a Frank en Twitter: @HwaiDer


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


Video relacionado

¿Terminará Hong Kong como la Plaza Tiananmen?

 

TE RECOMENDAMOS