Biden indeciso sobre legalización de la marihuana, cita preocupación como “droga de entrada””

Por Tom Ozimek
18 de Noviembre de 2019 Actualizado: 18 de Noviembre de 2019

El exvicepresidente Joe Biden dijo que si es elegido presidente, no legalizará la marihuana a nivel federal, citando sus dudas sobre si la sustancia funciona como una “droga de entrada”.

En un discurso pronunciado en el ayuntamiento de Las Vegas el 16 de noviembre, el candidato presidencial demócrata para 2020 dijo que si Estados Unidos se dispusiera a legalizara el cannabis a nivel nacional, necesitaría ver más pruebas relacionadas con su condición de droga de entrada, y agregó que la cuestión aún está pendiente de debate.

“La verdad del asunto es que no ha habido suficiente evidencia que haya sido adquirida o no como una droga de entrada”, dijo Biden. “Es un debate, y quiero mucho más [sic] antes de legalizarla a nivel nacional. Quiero asegurarme de que sabemos mucho más sobre la ciencia que hay detrás”.

Biden señaló que aunque no legalizaría inmediatamente la marihuana a nivel nacional, piensa que “los estados deberían ser capaces de hacer un juicio para legalizar la marihuana”.

“Creo que está bien”, dijo.

Se necesitaría más investigación para determinar el destino de la droga a nivel federal, para asegurar que su uso no conduzca al uso de otras sustancias más dañinas, agregó Biden.

“No es irracional hacer más investigación científica para determinar, lo que no hemos hecho suficiente: si hay o no cuestiones que se relacionan con si es o no una droga de entrada”, señaló Biden.

Los recientes comentarios del candidato son consistentes con sus líneas anteriores con respecto a la droga. Desde hace mucho tiempo ha apoyado la legislación que se opone a su legalización. Estaba respondiendo a una pregunta de un votante sobre si su postura respecto a la marihuana ha cambiado.

“No, no ha cambiado”, respondió Biden.

Cuando Biden fue vicepresidente en 2010, dijo: “Sigo creyendo que es una droga de entrada. He pasado gran parte de mi vida como presidente del Comité Judicial ocupándome de esto. Creo que sería un error legalizarla”.

Sin embargo, este año Biden cambió la clasificación de la marihuana bajo la ley federal, cambiándola del Anexo I (la categoría más restrictiva) al Anexo II, y apoyando la despenalización de su posesión.

La posesión de marihuana “no debería ser un crimen”, dijo al ayuntamiento de Las Vegas.

“Debe ser así, en la medida en que exista, y cualquier persona que haya sido condenada por su uso y encarcelada, debe ser liberada de inmediato, sus antecedentes deben ser eliminados de inmediato”, dijo Biden.

“Debería ser una pena civil en la medida en que existe en estados que no eligen legalizar… Pero nadie debería ir a la cárcel por ello, punto”.

Sin embargo, comentó a los participantes que estaría dispuesto a presionar para que se legalice la marihuana medicinal.

“Pero la legalización de la marihuana para uso recreativo de hecho es algo [de lo] que necesito más datos para poder hacer ese juicio”, agregó.

Los comentarios de Biden llegan pocos días después de que una nueva encuesta revelara que el apoyo a la legalización de la marihuana en Estados Unidos ha aumentado este año, con dos tercios de los estadounidenses apoyando la medida.

La investigación de Pew Research Fact Tank entrevistó a unos 9900 adultos entre el 3 y el 15 de septiembre, y encontró que el 67 por ciento de los encuestados estaba a favor de su legalización, un 5 por ciento más que en la encuesta del año pasado.

Preocupaciones de salud respecto a la marihuana

El psicólogo clínico Jonathan Stea dijo a La Gran Época en febrero que en sus 10 años de tratar a pacientes con trastorno por uso de marihuana, ha visto “una minoría sustancial de personas que son adictas al cannabis”.

Aunque la adicción al cannabis no tiene síntomas tan graves como la heroína, el fentanilo o la cocaína, dijo, puede sin embargo, ser muy perjudicial.

También señaló que la adicción a la marihuana puede ser minimizada o pasada por alto en la sociedad.

“Creo que hay confusión entre algunas personas con lo que realmente significa la adicción, [con] lo que parece y especialmente cómo se ve la adicción al cannabis versus, digamos, la adicción a la heroína”.

Dijo que algunos de los síntomas adictivos que los usuarios de marihuana pueden experimentar incluyen antojos, una sensación de pérdida de control, uso compulsivo, consecuencias negativas, comportamientos habituales y deterioro funcional.

Stea dijo que la evidencia de la adicción al cannabis también se puede ver [reflejada] en los síntomas de abstinencia  de aquellos que dejan de fumar, como la pérdida de apetito, la alteración de los patrones de sueño, la irritabilidad, la depresión y la ansiedad. Esto disipa el mito de que el cannabis solo es psicológicamente adictivo, dijo.

Sin embargo, las organizaciones nacionales, como el Instituto de Medicina, todavía no han encontrado pruebas suficientes para sugerir que el consumo de cannabis conduzca al consumo de sustancias más nocivas.

Un informe de 1999 decía que la marihuana “típicamente precede a la iniciación de otro consumo de drogas ilícitas, en lugar de seguirla”, pero “no parece ser una droga de entrada en la medida en que sea la causa o incluso el predictor más significativo de un abuso grave de drogas; es decir, hay que tener cuidado de no atribuir la causa a la asociación”.

El Comité Judicial de la Cámara de Representantes votará esta semana un proyecto de ley para legalizar la marihuana a nivel federal, según fuentes, informó Forbes.

Tom Ozimek colaboró en la elaboración de este informe.

*****

A continuación

¿Qué es el comunismo y cuál es su objetivo?

 

TE RECOMENDAMOS