Bomberos consuelan a 2 niños tras sufrir un accidente: “La compasión es como la medicina”

Por La Gran Época
23 de Abril de 2019 Actualizado: 23 de Abril de 2019

Una foto se volvió viral en Internet después que dos bomberos en Texas fueron vistos consolando a dos niños pequeños después de un accidente automovilístico que tuvo lugar en NE 24th & Grand Street, Amarillo.

A principios de junio de 2017, los bomberos Sam Berry y Jared Davis del Departamento de Bomberos de Amarillo, Texas, tranquilizaban a dos niños pequeños después de un accidente automovilístico. El teniente Todd Peden fotografió la conmovedora escena, y más tarde la hizo publicar en la página de Facebook del Departamento de Bomberos.

La publicación decía: “No siempre es solo asistencia médica lo que ofrecemos. Aquí hay una foto de los bomberos Sam Berry y Jared Davis proporcionando apoyo emocional a dos niños pequeños (ilesos) que estuvieron involucrados en un accidente automovilístico reciente”.

Sam acunaba a una niña que agarraba su juguete de peluche y Jared estaba arrodillado junto a un niño que estaba acostado contra una mochila. Los niños no resultaron heridos, pero sí perturbados por el incidente.

La foto atrajo la atención de los internautas con más de 2800 me gusta y más de 120 comentarios.

Un usuario de Facebook escribió: “Wow. ¡Asombroso! Ustedes dos y el resto del departamento de bomberos son una bendición para tanta gente, ¡diariamente!”.

“Todos estamos tan orgullosos y bendecidos por nuestros magníficos, compasivos y confiables bomberos, gracias por su dedicación y preocupación genuina en todo lo que hacen por nuestra comunidad”, dijo otro.

“Excelente. Compasión en su mejor expresión. Esos niños fueron bendecidos por ustedes”, comentó otro.


Un exparamédico de emergencias señaló: “Como paramédico del pasado, no puedo contar el número de manos que tomé, los abrazos que di a la gente en los peores días de sus vidas, los niños que tuve en brazos. Pero aun así es tan agradable ver capturado (ese momento)”.

Una usuaria también compartió su encuentro personal con otros bomberos compasivos.

Ella escribió: “Muchas gracias por todo lo que hacen. Los increíbles bomberos hicieron lo mismo por mis nietos el 8 de marzo. Se sentaron en el estacionamiento y jugaron con ellos mientras mi hija hablaba con la policía, lo cual también fue maravilloso”.

A pesar de los muchos cumplidos, Jared y Sam insistieron en que es tan solo una parte rutinaria de su trabajo.

Mientras hablaba con NewsChannel10, Jared, quien estuvo con el departamento de bomberos por más de siete años, explicó: “Todos en nuestro trabajo probablemente hicieron esto, solo que nos fotografiaron. Creo firmemente que la compasión es una forma de medicina”.

También respondió a la publicación con un “¡Esa es la mejor parte del trabajo!”.

Sam, que era de otra estación, pero que cubría el turno para un colega ese día, señaló: “Es justo lo que hacemos. Es genial ver (la foto) allí”.

Felicitaciones a Jared, Sam y a todos los demás bomberos por todo lo que hacen para salvar corazones y hogares.

En otro caso, los oficiales del Departamento del Sheriff del Condado de Bernalillo en Nuevo México estaban de servicio alrededor de la medianoche del lunes 8 de febrero de 2016, cuando un vehículo que se desvió llamó su atención. Los oficiales Roger García y Sam Rodríguez detuvieron el auto y se enfrentaron a un hombre que se veía y actuaba ebrio. Jeffrey Salas, de 24 años, se encontraba bajo los efectos del alcohol.


La triste y escandalosa realidad es que había tres niños pequeños con él en el vehículo: un niño de 5 años, otro de 2 y otro de 2 meses. El niño de dos meses estaba con su asiento de seguridad desabrochado.

Los oficiales fueron más allá de su deber de cuidar a estos niños. Roger mezcló un poco de fórmula para bebés bajo una linterna, mientras que Sam envolvió al bebé en una manta que recibió de su iglesia mientras lo alimentaba.

Otros tres agentes llegaron para ayudar, uno ayudó a cambiar el pañal sucio del bebé y los otros fueron a comprar comida para los niños a McDonald’s.

Esto nos muestra que, a veces, las personas encargadas de hacer cumplir la ley muestran compasión y van más allá de su deber de ayudar a las personas necesitadas.

Este niño recibe una sorpresa en su cumpleaños después de llamar al 911

Si esta conmovedora historia inspiró tu corazón, por favor, compártela. Apoya el periodismo independiente y ayúdanos a difundir las buenas noticias a todo mundo.

TE RECOMENDAMOS