Biden pide tasa de impuestos mínima global para apuntar a empresas de EE.UU. en paraísos fiscales

Por Tom Ozimek
08 de Abril de 2021
Actualizado: 08 de Abril de 2021

El presidente Joe Biden dijo el miércoles que impulsará la adopción de una tasa de impuestos de empresas mínima global para reducir las oportunidades de arbitraje fiscal de las empresas estadounidenses que reducen su presión fiscal en Estados Unidos trasladando sus beneficios a paraísos fiscales con tasas bajas de impuestos.

“También he propuesto un impuesto mínimo mundial, que se está proponiendo en todo el mundo para las empresas estadounidenses, del 21 por ciento”, dijo Biden en una rueda de prensa en la Casa Blanca.

“Significa que las empresas no van a poder ocultar sus ingresos en lugares como las Islas Caimán y las Bermudas, en paraísos fiscales”, añadió el presidente.

Esto se produce después de que la secretaria del Tesoro, Janet Yellen, instara el lunes a la adopción de dicho impuesto, que se basaría en la negociación de un tipo mínimo global del impuesto de sociedades del 21% con las principales economías.

janet yellen
La secretaria del Tesoro, Janet Yellen, habla durante un evento virtual en Washington el 5 de febrero de 2021. (Drew Angerer/Getty Images)

Citando una “carrera a la baja de 30 años” en la que los países han recortado los tipos impositivos de las empresas en un esfuerzo por atraer a las empresas multinacionales, Yellen dijo que la Administración Biden trabajaría con otras economías avanzadas del Grupo de los 20 (G-20) para establecer un mínimo.

“Es importante trabajar con otros países para acabar con las presiones de la competencia fiscal y la erosión de la base imponible de las empresas”, dijo Yellen.

El senador Pat Toomey (R-Penn.) dijo que es poco probable que la propuesta de Yellen de un tipo mínimo global del impuesto de empresas avance mucho en el extranjero. También dijo que los republicanos deberían revertir cualquier incremento del impuesto de empresas si recuperan la mayoría en el Congreso en las próximas elecciones.

“Alerta de spoiler: este esfuerzo probablemente fracasará e incluso si hay algún tipo de acuerdo, no será vinculante porque no es un tratado”, dijo Toomey.

Biden se enfrenta a una fuerte oposición por parte de los republicanos, las grandes empresas e incluso algunos miembros de su propio Partido Demócrata a algunos elementos de su propuesta fiscal.

Aunque las negociaciones sobre un acuerdo internacional sobre las tasas mínimas de impuestos corporativos llevan años en marcha, el 7 de abril cobraron impulso después de que los jefes de finanzas del G-20 se reunieran virtualmente el miércoles y se comprometieran a alcanzar un consenso sobre las nuevas normas para mediados de año, como parte de una revisión más amplia de la forma en que se cobran los impuestos a las empresas internacionales.

La Administración de Biden está buscando la cooperación internacional sobre el tipo mínimo del impuesto de sociedades a nivel mundial en un esfuerzo por compensar, al menos parcialmente, cualquier desventaja que pueda surgir de la propuesta de la Administración de elevar la tasa tributaria del impuesto de empresas estadounidenses al 28%. La medida se considera clave para financiar la propuesta de infraestructuras de la Administración Biden, de 2.3 billones de dólares.

El lunes, Biden dijo que no le preocupa “en absoluto” que un tipo impositivo más alto para las empresas pueda provocar que algunas compañías estadounidenses se trasladen al extranjero, aunque el impuesto mínimo global propuesto para las empresas pretende evitar que eso ocurra.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, habla sobre la prevención de la violencia con armas de fuego en el Jardín de las Rosas de la Casa Blanca en Washington, DC, el 8 de abril de 2021.(BRENDAN SMIALOWSKI/AFP vía Getty Images)

Biden ha criticado duramente a las grandes empresas por no pagar “ni un centavo” en impuestos de sociedades en los últimos años. Decenas de grandes corporaciones estadounidenses utilizan complejas estrategias fiscales para reducir a cero sus obligaciones fiscales federales.

“La planificación fiscal siempre va a estar presente mientras haya diferencias en las leyes fiscales de los distintos países”, dijo Kyle Pomerleau, investigador residente del American Enterprise Institute, a Bloomberg. “Las empresas se van a aprovechar de eso”.

En una medida separada pero relacionada, el plan de impuestos “Made in America” propuesto por Biden modificaría las disposiciones fiscales internacionales de la versión de la Ley de Empleos y Reducción de Impuestos (“TCJA” por sus siglas en inglés) de 2017 de un impuesto mínimo global, el impuesto sobre la renta global intangible de impuestos bajos (GILTI, por sus siglas en inglés) del 10.5 por ciento, elevando esa tasa al 21 por ciento y aplicándola país por país.

Con el fin de frenar el traslado de beneficios a los paraísos fiscales, el plan también sustituiría un impuesto mínimo independiente del 10%, denominado régimen de Renta Intangible Derivada del Extranjero (FDII), por un nuevo sistema, también del 21%.

El plan también derogaría el Impuesto sobre la Erosión de la Base Imponible y Antiabusos (BEAT) y lo sustituiría por un nuevo marco denominado SHIELD (Detener las inversiones perjudiciales y acabar con los desarrollos con cargas tributarias bajas), en un nuevo intento de contrarrestar la transferencia de ganancias de las empresas multinacionales con sede en el extranjero.

En total, las propuestas para modificar o revocar los regímenes fiscales internacionales que afectan a las corporaciones estadounidenses con operaciones de alcance global “traerían de vuelta a la base del impuesto de sociedades de Estados Unidos más de 2 billones de dólares en beneficios durante la próxima década”, según un informe del Tesoro (pdf) publicado el miércoles.

Mientras que la reforma fiscal de 2017 del presidente Donald Trump sí contaba con medidas para aumentar la recaudación de impuestos en Estados Unidos de las operaciones de las empresas en el extranjero, el plan de Biden adopta un enfoque más duro.

“Esto tiene como objetivo evitar que se juegue con el sistema completamente”, dijo Matthew Gardner, investigador principal del Instituto de Fiscalidad y Política Económica, en declaraciones a Bloomberg. “Parece que la fiesta se ha acabado”.

Con información de Reuters y The Associated Press.

Siga a Tom en Twitter: @OZImekTOM


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS