Biden dependerá de las órdenes ejecutivas y funcionarios designados para impulsar agenda progresista

Por Mark Tapscott
20 de Enero de 2021
Actualizado: 21 de Enero de 2021

Análisis de noticia

Si bien el exvicepresidente Joe Biden asumió el cargo el 20 de enero como el 46º presidente de la nación y los demócratas controlan ambas cámaras del Congreso, eso no asegura que su agenda política navegue sin problemas, según expertos de ambos partidos políticos.

El problema de Biden son los números: su partido controla el Senado por un voto, el de la vicepresidenta Kamala Harris, pero solo cuando haya una división entre los 50 demócratas y los 50 republicanos de la cámara alta.

Eso significa que si, por ejemplo, el demócrata Joe Manchin de West Virginia va contra la corriente de sus colegas partidistas, no se convocará a Harris para romper un empate sobre el tema en cuestión.

En la Cámara de Representantes, la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi (D-Calif.) preside una mayoría demócrata de solo 10 votos, pero, con tres vacantes aún por cubrir, la ventaja fácilmente podría deslizarse a un solo dígito.

Eso podría ser una mala noticia para las políticas socialistas demócratas favorecidas por los partidarios de extrema izquierda de Biden, como el senador Bernie Sanders (I-Vt.) y la representante Alexandria Ocasio-Cortez (D-N.Y.), que incluyen impuestos corporativos e individuales mucho más altos, el Green New Deal, la expansión del Obamacare, las políticas de inmigración de fronteras abiertas, un salario mínimo nacional de USD 15 o más, desfinanciar a la policía, matrícula universitaria gratuita y condonación de préstamos estudiantiles, y preescolar gratuito universal.

Eso también significa que Biden tendrá que depender de las órdenes ejecutivas (OE), en lugar de la acción legislativa, para convertir piezas clave de su agenda en una política federal.

Depender en las OE es exactamente lo que Maggie Thomas, la nominada de Biden para jefe de despacho de la Oficina de Política Climática Nacional de la Casa Blanca, está presuntamente alentando a que el presidente entrante haga en su primer día en el cargo.

Si Biden sigue el consejo de Thomas, esa OE del primer día creará “una iniciativa de justicia ambiental en todo el gobierno” que está diseñada para poner los problemas de justicia social de la izquierda al frente y al centro de la política ambiental.

También se puede esperar que Biden pase gran parte de sus primeros días en el cargo derogando las OE firmadas por su predecesor inmediato, el presidente Donald Trump, y restituyendo muchas del predecesor de Trump, el presidente Barack Obama.

Agenda legislativa

Pero para gran parte de la agenda de Biden, el Congreso no puede simplemente pasarse por alto, resultando que, según el estratega republicano Brian Darling, “la agenda legislativa del presidente Biden se retrasará un poco (…) Biden podrá hacer un poco a través de acciones ejecutivas, pero no tanto en el Congreso a menos que reclute a los republicanos para que apoyen los puntos de su agenda”.

Darling, quien ha trabajado en el Congreso y sus alrededores durante más de dos décadas, dijo: “Hay demócratas moderados en la Cámara y el Senado a quienes les gustan los cargos electos y no quieren arriesgarse a perder sus trabajos en 2022, por lo tanto, resistirán la elementos más extremos de la agenda de Biden”.

De manera similar, cuando The Epoch Times le preguntó al estratega de campaña demócrata Robin Biro qué le diría a Biden si fuera un estratega legislativo de la Casa Blanca, él dijo: “Lo que yo le diría es que hay más demócratas conservadores que republicanos liberales, y que debemos reconocer eso y, por lo tanto, ser bastante realistas sobre lo que estamos presentando ante el Congreso”.

Biro, quien vive en Atlanta y fue director político regional de la campaña del presidente Barack Obama en 2008, dijo que siente una renovación del sentido común en las decisiones de Biden de no levantar los aranceles del presidente Donald Trump a las importaciones chinas o derribar las 460 millas del nuevo muro que construyó en la frontera de Estados Unidos con México.

Al analizar las diversas propuestas de Biden, Biro dijo que “hay muchas cosas buenas aquí para los primeros 100 días, pero hay algunas cosas que van a ser poco probables para este gobierno dividido que tenemos”.

Kevin Chavous, otro estratega demócrata, le dijo a The Epoch Times que cree que Biden está bastante preparado para lidiar con un Congreso dividido equitativamente, habiendo estado allí una vez en tales condiciones.

“Él ha logrado un empate 50-50 en el Senado antes, cuando George W. Bush fue presidente, así que creo que él podrá hacer las cosas”, dijo Chavous. “Él sabe cómo hacer las conexiones para hacer las cosas”.

Chavous se refería a mayo de 2001, cuando el senador Jim Jeffords de Vermont dejó el Partido Republicano para convertirse en independiente y en un caucus con los demócratas, lo cual obligó a que se reemplace al senador Trent Lott (R-Miss.) por el senador Tom Daschle (D-S.D.) como líder de la mayoría del Senado. En ese momento, Biden había estado en el Senado desde que fue elegido por primera vez en noviembre de 1972.

Chavous también señaló que Biden se desempeñó continuamente allí como senador o en el papel de vicepresidente como presidente del Senado desde 1972 hasta 2017. Eso significa que Biden tiene más experiencia legislativa que cualquier ocupante anterior de la Oficina Oval y tal vez no debería ser subestimado en términos de su capacidad para obtener la aprobación del Congreso para propuestas controvertidas.

Aun así, Chavous espera que Biden ejerza toda la presión posible en sus primeros días en la Oficina Oval por el paquete de alivio del virus del PCCh de USD 1,9 billones, pero que retrase al menos por un tiempo un esfuerzo esperado para persuadir a los estadounidenses de que sigan usando mascarillas.

“Otro que definitivamente va a ser muy controvertido es el mandato de las mascarillas, que requiere que las personas las usen–no en todas partes, sino en edificios federales”, dijo Chavous, quien tiene su sede en la capital del país.

“Será una victoria si se reincorpora al acuerdo climático de París. Puede decir que lo hizo, y tal vez organizar una gran cumbre sobre el cambio climático”, dijo Chavous,“ demostrando que es una prioridad y que está tratando de tomar medidas para abordarlo”.

Pero Chavous cree que pasará cierto tiempo antes de que Biden impulse un paquete más completo de reformas similar al Green New Deal favorecido por los demócratas más izquierdistas como Ocasio-Cortez y el senador Ed Markey (D-Mass.).

“Creo que es algo que se retrasará, porque sus asesores le dirán que es algo que no necesita ser abordado de inmediato porque será muy controvertido”, dijo Chavous.

Nombramientos problemáticos

Mientras tanto, Pelosi podría estar preguntarse por qué, con una mayoría demócrata tan pequeña, Biden ha anunciado tres de sus cargos para nombramientos importantes en el poder ejecutivo.

Los tres incluyen a la representante Marcia Fudge (D-Ohio) para ser secretaria de Vivienda y Desarrollo Urbano, la representante Debra Haaland (D-N.M.) como secretaria del Interior y el representante Cedric Richmond (D-La.) para encabezar la Oficina de Participación Pública de la Casa Blanca.

Los nombramientos presidenciales ya están resultando problemáticos para Biden, especialmente con la posibilidad que surjan dificultades en el Congreso para asegurar la confirmación de sus principales nombramientos.

Todos los presidentes obtienen influencia en las batallas dentro del partido a través de su poder para hacer nombramientos, pero, con los candidatos cuestionables para lograr que el Congreso apoye los programas radicales de izquierda, la distribución de puestos en el gobierno será aún más vital para la capacidad de Biden de mantener en línea al ala progresista de su partido.

Pero hacerlo también trae consigo más que algunos dolores de cabeza y riesgos políticos, como con Kristen Clarke, la nominada de Biden para encabezar la División de Derechos Civiles del Departamento de Justicia.

Clarke, una defensora de la Teoría Crítica de la Raza (CRT)—la visión ideológica de que la sociedad y las instituciones estadounidenses son irremediablemente racistas—tiene un largo historial de declaraciones controvertidas basadas en la raza. Ella actualmente es presidenta del Comité de Abogados por los Derechos Civiles Bajo la Ley.

Incluso como estudiante en la Universidad de Harvard en 1994, las opiniones de Clarke sobre la raza y la sociedad estadounidense causaron controversia. En una carta que coescribió con otro estudiante al Harvard Crimson, Clarke afirmó que “la melanina otorga a los negros mayores habilidades mentales, físicas y espirituales, algo que no se puede medir con base en estándares eurocéntricos”.

Más recientemente, Clarke presuntamente describió al líder de la Nación del Islam, Louis Farrakhan, como la “CABRA” o “el más grande de todos los tiempos”, lo cual reavivó otro escándalo durante sus días como estudiante, su invitación a un orador antisemita mientras dirigía la Asociación de Estudiantes Negros.

Alejandro Mayorkas, elegido por Biden como secretario del Departamento de Seguridad Nacional (DHS), también trae equipaje de su pasado. Luego de dejar la administración de Obama en 2016, Mayorkas representó a múltiples clientes corporativos controvertidos mientras era socio del bufete de abogados Wilmer Cutler Pickering Hale and Dorr.

Uno de ellos, Mission Support Alliance, fue acusado en 2019 de pagar más de USD 1 millón en sobornos mientras buscaba un contrato con el Departamento de Energía.

Como director de la agencia de Servicios de Ciudadanía e Inmigración de EE. UU. (USCIS) en 2015, Mayorkas también fue objeto de fuertes críticas por parte del inspector general del DHS por ejercer una influencia indebida en nombre de demócratas influyentes como el entonces gobernador de Virginia, Terry McAuliffe.

Otro nombramiento de Biden también podría insinuar algo así como un problema político de objeción. La exjefa de comunicaciones de la Casa Blanca de Obama, Anita Dunn, se vio obligada a dejar ese cargo en 2009 cuando se supo que una vez había llamado a Mao Zedong uno de sus “dos filósofos políticos favoritos”.

Pero más recientemente, Dunn fue una asesora clave de relaciones públicas de control de daños del asediado magnate de Hollywood Harvey Weinstein antes de su juicio el año pasado por cargos de violación. Weinstein, un antiguo donante de alto valor para los demócratas, fue declarado culpable y sentenciado a 23 años de prisión.

A Dunn no le pagaron por su asesoría a Weinstein, según SKDKnickerbocker, la empresa de comunicaciones y cabildeo de la que era cofundadora.

Políticas costosas

Independientemente de los obstáculos que pueda encontrar Biden por parte del Congreso, dos veteranos de la comunidad conservadora de defensa de políticas dijeron a The Epoch Times que esperan que la nueva administración impulse políticas y programas progresistas de costo y amplitud inéditos.

“La administración entrante de Biden podría ser una de las administraciones más progresistas en la historia del país”, dijo David Williams, presidente de Taxpayers Protection Alliance.

“En particular, aumentar la tasa impositiva corporativa e instituir un salario mínimo nacional de USD 15 por hora debilitaría la economía y sería desastroso para los contribuyentes, las empresas y los consumidores”, dijo Williams.

“Otra área de preocupación es lo que podría suceder en las agencias individuales donde las regulaciones excesivas podrían regresar, paralizando aún más la economía”.

En otras palabras, dijo Williams, “serán cuatro años muy difíciles si Biden avanza con una agenda progresista. El déficit y la deuda continuarán disparándose y Estados Unidos perderá su competitividad global. Puede ser que las personas no huyan del país, pero las empresas y el capital seguramente lo harán”.

Tom Schatz, quien ha dirigido Citizens Against Government Waste (CAGW) como su presidente desde 1992, dijo a The Epoch Times que él cree que “la agenda radical de extrema izquierda de la administración Biden resultará en el gobierno más grande e intrusivo de la historia. La recuperación económica por la pandemia [del virus del PCCh] tomará más tiempo de lo esperado debido a impuestos más altos, mayores regulaciones, y mayores costos en hacer negocios”.

Schatz también estima que algunas de las propuestas de Biden, “como un salario mínimo de USD 15, perjudiquen de manera desproporcionada a las personas a las que la administración supuestamente quiere ayudar más. Por ejemplo, los restaurantes, si es que aún siguen operando, se ven obligados en la mayoría de los estados a operar al 50 por ciento de su capacidad. Ellos apenas pueden pagar el alquiler, y mucho menos contratar trabajadores con salarios más altos de los que pagaban antes de la pandemia”.

La conclusión, según Schatz, es que Biden, como tantos otros funcionarios electos en Washington, cree que “la solución de los problemas solo se puede lograr gastando dinero y promulgando regulaciones, porque de lo contrario no ellos tendrían nada más que hacer”.

“Si un programa o regulación existente es ineficaz, ineficiente y redundante, en lugar de hacer que funcionen mejor, ellos simplemente crean un nuevo programa, que cuesta dinero pero no resuelve nada. Y la administración Biden hará todo eso bastante bien”.

Schatz también espera que Biden respalde los esfuerzos del Congreso demócrata para recuperar los fondos designados, la costosa práctica de designar fondos federales para proyectos que benefician a la familia, amigos, donantes de campañas, o exempleados de un miembro.

En sus últimos dos años como senador, Biden buscó 140 fondos designados por un costo de USD 226.7 millones, según Schatz, quien dijo que los datos no estaban disponibles para los años anteriores.

Puede contactar a Mark Tapscott en Mark.Tapscott@epochtimes.com

Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí

A continuación

Pompeo: El Partido Comunista Chino está “dentro de casa” | American Thought Leaders

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS