En occidente ella pudo recibir un riñón por amor, en China el estado asesina por los órganos

Por La Gran Época
26 de Septiembre de 2018 Actualizado: 21 de Febrero de 2019

Mientras que una mujer británica tiene la fortuna de tener un riñón trasplantado de 102 años de edad, que recibió de su mamá y que “todavía está fuerte”, muchos otros en China no corren la mima suerte, y son “asesinados a pedido” para alimentar la multimillonaria industria de trasplantes del país.

Se cree que el riñón trasplantado que aún funciona en el cuerpo de Sue Westhead, es el más antiguo del mundo. El próximo noviembre cumple 103 años.

Sue tiene 70 años y es oriunda de Houghton-le-Spring, una ciudad al noreste de Inglaterra. Ella fue diagnosticada con una enfermedad renal cuando tenía 25 años. Por fortuna, Sue tuvo una nueva oportunidad de vida después de recibir un riñón donado por su propia madre, Ann Metcalfe, entonces de 57 años, en la Clínica Royal Victoria de Newcastle en 1973.

Sue le dijo a la BBC que su riñón “todavía está fuerte”.

De forma milagrosa, el riñón trasplantado de Sue ha durado más de cuatro décadas, para asombro de los médicos y desafiando las probabilidades.

“Creo que se debe a los buenos genes de mi madre. Viene de buena familia”, asegura Sue. “Ella me dio otra oportunidad de vida porque no hubiese durado mucho”.

Sue es una de las personas afortunadas que han recibido el regalo de la vida por donación voluntaria.

En un fuerte contraste con las prácticas médicas transparentes en Occidente, civiles inocentes en China son secuestrados y asesinados por sus órganos sanos, una operación de genocidio en cámara lenta dirigida por el Partido Comunista Chino.

Sustracción forzada de órganos
(Crédito: Epoch Times/Omid Ghoreishi)

El 30 de junio de 2016, Jay Brauneisen, un residente canadiense de Edmonton, habló en una protesta para solicitar la liberación de su suegra, Huixia Chen, cuyo paradero se desconoce. La mayor preocupación para él y su esposa, Hongyan Lu, es que ella se convierta en “un blanco de la cosecha de órganos” en China.

Huixia es una de las incontables personas que han sido detenidas ilegalmente en China por su creencia en Falun Dafa (también conocido como Falun Gong), una antigua práctica de meditación basada en los principios de Verdad, Benevolencia y Tolerancia.

El exsecretario de estado canadiense David Kilgour y el renombrado abogado canadiense de derechos humanos David Matas revelan en su informe de investigación que los órganos de prisioneros de conciencia vivos, en su gran mayoría practicantes de Falun Gong, así como tibetanos, uigures y cristianos, están siendo cosechados a gran escala en China continental para alimentar el aberrante y lucrativo comercio de órganos en China.

Persecución
Ayuda a rescatar a mi madre: Secuestrada por la 610, la policía secreta ilegal del PCCh el 3 de junio y perdido el contacto desde entonces -Víctima potencial de la sustracción forzada de órganos y otras formas de tortura. (Crédito: Minghui)

Luego, en 2016, Kilgour y Matas, junto con el periodista de investigación estadounidense y nominado al Premio Nobel de la Paz en 2017, Ethan Gutmann, publicaron un nuevo informe sobre la extracción forzada de órganos, donde confirman que “el número de trasplantes llevados a cabo en China desde el año 2000 oscila entre los 60.000 y los 100.000 por año”.

Además, cada órgano extirpado cuesta miles de dólares.

“El último informe de David Kilgour, David Matas y Ethan Gutmann revela cuán brutal es esta práctica, mucho más de lo que se pensaba al principio”, dijo Hongyan Lu a La Gran Época.

Hongyan Lu, que reside en Canadá, es libre de expresarse en contra del régimen imperante de China. Sin embargo, muchos chinos, como su madre, se ven privados de estos derechos fundamentales. Si hablan, podrían ser los siguientes en la camilla de cirugía.

En otro caso, He Xiuling, una practicante de Falun Gong de la provincia china de Shandong, fue detenida ilegalmente en el Centro de Detención de Nanjiao en la ciudad de Yantai, donde fue sometida a severas torturas, según un informe de Minghui.org, un centro de intercambio de información que publica con regularidad informes de primera mano sobre la persecución de Falun Dafa.

Campo de concentración
He Xiuling. (Crédito: Minghui)

La señora He Xiuling,  murió el 11 de marzo de 2004 misteriosamente alrededor de las 7:00 a.m., en el Hospital de Yuhuangding, también conocido como Hospital de Zhuangqu.

Cuando el esposo vio su cuerpo en la morgue, se dio cuenta que tenía una venda sospechosa en la parte inferior de la espalda. El doctor dijo que le hicieron una incisión lumbar, pero según el informe, ella no tenía ningún problema. ¿Por qué necesitaría el médico abrir el área donde se encuentran sus riñones?

Su esposo solicitó al centro de detención suspender la cremación del cuerpo de su esposa para realizar la investigación adecuada. Pero no le proporcionaron más información sobre lo sucedido.

Sustracción forzada de órganos
Imagen ilustrativa (Crédito: La Gran Época)

En todo el mundo el tiempo promedio de espera para un trasplante de riñón es de 3 a 5 años, pero una enfermera de un hospital de la ciudad de Tianjin dijo a los periodistas de la cadena de televisión por cable surcoreana TV Chosun que “se puede encontrar un órgano compatible en cuestión de semanas“, y “si la familia del paciente está dispuesta a donar dinero adicional a la organización benéfica del hospital, el período de espera puede acelerarse”.

¿Cómo podrían garantizar un órgano compatible en tan poco tiempo?

Reporteros encubiertos fueron a investigar. Viajaron al hospital bajo el pretexto de preguntar sobre un trasplante para un paciente con enfermedad renal. Su interacción con la enfermera fue filmada en secreto y transmitida en Corea del Sur el 15 de noviembre de 2017, en un programa llamado “Informe de investigación 7“.

Estos inquietantes ejemplos son solo la punta del iceberg. A la luz de todas las pruebas, se llega a la conclusión que el régimen chino participa activamente en la sustracción forzada de órganos. Las cárceles y centros de detención chinos son “bancos de órganos vivos” llenos de innumerables prisioneros de conciencia, que finalmente son asesinados. Pero primero se les realizan pruebas de sangre para verificar si es compatible para el trasplante programado.

Antecedentes:

El 20 de julio de 1999, el ex jefe del Partido Comunista Jiang Zemin comenzó una brutal persecución para erradicar a Falun Gong, pues temía que sus 70 a 100 millones de seguidores representen una amenaza para el gobierno autoritario del Partido. Antes del genocidio, el régimen chino había otorgado premios y honores a la práctica por mejorar la salud de las personas y ahorrar al país millones de yuanes (moneda china) en gastos médicos.

Según los reportes Minghui.org, miles de practicantes de Falun Gong están detenidos ilegalmente en prisiones, centros de detención y hospitales psiquiátricos. Condenados sin juicio y se enfrentan a torturas inhumanas y a la sustracción forzada de órganos. Para más información, por favor visite www.faluninfo.net.

Los practicantes de Falun Gong están siendo asesinados por sus órganos en China

TE RECOMENDAMOS