Bolsonaro pidió enviar a la ‘caca’ de corruptos y comunistas de Brasil para Cuba y Venezuela

Por Jesús de León
15 de Agosto de 2019 Actualizado: 15 de Agosto de 2019

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, pidió este miércoles “barrer a la pandilla roja del país” en las próximas elecciones, y mencionó a Cuba y Venezuela en su discurso.

“Pongamos fin a la ‘caca’ de Brasil. La ‘caca’ (cocô) es esta raza de COrruptos y COmunistas. En las próximas elecciones barreremos a esta pandilla roja de Brasil. Como Venezuela está bien, enviaremos a este grupo allí. Quien quiera un poco más al norte, va a Cuba “, dijo el presidente brasileño.

Luego de utilizar el juego de palabras, el Presidente fue aplaudido por la multitud que coreaba la palabra “mito, mito, mito”, como suelen llamar al mandatario.

Bolsonaro estuvo en la ciudad Parnaíba, estado de Piauí, para la inauguración de una escuela. Anteriormente, había compartido en sus redes sociales un video que muestra el buen recibimiento que tuvo en la ciudad.

Según medios locales, los ciudadanos presentes corearon “nuestra bandera nunca será roja”, frase que fue dicha por el Presidente cuando asumió el cargo en enero de este año.

Legado de corrupción e ideología de izquierda

El ex presidente Luiz Inacio Lula da Silva habla durante una manifestación con partidarios del Sindicato de los Metalúrgicos en São Bernardo do Campo, Sao Paulo, Brasil, Brasil, Lula, Partido de los Trabajadores, PT, juzgado, condenado, corrupción, lavado de dinero , el 24 de enero de 2018 (Miguel Schincariol / AFP / Getty Images)

En el discurso que pronunció Jair Bolsonaro tras jurar el cargo ante el Congreso, dijo que su Gobierno pondrá fin a “prácticas nefastas” que condujeron a Brasil a la mayor crisis ética y moral de su historia.

Aunque no mencionó a quién se refería cuando citó las “prácticas nefastas”, durante toda la campaña criticó al Partido de los Trabajadores (PT), la formación liderada por expresidente Luiz Inácio Lula da Silva que gobernó por 13 años y que se encuentra ahora en prisión por corrupción.

“Esa irresponsabilidad nos condujo a la mayor crisis ética, moral y política de nuestra historia”, afirmó, y reafirmó su compromiso por el combate a la corrupción, una promesa que le ayudó a vencer las elecciones presidenciales de octubre pasado con el 55 % de los votos.

Entre las frases relevantes que dijo en su discurso, una de las más mencionadas fue que con su investidura como jefe de Estado el país comienza a “liberarse del socialismo, de la inversión de valores, y de lo políticamente correcto”.

(Foto: Mario Tama/Getty Images)
(Foto: Mario Tama/Getty Images)

En medio de su pronunciamiento Bolsonaro sacó de uno de los bolsillos de su traje una bandera de Brasil y la ondeó ante la muchedumbre que gritaba su sobrenombre “mito, mito, mito”.

“Esta es nuestra bandera, que jamás será roja. Solo será roja, si es necesario, con nuestra sangre para mantenerla verde y amarilla”, expresó al término de su discurso.

El nuevo presidente de Brasil, Jair Bolsonaro (C), ondea una bandera nacional mientras se dirige a los simpatizantes; le acompaña la Primera Dama Michelle Bolsonaro (izq.) y el nuevo vicepresidente de Brasil, Hamilton Mourao, durante su ceremonia de inauguración en el Palacio de Planalto en Brasilia el 1 de enero de 2019. – (Foto de EVARISTO SA/AFP/Getty Images)

En el mismo acto en el estado de Piauí, reiteró su oposición a que progresistas regresen al poder en Argentina.

Bolsonaro opinó sobre el candidato a la presidencia de ese país, Alberto Fernández y sobre su segunda en la lista, la exmandataria Cristina Fernández, y los calificó de “bandidos de izquierda que comenzaron a volver al poder”, tras su triunfo en las elecciones primarias realizada el pasado fin de semana.

Alertó de que, con los resultados cosechados en las recientes primarias de cara a los comicios generales de octubre, Argentina está comenzando a seguir los pasos de Venezuela.

“Miren lo que está pasando en Argentina ahora. Argentina se está hundiendo en el caos. Argentina comienza a seguir el rumbo de Venezuela porque en las primarias los bandidos de izquierda comenzaron a volver al poder”, dijo.

Cuba, Venezuela y Nicaragua

Desde el inicio de su gobierno Bolsonaro ha sido consecuente con su postura contra la corrupción y la ideología de izquierda.

(De Izq. A Der.) Daniel Ortega, el expresidente cubano Raúl Castro y Nicolás Maduro en la cumbre de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA) en el palacio presidencial de Miraflores, en Caracas, el 5 de marzo de 2018. Foto debe leer FEDERICO PARRA/AFP/Getty Images.

Para la ceremonia de investidura realizada en Brasilia el 1 de enero de 2019, la Cancillería de Brasil informó que los presidentes de Cuba y Venezuela no estaban invitados al acto.

“A Maduro no lo voy a recibir, ni a él ni al dictador que sustituye a Fidel Castro, Fidel Castro no… a Raúl Castro”, declaró Bolsonaro a periodistas que lo abordaron cerca de la playa en el barrio Barra da Tijuca, en la zona oeste de Río de Janeiro.

“Naturalmente, regímenes que violan las libertades de sus pueblos y actúan abiertamente contra el futuro Gobierno de Brasil por afinidad ideológica con el grupo derrotado en las elecciones”, dijo.

Luego añadió: “No estarán en la investidura presidencial”, afirmó el entonces gobernante electo en sus redes sociales.

Una integrante de la organización de Derechos Humanos Damas de Blanco es arrestada durante una marcha el 20 de marzo de 2016 en La Habana, Cuba. Foto de ADALBERTO ROQUE/AFP/Getty Images.

En el Foro de Davos se mostró convencido de que “la izquierda no prevalecerá” en América Latina y vaticinó que la ciudadanía de los distintos países de la región optará por alternativas de centroderecha en futuros procesos electorales.

En ese sentido, cuando en enero de este año el presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, Juan Guaidó, asumió como presidente encargado para enfrentar al dictador Nicolás Maduro, el gobierno de Bolsonaro le brindó su apoyo.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, realizan una conferencia de prensa conjunta en el Jardín de Rosas de la Casa Blanca, el 19 de marzo de 2019, en Washington, DC. (Chris Kleponis-Pool/Getty Images)

Más tarde, durante su visita a la Casa Blanca en marzo de este año, el mandatario brasileño junto al presidente Donald Trump se manifestaron “unidos en apoyo al sufrido pueblo de Cuba, Nicaragua” y Venezuela.

En cuanto a Cuba, Bolsonaro cuestionó el programa Mais Médicos que permitía al régimen comunista recibir los ingresos de miles de galenos cubanos trabajando en Brasil.

El Presidente calificó a los profesionales de la isla como “esclavos” de una “dictadura”.

“El dictador cubano recibía mil millones de reales –unos USD 250 millones– por año de Brasil por el trabajo de 10.000 ‘profesionales’ de salud, que vivían en condiciones análogas a la esclavitud”, dijo Bolsonaro.

Más tarde el presidente brasileño confirmó la creación de un plan para reintegrar a los médicos cubanos exiliados en Brasil.

Dicho programa tiene como meta integrar alrededor de 2000 médicos cubanos que se quedaron en Brasil luego de la finalización del programa “Mais Médicos” en 2018.

***

Video relacionado:

Eduardo Bolsonaro: Purgando a Brasil del socialismo, una batalla en curso – Entrevista exclusiva

TE RECOMENDAMOS