Británico renueva castillo medieval y encuentra red de túneles utilizada en la 2ª Guerra Mundial

Por Michael Wing
19 de Noviembre de 2022 11:47 PM Actualizado: 19 de Noviembre de 2022 11:47 PM

Para Edward Holmes, de 44 años, renovar un castillo medieval en Burdeos, Francia supuso un cambio de aires con respecto a su último trabajo de paisajista en el campo de golf de su padre en el Reino Unido, donde creció.

Cuando sus padres, con mentalidad empresarial, compraron el Château Lagorce por un millón de euros en 2003, el joven inglés, entonces un veinteañero soltero, fue el mejor hombre para el trabajo. Se trasladó a Burdeos en 2005 y vio todo el trabajo que tenía por delante. Los tejados y los canalones estaban podridos y llenos de agujeros; la fontanería y la electricidad estaban estropeadas; no había aire acondicionado; y la cantería necesitaba una nueva restauración. Si hubiera estado cinco años más, habría desaparecido.

Diecisiete años después, el Château Lagorce está impecable y sirve como negocio familiar, el ya famoso “Château de las bodas francesas”. Es un lugar de cuento de hadas con un encanto histórico inigualable para las parejas de mentalidad romántica que se casan.

Uno puede imaginarse qué misterios se esconden entre sus muros de piedra, o bajo sus cimientos. Tras haber terminado recientemente las obras de una bodega de degustación de vinos en el sótano de la mansión para los clientes más aventureros —el castillo fue famoso por su vino blanco dulce a mediados del siglo XIX— Holmes sintió curiosidad por la extensa red de túneles que había bajo la finca.

(Cortesía de Edward Holmes)
(Cortesía de Edward Holmes)

Hacía tiempo que sabía que estaban allí. Estaban en los mapas. “Después de unos años, los conoces como la palma de tu mano”, dijo a The Epoch Times”. Había tres niveles de pasajes subterráneos que se extendían por unas tres hectáreas. Para aumentar su misterio, el vecino de Holmes del cercano Château de Haute-Sage le informó que estos pasadizos estaban conectados con los que había bajo otras fincas. Y además, en algún punto intermedio había un tesoro escondido. Esto no estaba en el mapa de Holmes.

“¿Qué vamos a encontrar?”, dijo. “Eso fue lo que desencadenó toda la aventura”.

Mientras exploraba los bosques de su propiedad el pasado mes de octubre, descubrió una estructura de piedra, con forma de chimenea, que sobresalía del suelo: era un pozo de ventilación subterráneo. Al mirar a través de un agujero en la mampostería, vio la oscuridad debajo y no pudo distinguir el fondo.

Así que, con la ayuda de dos amigos, Ryan Miller y Billy Petherick, visitaron el pozo y bajaron una linterna y una cámara GoPro para ver si podía conducir a más túneles ocultos y, lo que es más importante, a un tesoro. Era más profundo de lo que esperaban; la luz llegó a tocar el suelo a unos diez metros de profundidad. La GoPro reveló que, efectivamente, había túneles allí abajo, que conducían en dos direcciones diferentes. Los hombres no estaban preparados para realizar el peligroso descenso ese día.

Miller sugirió que echaran otro vistazo al esquema para ver si las cuevas que había bajo el castillo estaban conectadas con el pozo. Mirando el mapa, se presentó una pista prometedora: un pasaje que se extendía hasta donde la carretera se acercaba al castillo, donde había un desnivel en la topografía, un valle, que Holmes postuló que debía haber una entrada cerca.

(Cortesía de Edward Holmes)

Al adentrarse en el bosque, el trío localizó varias estructuras de piedra robustas que sobresalían del suelo en el valle y que, según Holmes, probablemente también servían para la ventilación: durante el verano, el aire más fresco fluía hacia abajo, mientras que en invierno el aire más cálido escapaba por la parte superior. Finalmente, se toparon con un dintel de piedra de poca altura, incrustado en la maleza, a través de una cavidad abierta en el lateral del terraplén. Al asomarse, vieron que el interior estaba muy oscuro y no se veía el final. Se cansaron de entrar, sin saber lo que había dentro.

Así que reformularon su plan, fueron a equiparse y regresaron en poco tiempo, llevando dos grandes paquetes de baterías y una batería de mano, para asegurarse de no perder su fuente de luz y acabar perdidos; llevaron agua y un martillo neumático eléctrico por si tenían que excavar. Holmes también llevaba un medidor de oxígeno para asegurarse de no asfixiarse. A continuación, se adentraron en el interior para explorar. Holmes sabía lo antiguos que eran los túneles, ya que había visto grafitis en su interior que se remontaban a 1805. Además, la leyenda local decía que habían sido utilizados por la resistencia francesa cuando Burdeos estaba ocupada por los alemanes durante la Segunda Guerra Mundial.

“La resistencia podía meterse en los túneles y pasar de ocupados a desocupados”, explica Holmes. “Los alemanes tenían tanto miedo que no bajaban a las cuevas, es bastante lógico. No conocen la zona”.

A medida que el trío se adentraba en la cavidad, el techo colgaba tan bajo que tuvieron que agacharse, pero finalmente se abrió para que pudieran ponerse de pie. Entonces, Miller vio una larga caja de madera, casi de la longitud de un hombre, sujeta con viejas bisagras, que atrajo su curiosidad. Más tarde adivinarían para qué servía. Al adentrarse en el interior, llegaron al final de su recorrido y no pudieron ir más allá. Un muro de bloques de cemento les impedía el paso. Supusieron que se había hecho una excavación en la carretera de arriba hacía relativamente poco tiempo, y que los trabajadores habían utilizado dinamita para derrumbar la caverna antes de rellenarla.

(Cortesía de Edward Holmes)
(Cortesía de Edward Holmes)

Golpeando los bloques de hormigón con el martillo neumático, abrieron un agujero, se asomaron y confirmaron sus sospechas. No había forma de pasar por aquí. Si la caverna está conectada con la torre de ventilación —y si el tesoro oculto se encuentra en algún lugar entre los dos castillos— no lo descubrirían ese día.

Al salir con vida y aún respirando, el trío estaba exultante. Habían utilizado apenas 1/100 de la energía almacenada en uno de sus tres paquetes de baterías, pero más vale prevenir que lamentar. Entonces se dirigieron a la vieja y mohosa caja de madera. No estaba cerrada. Las bisagras crujieron cuando Miller levantó la tapa. No había nada en el interior, salvo unas cuantas muescas de madera. “Estábamos bastante seguros, cuando la encontramos, de que era una especie de caja de armas”, dijo Holmes. Rifles, tal vez, sugirió Miller. Holmes planteó que podría haber contenido algo más pesado, posiblemente algún tipo de artillería antitanque de la época de la Segunda Guerra Mundial.

¿Había pertenecido esta caja a la Resistencia francesa? ¿Había visto la batalla?

En cualquier caso, ese día no conocerían la respuesta. Tampoco aprenderían mucho de los habitantes de Burdeos sobre lo que ocurrió aquí durante la guerra, excepto que un general alemán ocupó una vez el Château Lagorce. “En cuanto intentas hablar con ellos sobre… la guerra, se quedan muy callados y no quieren hablar de ello”, dijo Holmes. “Deben haberlo pasado muy mal”. En cuanto al tesoro perdido, que aparentemente sigue esperando bajo tierra, en algún lugar entre los dos castillos, la próxima misión de Holmes es conseguir entrar allí de alguna manera. Pero esa es una historia para otro día.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.