Biden vuelve a prorrogar la emergencia de salud pública COVID-19

Biden concede a la inflación una prórroga de 90 días
Por Antonio Graceffo
01 de Agosto de 2022 7:56 PM Actualizado: 01 de Agosto de 2022 7:56 PM

Opinión

La Administración Biden ha concedido una prórroga de 90 días para la emergencia de COVID-19, que iba a expirar el 15 de julio. Esto significa que el gasto público, que ya ha llevado la deuda a niveles casi récord, continuará.

Una prórroga de este estado de emergencia permite la distribución continua de vacunas no aprobadas, bajo autorización de uso de emergencia. Estos medicamentos, que todavía están disponibles de forma gratuita, representan el dinero de los contribuyentes estadounidenses y la deuda del gobierno que se utiliza para pagar miles de millones de dólares a las compañías farmacéuticas privadas. Hasta el momento, se han administrado 599 millones de dosis en EE. UU. a un costo de alrededor de USD 15 cada una, pagadas por el gobierno.

La prórroga significa que, en algunos estados, las familias de bajos ingresos pueden tener derecho a una ampliación de los cupones de alimentos y a la continuación de los cheques de estímulo. Continuarán numerosos programas de salud financiados por el gobierno federal y estatal. California, Colorado, Delaware, Georgia y otros 10 estados siguen enviando cheques. Otros programas prorrogados hasta septiembre incluyen el Pandemic EBT (P-EBT) y un aumento del 15 por ciento en los beneficios del Programa de Asistencia Nutricional Suplementaria (SNAP). SNAP ahora se puede usar para realizar compras en Internet, por lo que es aún más fácil gastar el dinero gratuito. Además, hay USD 1000 millones en asistencia nutricional para Samoa Americana, el Estado Libre Asociado de las Islas Marianas (CNMI) y Puerto Rico.

A fines de enero de 2020, el Secretario del Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS) declaró una emergencia de salud pública (PHE). Al año siguiente, se aprobó el Plan de Rescate de EE. UU. de USD 1.9 billones. Que incluía un Fondo de Asistencia para Propietarios de Vivienda de USD 10,000 millones y USD 350,000 millones de Fondos de Recuperación Fiscal Estatales y Locales para el Coronavirus. Los estados también pueden acceder a otros fondos para combatir la pandemia.

Prorrogar la pandemia extiende la deuda

El gasto de COVID-19 ha aumentado el endeudamiento del gobierno por encima del techo de deuda de 2020. El techo de deuda de Estados Unidos, o límite de deuda, es un límite en la cantidad de deuda nacional en la que puede incurrir una administración.

En diciembre de 2021, el Congreso elevó el techo de la deuda de EE. UU. en USD 2.5 billones para cubrir las operaciones del gobierno hasta después de las elecciones intermedias de otoño de 2022. Para aprobar el nuevo techo de la deuda, se tuvieron que cambiar las reglas, que requería una mayoría simple en lugar de 60 votos en el Senado, como había sido la regla anteriormente. Los demócratas votaron a favor del aumento del techo de la deuda. Los republicanos votaron en contra. Y la medida fue aprobada por una mayoría de 1 voto (con una división de 50 a 49).

En marzo de 2021, el déficit federal alcanzó los USD 660,000 millones y, en junio de 2022, la deuda pública de EE. UU. se situó en USD 30.57 billones. Para fin de año, se prevé que supere el 137 por ciento del producto interno bruto. Prolongar la pandemia solo la empeorará.

El gasto excesivo puede continuar

Aunque muchos esperaban que los gastos gubernamentales relacionados con la pandemia y las extensiones del estado de emergencia terminaran, el desastre de COVID-19 ha tenido un período de incidentes abierto (el período de tiempo durante el cual ocurre un desastre declarado por el gobierno federal) y un período de desempeño abierto (la fecha límite para completar el trabajo de emergencia) desde que se emitió en 2020.

Esto significa que el aumento del gasto público puede seguir elevando la inflación.

En un intento por enfriar la economía, la Fed ha elevado las tasas de interés, pero los efectos quedarán silenciados si el gobierno continúa gastando. Mientras tanto, el costo de los préstamos ha aumentado, lo que encarece aún más el gasto público excesivo.

Una persona compra en un supermercado en Washington, DC, el 26 de mayo de 2022, mientras los estadounidenses se preparan para el choque de precios del verano a medida que la inflación sigue creciendo. (NICHOLAS KAMM/AFP a través de Getty Images)

A medida que los precios continúan aumentando, se vuelve más difícil para los estadounidenses de bajos ingresos satisfacer sus necesidades básicas. La respuesta demócrata es seguir pidiendo que se duplique el salario mínimo federal. Las nóminas representan entre el 15 y el 30 por ciento de los gastos generales de la mayoría de las empresas. El margen de beneficio promedio para las pequeñas empresas es solo del 7 al 10 por ciento. El plan de Biden para frenar la inflación era decirles a las empresas que redujeran costos. Duplicar el salario mínimo acabaría con los beneficios de la mayoría de las empresas. Como resultado, las empresas cerrarían—aumentando el desempleo—o tendrían que aumentar sus precios hasta un 30% para seguir abiertas y operar con el mismo nivel de beneficios. Si todas las empresas aumentan sus precios en esa proporción, Biden puede lograr una hiperinflación récord.

La otra solución que se les ocurrió a los demócratas es aumentar los programas gubernamentales de asistencia social. Medidas como los pagos adicionales de transferencia a los pobres, incluyendo la continuación de los cheques de estímulo y el aumento de los cupones de alimentos, todas ellas representan un gasto gubernamental que debe ser financiado mediante préstamos. El aumento de la deuda nacional no solo provocará inflación a medio plazo, sino que debilitará la economía estadounidense a largo plazo.

Para frenar la inflación, Estados Unidos debe promulgar una política fiscal contractiva. En otras palabras, el gobierno debe poner una moratoria para gastar dinero que no tiene. Esto significa que hay que dejar que expire el estado de emergencia relacionado con la pandemia. La Casa Blanca también tendrá que dejar de buscar otras emergencias para declarar. Durante la semana del 21 de julio, los grandes medios de comunicación informaron sobre su expectativa de que Biden declarara una emergencia climática, aunque aún no lo ha hecho. Si lo hace, puede comenzar un nuevo ciclo de gasto. Como ni la pandemia ni el clima tienen puntos finales específicos y cuantificados, en teoría, la emergencia podría continuar para siempre.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.