¡Boicoteen el Juego de las Estrellas!

Por Wesley J. Smith
03 de Abril de 2021
Actualizado: 03 de Abril de 2021

Opinión

En un acto descarado de imperialismo cultural, las Grandes Ligas de Béisbol retiraron el Juego de las Estrellas 2021 de Atlanta.

¿Por qué hacer un cambio tan drástico meses antes del gran juego? ¿Por el COVID-19? No. ¿Un error por parte de Atlanta de prepararse adecuadamente para el juego? No.

La MLB flexionó sus músculos financieros para castigar a Georgia por aprobar una ley de derechos de voto que no se ajustaba a la sensibilidad de su liderazgo “woke”.

La acción de la MLB es un paso más allá de lo que hemos visto hasta ahora. Cuando Carolina del Norte aprobó hace varios años una ley que exige que las personas usen baños públicos en instalaciones gubernamentales de acuerdo con su sexo biológico, la corporatocracia gritó: “¡Transfobia!” e instigó un boicot del estado, lo cual finalmente obligó a los legisladores a moderar la política estatal.

Al menos en el caso de Carolina del Norte, los términos de la ley se entendieron bien. Ese no es el caso en Georgia. La MLB no está castigando a Georgia por lo que está en la ley, sino por la narrativa mentirosa tejida por los progresistas políticos que caracterizan erróneamente los términos y propósitos del estatuto.

En otras palabras, ¡Georgia está siendo castigado financieramente por actos de supresión de votos que no tomó ! En otras palabras, el comisionado de las Grandes Ligas, Rob Manfred, tomó esta acción punitiva basándose en mentiras, no solo en la prensa, sino de manera más descarada por parte del presidente de los Estados Unidos–y a instancias de éste.

Específicamente, el “President Unidad” se hundió en las cáusticas arenas movedizas de la demagogia al afirmar que la nueva ley es peor que Jim Crow–que simultáneamente disminuyó la verdadera maldad de ese pernicioso sistema de apartheid anterior y, al mismo tiempo, calificó a Georgia como racista para fortalecer los estándares de integridad de los votantes. ¡No hay nada más bajo que eso!

Incluso el verificador de hechos inclinado a la izquierda del Washington Post, Glenn Kessler, le dio a Biden “Cuatro Pinochos”–es decir, un “engaño”–por mentir que Georgia había acortado las horas en las que las urnas podían estar abiertas. En realidad, la nueva ley no hace tal cosa. De hecho, añade tiempo para la votación anticipada sobre la política existente, por ejemplo, que requiere que al menos dos sábados estén disponibles para emitir votos antes del día oficial de las elecciones y hace que la votación dominical sea opcional.

Biden también mintió cuando afirmó que la nueva ley prohíbe dar agua a los votantes que hacen fila en los lugares de votación. Equivocado. La ley específicamente otorga la autoridad para que los trabajadores electorales coloquen estaciones de agua desatendidas donde las personas se alineen para votar.

Entonces, ¿de qué se trata tanto alboroto? La ley prohíbe este tipo de obsequios de comida y bebida como medio de politiquería dentro de los 150 pies de un lugar de votación. Todos los estados evitan la politiquería en los lugares de votación, por lo que esa disposición no fue extraordinaria.

La reacción histérica a la ley de Georgia ejemplificó el viejo adagio de Winston Churchill, “Una mentira llega al otro lado del mundo antes de que la verdad tenga la oportunidad de ponerse los pantalones”. Pero eso no es excusa para la acción de la MLB.

Ha pasado suficiente tiempo para que los funcionarios de Georgia y otros puedan refutar adecuadamente las falsedades más atroces que se cuentan sobre la ley. Claramente, Manfred y otros líderes de la MLB no prestaron atención o, tal vez dicho con más precisión, no les importaron los hechos. Esta fue una oportunidad para flexionar los músculos y la señal de virtud de la corporatocracia. Así que el Juego de las Estrellas se fue de Atlanta.

¿Y tal esto para una amarga ironía? A pesar de todas sus afirmaciones sobre su preocupación, oh, tan profundamente por la libertad, la MLB está en la cama de negocios con la China comunista, ayudando a establecer una liga de béisbol allí, así como a transmitir juegos en vivo al país.

¡Ya saben, China! El mismo país que está cometiendo genocidio contra los uigures, sustracción de órganos vivos a practicantes de Falun Gong, prisioneros de conciencia; y recientemente aplastó la democracia en Hong Kong, ¡todo sin ni un pío del comisionado Robert D. Manfred, amante de la libertad!

Aquí está el resultado final: Estamos en un momento en la historia de nuestro país en el que las grandes corporaciones hacen sus propias políticas públicas, que van desde hacer cumplir las pautas públicas del COVID, socavar el debate en redes sociales, amenazar con requerir un “pasaporte de vacuna” como un costo de hacer negocios y, como aquí, castigar a las jurisdicciones políticas por promulgar políticas públicas desfavorecidas, impuestas a través de la coacción autocrática del “libre mercado”.

El acoso de la corporatocracia es mucho más complicado de resistir que la acción opresiva del gobierno porque la Constitución no se aplica a las entidades privadas. Quizás Georgia pueda entablar una acción civil contra la MLB. El retiro del lugar fue arbitrario y no tuvo nada que ver con la calidad de las instalaciones, el COVID o los preparativos de infraestructura para el gran juego.

Pero sean cuales sean los remedios legales que Georgia pueda tener o no, creo que es una preocupación urgente que la MLB pague un alto precio por su osadía. Estamos en medio de una crisis de libertad. Estamos en peligro de ser abrumados por las manipulaciones del poder por parte del sector privado cada vez más centralizado e ideológicamente homogéneo.

Una resistencia eficaz requerirá que millones de personas rechacen. Quizás si los fanáticos en general–y los posibles espectadores del Juego de las Estrellas específicamente–se desconectan del béisbol, la MLB y la corporatocracia entenderán que su descarada participación política tiene un costo significativo. No es que yo crea que a los señalizadores de virtudes a cargo de nuestras instituciones del sector privado embrutecidas por el dinero les importará mucho. En estos días, las grandes empresas, las grandes tecnologías, y el gran entretenimiento están más motivadas por la ideología y la emoción del poder ejercido que, ya saben, por las ganancias.

Pero posiblemente, si el dolor financiero es lo suficientemente profundo, si la furia de los fanáticos es mensurable y visceral, todavía existe la posibilidad de convencer a los poderes corporativos de que se alejen de la política. Es una caña débil, lo sé. La gente solo quiere divertirse. Pero por Dios, no puedo pensar en qué más hacer.

El autor galardonado, Wesley J. Smith, es presidente del Centro de Excepcionalismo Humano del Discovery Institute.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS