Brote de COVID-19 envía a una ciudad del norte de China a un semi-cierre

Por Dorothy Li
23 de Septiembre de 2021
Actualizado: 23 de Septiembre de 2021

El régimen chino ha endurecido las restricciones de viaje y aumentado los pedidos de pruebas masivas en la ciudad nororiental de Harbin, desde el 21 de septiembre, tras un nuevo aumento en los casos de COVID-19.

Se estima que 10 millones de residentes en Harbin, la capital provincial de Heilongjiang, han recibido una nueva orden de confinamiento. Las autoridades les dijeron que evitaran todos los viajes no esenciales. Las personas que soliciten salir de la ciudad deben presentar un resultado negativo de la prueba para el virus del PCCh, tomada no más de 48 horas antes de la salida. El virus del PCCh, comúnmente conocido como nuevo coronavirus, es el patógeno que causa COVID-19.

Antes de ingresar a otra ciudad, los residentes de Harbin deben reportarse a las autoridades en la ciudad de destino con 24 horas de anticipación, de acuerdo con avisos similares publicados por varias ciudades de todo el país. Aquellos que habían estado en Harbin durante los 14 días anteriores deben presentarse ante los departamentos locales o las empresas para las que trabajan, someterse a pruebas de ácido nucleico y ponerse en cuarentena, se lee en un comunicado emitido el lunes por la provincia de Hunan, en el sureste de China.

Las autoridades de Harbin informaron ocho nuevos casos el 22 de septiembre, todos los cuales son contactos cercanos de los primeros tres casos confirmados el día anterior, según el gobierno municipal. Es probable que la cifra no refleje el total real, dado que se sabe que el régimen chino subestima enormemente las cifras del virus.

Harbin ha implementado la estricta estrategia de contención de virus impuesta por el régimen, que incluye pruebas masivas, cuarentenas obligatorias y el cierre de lugares de entretenimiento.

También se cerraron cines, gimnasios y salones de mah-jong, y se ordenó a los sitios turísticos que limitaran el tráfico de visitantes a la mitad de su capacidad, informó el martes la televisión estatal.

Un residente local de apellido Li le dijo a The Epoch Times que los supermercados todavía están abiertos, pero requieren que los clientes escaneen los códigos de salud y verifiquen sus temperaturas antes de ingresar.

“Ahora todo el mundo se tiene que hacer pruebas de ácido nucleico”, dijo el 22 de septiembre. “Los días oscuros han vuelto”.

Las autoridades prometieron completar una ronda inicial de pruebas en toda la ciudad en 48 horas. Aquellos que no han sido evaluados verán que sus códigos de salud se vuelven de color ámbar, dijo Ke Yunnan, subdirector de la comisión de salud de la ciudad en una conferencia de prensa llevada a cabo el martes.

El régimen chino había adoptado sistemas de códigos QR basados en colores que utilizaban big data y tecnología móvil para controlar los movimientos de las personas. El sistema asigna a los ciudadanos tres códigos en los teléfonos móviles, incluido un código de salud, un código de itinerario y un código de vacunación.

Los colores ámbar o rojo impiden que las personas salgan de casa, tomen autobuses, trenes o aviones y entren a supermercados y restaurantes.

La ciudad también suspendió, desde el miércoles y por una semana, las clases presenciales en todos los jardines de infancia, escuelas primarias y secundarias.

El condado de Bayan, donde estaban los 3 primeros infectados confirmados, suspendió los servicios de autobuses y taxis y cerró algunas áreas.

Song Mei (seudónimo), una mujer que vive en una ciudad del condado de Bayan, dijo que había recibido órdenes de cerrar su restaurante debido al último brote. Dijo que se desconoce cuándo podrá reabrir su negocio.

Además, le dijo a The Epoch Times el martes que las autoridades sellaron todas las carreteras de la ciudad y han enviado a sus contactos cercanos a la cuarentena.

Con información de Reuters.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS