Brasil suma 892 nuevas muertes por virus del PCCh y el total se acerca a 43,000

Por EFE
13 de Junio de 2020
Actualizado: 13 de Junio de 2020

Brasil, segundo país con más contagios y muertes por el virus del PCCh, comúnmente conocido como nuevo coronavirus, tras Estados Unidos, registró 892 nuevos decesos por COVID-19 en el último día, con lo que el número total de fallecidos subió hasta 42,720, informó este sábado el Gobierno.

El Ministro de Salud indicó en su boletín diario que el número de infectados con la enfermedad se situó en 850,514, tras reportar 21,704 casos en las últimas 24 horas.

Según la cartera, se han recuperado hasta la fecha 379,245 pacientes, lo que representa un 44.6 % del total.

Los datos muestran que el virus del PCCh sigue su expansión por el interior de este país de 210 millones de habitantes, que en la víspera superó a Reino Unido como el segundo país con más decesos, por detrás de EE.UU.

Ana Lisboa (i) habla con su padre Raúl Lisboa, de 89 años, a través de una cortina de plástico transparente en un asilo de ancianos en Sao Paulo, Brasil, el 13 de junio de 2020, en medio de la nueva pandemia del COVID-19. (Foto de NELSON ALMEIDA/AFP vía Getty Images)

Ya hay al menos un caso en el 82 % de los 5570 municipios del país, según las Secretarías de Salud de los 27 estados brasileños.

Sao Paulo, el estado más rico y poblado del país con 46 millones de habitantes, sigue siendo la región más afectada por la COVID-19, con 10,581 óbitos y 172,875 contagios.

Por detrás se encuentra Río de Janeiro, que hasta este sábado registraba 7592 muertes y 78,836 infectados.

Un estudio elaborado por científicos apoyados por la Fundación de Amparo a la Pesquisa del Estado de Sao Paulo (Fapesp) indicó además que el patógeno ya se había diseminado por Brasil antes de que los estados y municipios adoptaran medidas de distanciamiento social a mediados de marzo.

Personas con máscaras faciales caminan por el centro de la ciudad durante el primer día de apertura del comercio desde el comienzo de la cuarentena debido a la pandemia de COVID-19 el 10 de junio de 2020 en Assis, Brasil. (Foto de Rodrigo Paiva/Getty Images)

Tres meses después y aún a la espera del pico de la curva epidemiológica, y con el número de casos y muertes en fase creciente, varios gobernadores y alcaldes, entre ellos los de Sao Paulo y Río de Janeiro, han iniciado un arriesgado plan de desescalada.

No obstante, otras grandes ciudades brasileñas, como Porto Alegre (sur), han tenido que dar marcha atrás a sus planes de reapertura económica ante el rápido incremento de las hospitalizaciones.

Por otro lado, la divulgación de los boletines de COVID-19 fue objeto de polémica la semana pasada después de que el Gobierno de Jair Bolsonaro decidiera omitir las cifras consolidadas y pasara a informar apenas el número diario de decesos y contagios.

El ministro de Salud de Brasil, el general del Ejército Eduardo Pazuello explicó que pretende contabilizar según la fecha real del deceso y no por el día de confirmación de COVID-19, como hasta ahora, como el objetivo de tener una imagen “real” del estado de la pandemia, aunque luego matizó que los datos se ofrecerán de las dos formas “en favor de la mayor transparencia posible”.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación

¿Por qué demandar al Partido Comunista Chino por los daños del COVID-19?

TE RECOMENDAMOS