Beneficios poco conocidos de la sopa miso japonesa para la salud

Por Cheryl Ng y Emma Yu
11 de Noviembre de 2022 7:35 PM Actualizado: 11 de Noviembre de 2022 7:35 PM

Cuando la gente trata de entender los muchos misterios de la salud humana, también merece la pena explorar la sabiduría transmitida por las tradiciones históricas y culturales.

Las diferentes culturas tienen su propia comprensión de la salud, que a menudo se pasa por alto, mientras que muchas cosas se han perdido poco a poco con el paso del tiempo; entre ellas, los beneficios para la salud del miso japonés.

El miso contiene probióticos, que ayudan a fortalecer el sistema inmunológico, y ahora las investigaciones muestran incluso que puede proporcionar cierta protección contra la radiación.

La sopa miso es cotidiana en Japón. El miso constituye un probiótico que puede ayudar a la digestión, y también fortalece el sistema inmunológico. Es justo decir que es bueno para el bienestar general de nuestro cuerpo.

Combatir los efectos nocivos de la radiación

Además de los beneficios mencionados anteriormente, el miso tiene otro beneficio para la salud desconocido para la mayoría de la gente: tiene la capacidad de ayudar al cuerpo a combatir los efectos nocivos de la radiación.

¿Cómo se descubrió esto? Se remonta a cuando Estados Unidos lanzó una bomba atómica sobre Nagasaki durante la Segunda Guerra Mundial. En aquella época había un médico llamado Tatsuichiro Akizuki que trabajaba en un hospital a menos de una milla del lugar de la explosión y ayudaba a los que sufrían la radiación nuclear. El Dr. Akizuki vio que el hospital almacenaba mucho miso, salsa de soja, arroz integral y algas, así que preparó una sopa para sus colegas y, sorprendentemente, ninguno de ellos pareció sufrir la radiación.

El Dr. Akizuki escribió sobre esas experiencias en su libro “El bombardeo nuclear de Nagasaki”, que posteriormente fue traducido al inglés.

Durante la catástrofe de Chernóbil, en Ucrania, el 26 de abril de 1986, muchos europeos consumieron sopa miso como medida preventiva contra las enfermedades causadas por la radiación, y la exportación de miso desde Japón aumentó constantemente.

Un cartel advierte de la contaminación por radiación cerca de los antiguos edificios de apartamentos en Pripyat, cerca de Chernóbil, Ucrania, el 9 de abril de 2016. (Sean Gallup/Getty Images)

Inspirado en lo que descubrió el doctor Akizuki, el doctor Atsumitsu Watanabe, investigador en ciencias médicas del Instituto de Radiobiología y Medicina de la Universidad de Hiroshima, publicó en 2013 un estudio experimental en la Revista de Patología Toxicológica, en la que se demostraba la eficacia del miso como medida preventiva contra la radiación dañina.

En el experimento, tres grupos de ratones fueron alimentados con miso, sal gema con la misma concentración de sal que el miso y pienso normal durante una semana antes de ser expuestos a la radiación.

Se comprobó que el número de nuevas criptas intestinales en los ratones con dieta de miso aumentaba significativamente tras la exposición a la radiación, por lo que se concluyó que el miso ayudaba a proteger contra los daños de la radiación. El mismo fenómeno no se produjo en los dos grupos de ratones alimentados con sal y pienso normal, lo que significaba que no había protección contra la radiación.

Fermentación del miso

Otro estudio también descubrió que el periodo de fermentación del miso también juega un papel importante. El estudio demostró que cuanto más largo es el periodo de fermentación, mayor es el efecto protector contra la radiación.

Se necesitan al menos 180 días de fermentación, y el miso debe consumirse antes de la exposición a la radiación, como por ejemplo antes de ir al hospital para una radiografía o una tomografía, para ayudar a reducir los daños de la radiación.

Sin embargo, el efecto del miso varía en función del nivel de exposición a la radiación. Además, el Dr. Watanabe ha descubierto en otros experimentos que el miso también puede ayudar a prevenir el cáncer de estómago, de colon, de hígado y de mama, entre otros.

Entonces, ¿por qué el miso es capaz de proteger nuestro cuerpo de la radiación? Algunos estudios sugieren que el miso contiene un alcaloide llamado ácido dipicolínico, que ayuda a desintoxicar el organismo y a facilitar la eliminación de los metales pesados del cuerpo.

Aumentar los niveles de serotonina

El miso contiene aminoácidos esenciales y vitaminas que pueden reforzar el sistema inmunitario, facilitar la digestión y promover la secreción de serotonina, también conocida como la “hormona de la felicidad”.

Aproximadamente el 90 por ciento de la serotonina total del cuerpo se encuentra en los cromóforos del tracto gastrointestinal y se utiliza para regular la motilidad gastrointestinal.

El resto de la serotonina se encuentra en el sistema nervioso central y puede ser creada por las neuronas, que tienen funciones como la regulación del estado de ánimo, el apetito y el sueño. La serotonina también afecta a algunas de nuestras funciones cognitivas, como la memoria y el aprendizaje.

La serotonina es un neurotransmisor del cerebro que está asociado a nuestra concentración, estado de ánimo y equilibrio autonómico. Si los niveles de serotonina son demasiado bajos, se corre el riesgo de perder la memoria, sufrir depresión, insomnio, dolores de cabeza, dificultades de concentración y depresión.

El miso es capaz de elevar los niveles de serotonina en nuestro cuerpo, lo que significa que puede prevenir y mejorar dichos síntomas. El miso también es rico en aminoácidos que ayudan a proteger la piel, el cabello, los órganos, los músculos, los huesos, la sangre y, esencialmente, todo nuestro cuerpo.

La pasta de sésamo y la pasta de miso se venden en el mercado agrícola de la UNU en Omotesando, Tokio. (Won Xue Li/Epoch Times)

Los orígenes del miso

El miso se originó en China y se introdujo por primera vez en Japón hace más de 1200 años, durante la dinastía Tang (618-907 d.C.) en China.

Monjes y eruditos viajaron a Japón en esa época y llevaron el miso a los nobles y a la realeza japonesa y también lo sirvieron en los templos. En aquella época, el miso se encontraba en estado seco, como una roca.

Más tarde, los monjes de los templos lo machacaban y le añadían agua para convertir el miso en una salsa sazonadora. Poco a poco, durante el periodo Edo, bajo el shogunato Tokugawa, entre los siglos XV y XIX, los samuráis desarrollaron la costumbre de tomar sopa miso en casa.

Durante el periodo Sengoku de Japón, hace unos 500 años, la sopa miso era una importante fuente de nutrición para los soldados, y era muy valorada.

Sin embargo, aún no había llegado al pueblo llano hasta el posterior periodo Edo, cuando el “Honcho Shokkan”, o enciclopedia japonesa sobre medicina tradicional a base de hierbas, popularizó el conocimiento de las propiedades medicinales del miso y los métodos de cocción en los hogares japoneses comunes. Este libro también popularizó la creencia tradicional de que “la comida y la medicina comparten el mismo origen”.

Además, la gente del periodo Edo comenzó a aprender a comer para la salud, lo que dio lugar a un gran número de recetas para la salud y la belleza.

“Honcho Shokkan” afirmaba que la soja fermentada en el miso era la primera de todas las medicinas, ya que podía regular la sangre y el karma, calmando el estómago y los intestinos. También desintoxica el cuerpo, ayuda a la digestión y restaura la vitalidad.

Pasta de miso elaborada a partir de la fermentación de la soja. (Koshujang/Pixabay)

Elaboración del miso

Los ingredientes utilizados en la elaboración del miso son la soja, el arroz, el trigo, el arroz integral, la cebada o el garbanzo. Tradicionalmente, la soja se hierve y se frota antes de añadir sal gema, y después de frotarla bien, se añade arroz o monasco de trigo. Finalmente, el miso se deja en un barril de madera para que se selle y fermente.

El tiempo de fermentación varía entre varios meses y varios años. Una vez que el miso está bien fermentado, se elimina una capa de pasta de judías negras enmohecidas de la superficie para conseguir una textura de miso fragante y espeso.

Además, los productos de soja fermentada incluyen el miso, el natto, el tempeh y el tamari, que es la salsa de soja fácilmente digerible que se produce durante el proceso de elaboración del miso.

Consejos de Cheryl para disfrutar de la sopa de miso

Añadir miso a nuestra dieta diaria es realmente bueno para nuestra salud. Yo suelo elegir miso orgánico de alta calidad, y si en la caja pone “Hecho en Japón”, suele ser una garantía de calidad. Hay dos tipos principales de miso, uno es rojo oscuro con un sabor más fuerte y salado. El otro es blanco, o amarillo claro, con un sabor más ligero y ligeramente dulce.

Lo más importante es recordar que el miso contiene muchos probióticos, y los probióticos son sensibles a las altas temperaturas. Por lo tanto, es importante asegurarse de no calentar el miso a más de 120°F, y más de 160°F puede destruir su valor nutricional por completo.

Normalmente, no se pone el miso directamente en la sopa, sino que se mezcla el miso por separado en una salsa y luego se añade la salsa a una sopa caliente de verduras o algas. Tras dejar reposar la sopa durante unos 10 minutos, estará lista para servir.

Tenga en cuenta que no debe añadir demasiada pasta de miso. Por lo general, solo se añade el miso suficiente para que la sopa tenga un olor ligero y fragante. Una forma aún más terapéutica de disfrutar del miso es, de hecho, sin ninguna sal.

Además, en los buenos restaurantes japoneses, la sopa miso suele servirse en un tazón con tapa, ya que así se conserva el sabor del miso, manteniendo su color y su olor fragante.

Además de la sopa miso, el miso también se puede utilizar para hacer aderezos para ensaladas. Uno de mis aderezos favoritos para ensaladas de miso es muy sencillo. Solo se necesita una cucharada de miso, una cucharadita de vinagre de sidra de manzana y la cantidad justa de agua para diluir el miso. Yo añadiría algunos aguacates y a veces higos frescos. La salinidad puede ajustarse añadiendo un poco de glutamato. El vinagre de sidra de manzana resalta el sabor salado del miso, además de la acidez. Puede ajustar las cantidades a su gusto. Recuerde también añadir aceite de oliva si el aliño de la ensalada es para verduras, igual que haría con un aliño de ensalada normal.

En cualquier caso, una vez dicho todo esto, le animo a ser más creativo a la hora de utilizar el miso en su dieta diaria.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.