Brote de Coronavirus pone bajo escrutinio presunta investigación de guerra biológica de China

Por Joshua Philipp
07 de Febrero de 2020 Actualizado: 07 de Febrero de 2020

Análisis de noticias

Todavía se desconoce la fuente del nuevo coronavirus que ha llevado al bloqueo de 34 ciudades chinas y que ahora se ha extendido a 35 países fuera de la región.

Los primeros informes de China afirmaban que la fuente era un mercado de alimentos vivos en Wuhan, la capital de la provincia de Hubei, y que podría haber sido causada por murciélagos.

Otros informes afirmaban que la fuente podía haber sido el Instituto de Virología de Wuhan, administrado por el Estado, cerca del mercado, donde el virus podría haberse filtrado desde el primer laboratorio de alto nivel “P4”  del país asiático, que maneja todo tipo de agentes patógenos de lo más peligrosos.

El informe original en el que se afirma que el laboratorio P4 es una fuente potencial fue publicado por GreatGameIndia, una revista sobre geopolítica y relaciones internacionales. Le siguieron otras publicaciones, como The Washington Times, con afirmaciones adicionales basadas en entrevistas.

Mientras que la narrativa del virus proveniente del laboratorio no ha sido desacreditada, fue criticada por varios medios de comunicación, ya que algunas de las conexiones aún no han sido probadas.

Independientemente de dónde vino el coronavirus, la atención en el laboratorio P4 se enfoca en los supuestos programas de guerra biológica del régimen chino y plantea preguntas sobre la naturaleza del laboratorio P4 en Wuhan.

El principal argumento contra la idea de que el régimen chino tiene un programa de guerra biológica es el hecho de que China se convirtió en un Estado que forma parte de la Convención sobre Armas Biológicas (CAB) en 1984, tratado que le prohibiría desarrollar armas biológicas.

Sin embargo, una breve lectura de documentos y estrategias oficiales alimenta rápidamente las dudas sobre el grado de cumplimiento de la CAB por parte del régimen chino. En un informe del Departamento de Estado de EE.UU. de agosto de 2019 se señala sobre la evaluación de Estados Unidos de que China tuvo un programa de armas biológicas ofensivas por lo menos desde el decenio de 1950 hasta finales del decenio de 1980 y, a pesar de haber firmado la CAB, “no se dispone de información que demuestre que China haya tomado medidas para cumplir sus obligaciones en virtud del tratado” de “desviar o destruir” cualesquiera armas biológicas ofensivas que haya desarrollado anteriormente.

En el informe también se señala que el régimen chino “participó durante el período del informe en actividades biológicas con posibles aplicaciones de doble uso, lo que suscita preocupación en cuanto al cumplimiento de la CAB”.

En otras palabras, algunos programas de investigación realizados por el régimen chino podrían ser utilizados tanto para fines pacíficos como hostiles. El informe señala: “La información disponible sobre los estudios de los investigadores de las instituciones médicas militares chinas a menudo identifican actividades biológicas de naturaleza posiblemente anómala (…) con posibles aplicaciones de doble uso”.

Rick Fisher, investigador senior del Centro Internacional de Evaluación y Estrategia y colaborador de Epoch Times, dijo en una entrevista que las evaluaciones de EE.UU. en el gobierno y las comunidades de inteligencia sostienen que “China ha estado desarrollando estas armas todo el tiempo”.

Fisher señaló que se sospechaba que los programas de guerra biológica en China estaban relacionados con la fuga del virus del SARS, tras su brote en 2002 y 2003, y con una epidemia viral a finales del decenio de 1980 en Xinjiang.

“Siguen siendo los desastres —fallos— en el proceso de estos laboratorios los que permitieron que estos virus tan dañinos se filtraran al público y produjeran una extensa muerte, pero claramente innecesaria”, dijo Fisher.

El laboratorio P4 en Wuhan tiene conexiones con el ejército chino, el Ejército Popular de Liberación. Cuando la empresa estadounidense Gilead Sciences envió recientemente a China un nuevo medicamento (remdesivir) que podría tratar el nuevo coronavirus, el Instituto de Virología de Wuhan se apresuró a solicitar una patente.

En una declaración del 4 de febrero publicada en el sitio web del instituto sobre la patente, el instituto señala que realizó una investigación junto con el Instituto de Investigación Médica Militar de la Academia Nacional de Medicina de Emergencia para la Prevención y el Control de Drogas. También señala los vínculos con el Centro de Investigación de Tecnología de Ingeniería de Prevención del Instituto de Investigación Médica Militar, y con el Instituto Nacional de Control de Medicina de Emergencia y el Centro de Investigación de Ingeniería para la Investigación Médica Militar.

El laboratorio P4 de Wuhan es parte de la Academia China de las Ciencias, que tiene estrechos lazos con el ejército chino en sus programas de investigación.

Mientras tanto, la doctrina militar china ha identificado la guerra biológica como una parte clave de las estrategias militares del régimen, especialmente en cualquier escenario de guerra con Estados Unidos. Entre los programas clave está su estrategia de Maza Asesina (“Sha Shou Jian”).

Michael Pillsbury, consultor del Pentágono, advirtió de la estrategia en su libro “La Maratón de Cien Años” de 2016, en el que señaló que la única vez que China ganó en un juego de guerra simulado con Estados Unidos, el equipo de China utilizó la estrategia de la Maza Asesina. Además escribió, “siempre que el equipo de China usó tácticas y estrategias convencionales, Estados Unidos ganaba de forma decisiva. Sin embargo, en todos los casos en que China empleó los métodos de la Maza Asesina, China fue la vencedora”.

Fisher dijo que la Maza Asesina está diseñada para usar varias armas no convencionales en conjunto para un ataque sorpresa brutal, y que “cuando se usa en el momento adecuado, y se apunta contra una debilidad específica del enemigo, puede resultar en el rápido colapso de la amenaza militar de ese enemigo”.

También señaló que los oficiales militares chinos no han evitado hablar del uso de ataques y armas brutales, incluidas las armas biológicas. Sin embargo, algunas de las declaraciones son tan descaradas y extremas que muchos en la comunidad de analistas de defensa de EE.UU. tienden a descartarlas.

Con respecto a los rumores sobre el nuevo coronavirus que se está propagando en China, indicó que aunque todavía no están probados, tampoco deberían ser descartados sin alguna investigación.

“Los científicos de renombre están empezando a unirse en torno a la idea de que, como mínimo, el coronavirus al que nos enfrentamos hoy en día es el producto de un laboratorio [y] no el producto de algún tipo de proceso natural”, dijo Fisher.

Afirmó que el “consenso creciente de que este coronavirus es un virus creado por el hombre lo relaciona naturalmente con las capacidades y programas de bioguerra de China”.

“El mundo debería tomar esto como una posibilidad muy seria, y debería afectar nuestra política y relaciones con la República Popular China”.

Sigue a Joshua en Twitter: @JoshJPhilipp

*****

Video relacionado:

¿El régimen chino está ocultando la gravedad del coronavirus?

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

TE RECOMENDAMOS