Biden y Pelosi ofrecen “hechos” erróneos sobre la prohibición de las “armas de asalto”

Por Emily Miller
06 de Agosto de 2022 2:35 PM Actualizado: 06 de Agosto de 2022 2:35 PM

El presidente Joe Biden y los demócratas del Congreso están tratando de restablecer la prohibición federal de las armas de asalto que estuvo en vigor durante 10 años porque —según ellos— redujo los delitos con armas de fuego. El proyecto de ley, que acaba de ser aprobado por la Cámara de Representantes, pronto será sometido a votación en el Senado.

Para conseguir su aprobación, Biden y la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi (D-Calif.), hicieron algunas afirmaciones, a las que llamaron “hechos”, acerca de que la anterior prohibición de los rifles había reducido la delincuencia. Pero esos hechos no parecen estar respaldados por pruebas.

“Los partidarios de las prohibiciones están llamando a sus afirmaciones ‘hechos’, en un esfuerzo por engañar al público”, dijo Lawrence Keane, vicepresidente senior y consejero general de National Shooting Sports Foundation (NSSF) a The Epoch Times. “Muchos de los miembros demócratas del Congreso fueron deliberadamente engañosos en sus afirmaciones de que la prohibición de las armas de asalto de 1994 redujo la delincuencia. Este nivel de ignorancia intencionada sería cómico si los efectos de lo que intentan hacer no fueran tan descaradamente inconstitucionales”.

La prohibición estuvo en vigor desde 1994 hasta 2004.

Pelosi

Durante ese tiempo, “fuimos testigos de cómo los delitos con armas de asalto se redujeron hasta en un 40%”, dijo Pelosi en la Cámara de Representantes durante el reciente debate.

“En realidad, el número de asesinatos con rifles aumentó ligeramente cuando entró en vigor la prohibición”, dijo a The Epoch Times John R. Lott Jr., presidente de Crime Research, refiriéndose a los datos de los informes anuales del FBI sobre los homicidios por tipo de arma. Lott también señaló que nadie recoge datos sobre todos los delitos cometidos con las llamadas armas de asalto.

El término “arma de asalto” es ampliamente considerado por los expertos en armas como una frase política. Se refiere a los rifles semiautomáticos que tienen ciertas características. El proyecto de ley de la Cámara de Representantes llama “arma de asalto” a un rifle que tiene una característica como una empuñadura de pistola, una culata plegable o un lanzagranadas.

Aunque Pelosi hace parecer que existe un grave riesgo de ser asesinado por un rifle, en realidad es un delito poco frecuente. Lott ha informado que el porcentaje de asesinatos con armas de fuego de cualquier tipo era del 4.8% antes de la prohibición que comenzó en septiembre de 1994. Durante los 10 años de prohibición, los homicidios con rifle fueron el 4.9 por ciento de todos los asesinatos. Después, los homicidios con rifle descendieron al 3.6 por ciento tras la expiración de la prohibición en 2004.

La presidenta de la Cámara no citó la fuente de sus estadísticas. Podría referirse a que todos los delitos violentos disminuyeron desde el pico de la década de 1980, lo que incluiría el pequeño número de asesinatos con rifles.

Se puede ver en este gráfico de los datos del FBI. La disminución fue dramática.

Hubo 15,463 homicidios por arma de fuego en 1994, cuando la prohibición entró en vigor, y 724 fueron por rifles. Cuando la prohibición expiró en 2004, hubo 9385 homicidios y 403 de ellos fueron por rifle.

“Es más probable que el descenso de los índices de criminalidad se deba a muchos otros factores que la posesión de armas de fuego, incluyendo un esfuerzo concertado y centrado en la persecución de los delincuentes”, explicó Keane.

La oficina de prensa de Pelosi no respondió a una solicitud de información sobre la fuente de sus datos.

Estudios

Además, no hay ningún estudio que haya demostrado que la ley de control de armas haya tenido un efecto directo en la reducción de la delincuencia. Todo lo contrario, el “Estudio de la Política de Armas” de Rand en 2018 (pdf) analizó varios estudios sobre el impacto de la ley en los delitos violentos y concluyó que “la evidencia disponible no es concluyente para el efecto de las prohibiciones de armas de asalto en los homicidios totales y los homicidios con armas de fuego”.

Los Centros de Control de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) también publicaron un informe en 2003 sobre la evaluación de la eficacia de las leyes sobre armas de fuego y estudiaron la prohibición de las armas de asalto. Decía que los estudios eran “inconsistentes” y, por tanto, concluía que “las pruebas eran insuficientes para determinar la eficacia” de la ley.

La posesión de armas clasificadas como de asalto aumentó durante la prohibición. Keane, el poderoso lobby de las armas, señaló que durante la prohibición, lo que su organización denomina Rifles Deportivos Modernos se siguieron fabricando y vendiendo legalmente si no tenían dos de las características necesarias para que el rifle fuera prohibido.

Biden ha estado presionando incesantemente para que se restablezca desde que asumió el cargo en a de que disminuyó los tiroteos masivos. Dijo en julio: “Hay que prohibir las armas de asalto. Se prohibieron. Yo lideré la lucha en 1994. Y luego, bajo la presión de la NRA y los fabricantes de armas y otros, esa prohibición se levantó en 2004”.

NRA significa Asociación Nacional del Rifle.

Biden también dijo el 2 de junio: “En los 10 años que estuvo vigente la ley, los tiroteos masivos disminuyeron. Pero después de que los republicanos dejaran expirar la ley en 2004 y se permitiera la venta de esas armas de nuevo, los tiroteos masivos se triplicaron. Esos son los hechos”.

Pero una investigación de The Epoch Times sobre los tiroteos masivos mostró que son extremadamente raros y que subieron y bajaron durante el período de tiempo en cuestión. Como se puede ver en este gráfico, no hubo ningún patrón de tiroteos masivos en ese período de 10 años.

La oficina de prensa de la Casa Blanca no respondió a una solicitud de la fuente de los datos del presidente.

Pelosi repitió lo dicho por Biden con su propia estadística, diciendo en un discurso que “desde que la prohibición expiró, el número de muertes por disparos masivos ha crecido casi un 500 por ciento”.

Eso no es cierto.

“Los tiroteos públicos masivos con armas de asalto en los diez años posteriores a la expiración de la prohibición aumentaron a seis en comparación con los cuatro que ocurrieron en los diez años durante la prohibición”, informó Lott en su análisis. También informa que el total de tiroteos públicos masivos aumentó entre esos dos períodos de diez años, casi duplicándose, pero el aumento se produjo con armas que no eran de asalto.

“Si la afirmación de Pelosi es correcta, deberíamos ver un descenso en el porcentaje de ataques con armas de asalto durante el periodo de prohibición federal y luego un aumento en el periodo posterior a la prohibición, pero ocurre exactamente lo contrario”, dijo Lott, autor del nuevo libro Gun Control Myths.

Además, el Servicio de Investigación del Congreso, no partidista, estudió el impacto de la prohibición de las armas de asalto de 1994 y concluyó:  “Significativamente, aunque trágicos e impactantes, los tiroteos masivos públicos representan pocos de los asesinatos u homicidios no negligentes relacionados con armas de fuego que se producen anualmente en Estados Unidos”.

¿Motivación?

¿Por qué los principales demócratas centran la atención pública en una legislación de hace tanto tiempo que no tuvo ningún impacto en la violencia?

“Están viviendo en una mentalidad de 1994 porque tenemos una clase política antiarmas que sigue utilizando los mismos argumentos de siempre cuando se trata de armas de asalto”, dijo una persona con información privilegiada en un grupo que tiene como objetivo proteger los derechos de la Segunda Enmienda. “Están destacando los crímenes más emotivos [los tiroteos masivos] que son extremadamente raros —menos del 1 por ciento de todas las muertes por armas— para confundir y asustar al público, pero ya no está funcionando”.

Keane coincidió con esto, diciendo: “Estos son los mismos políticos que fabrican términos para asustar al público estadounidense con el término ‘arma de asalto’ para engañar a propósito al público estadounidense y confundir los rifles deportivos modernos con los rifles automáticos de los militares”.

Mientras que este tipo de tácticas de miedo sobre las “armas de asalto” funcionaron en los días de la primera prohibición, los rifles de estilo moderno se han hecho mucho más populares y son de uso común. La NSSF, informó este mes que ahora hay 24.4 millones de rifles deportivos modernos en circulación en Estados Unidos. La asociación comercial de fabricantes de armas señaló que eso significa que hay más rifles de estilo AR-15 y AK “en circulación hoy en día que camiones Ford de la serie F en las calles”.

Esta es una gran parte de la razón por la que las encuestas ahora van en contra de los viejos argumentos que Pelosi y Biden están utilizando. Quinnipiac informó en junio (pdf) que el apoyo a la prohibición de la venta de armas de asalto en todo el país —50%— era el nivel más bajo de apoyo entre los votantes registrados desde que se hizo la pregunta de la encuesta por primera vez en febrero de 2013.

Ahora que tantos estadounidenses poseen o conocen a amigos y familiares que tienen rifles tipo AR, no parecen tan temibles. Así que cuando este proyecto de ley se vote en el Senado, el público debe ser consciente de que la prohibición de estos rifles de propiedad común no hará nada sobre el grave problema de la delincuencia en Estados Unidos.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.