Buceador entabla amistad por 20 años con un tiburón que ahora lo sigue “para que le frote la cabeza”

Por The Epoch Times
06 de Diciembre de 2021
Actualizado: 06 de Diciembre de 2021

El buceador Jim Abernethy, residente en Palm Beach, ha pasado gran parte de su vida bajo el agua. Como propietario y operador de la empresa de buceo Scuba Adventures, viaja regularmente a las Bahamas, a un lugarllamado Tiger Beach, donde bucea con sus clientes y ha forjado amistades permanentes con los tiburones tigre.

Parece una locura, pero la verdad es que los tiburones no son los “monstruos maníacos sin sentido” que Hollywood ha hecho pensar, afirma este aventurero y conservacionista de 63 años. Por el contrario, son increíblemente “cariñosos y afectuosos”, como demuestra su amistad de 20 años con un tiburón tigre, llamado Emma.

Un encuentro cercano entre Jim Abernethy y Emma, el tiburón tigre de 4 metros, en las Bahamas. (Cortesía de Jim Abernethy)

El buceador se encontró por primera vez con esta “gigante amable” de 4.5 metros en 2001, cuando apareció en Tiger Beach durante sus excursiones, y mantuvo sua distancia al principio —los tiburones son intrínsecamente temerosos de los humanos—, pero pronto nació una relación sorprendente.

“Con el paso del tiempo y sin que se les maltrate, [los tiburones] adquieren una sensación de confianza y se acercan”, explicó Jim a The Epoch Times. “Cuando llegan a ese punto en el que están lo suficientemente cerca como para que pueda frotarles la cabeza, lo hago. Al principio tienen miedo, pero les gusta, y vuelven regularmente para que les frote la cabeza”.

El guía de buceo, que también es fotógrafo y cineasta profesional de National Geographic, tiene miles de videos que atestiguan estos extraordinarios encuentros.

(Cortesía de Jim Abernethy)

“En realidad están entrenados con una señal de mano, que significa: “¿Quieres que te froten la cabeza?”. dijo Jim. Se frota el pulgar y los dedos con la mano por encima de la cabeza.

Jim la llamó Emma: ella puede reconocer su barco, los sigue y nada a su encuentro, “buscando afecto” todos los días. Con el paso de los años y las décadas, han creado una amistad que Jim describe como un tiburón que “me sigue como un perro que quiere que le froten la cabeza”.

Emma reconoce a Jim cuando se cambia de traje de neopreno como un perro reconoce a su dueño cuando se cambia de ropa, dijo.

Emma se acerca a Jim en busca de cariñosas palmaditas en la cabeza. (Cortesía de Jim Abernethy)

Los tiburones se ven a menudo asediados y atormentados por los anzuelos de pesca. Jim ha extraído cientos de anzuelos de ocho especies diferentes de tiburones, incluidos cuatro tan solo de la boca de Emma. Este ejercicio lo calificó como un “cambio de juego” para crear confianza.

“Ese tiburón está completamente relajado alrededor de uno por el resto de su vida”, dijo Jim.

Siempre que retira un anzuelo, se lo muestra al tiburón, con lo que la confianza se multiplica por veinte, como ocurrió con Emma, que tenía un anzuelo enterrado en lo más profundo de la bisagra de su mandíbula.

(Cortesía de Jim Abernethy)

Jim temía perder un brazo al retirarlo, pero estaba decidido a hacerlo.

Sorprendentemente, ella nadó hacia él, abrió la boca y mordió un trozo de coral vegetal, lo que alivió los temores de perder una extremidad y permitió a Jim liberarla del anzuelo.

“Estaba sangrando abundantemente, le mostré el anzuelo, sin agresividad, sin nada”, dijo Jim al periódico. “Nadó a mi alrededor un par de veces y pasó el resto de la semana con nosotros”.

“Todos los días… le abría la mandíbula y veía lo mal que estaba la herida”.

Emma abre la boca, un hábito que aprendió de Jim, quien regularmente revisaba su herida después de quitarle un anzuelo. (Cortesía de Jim Abernethy)
Emma “jugando” con un buzo invitado abriendo bien la boca.(Cortesía de Jim Abernethy)

“Cuatro o cinco semanas después, dejé de abrirle la boca. Empezó a nadar hacia mí y a abrir la boca. De hecho, lo hizo con muchos de mis invitados”.

“Al tipo al que le hizo esto, le dio un susto de muerte”.

“Creo que ella pensó que lo de abrir la boca era un juego”, añadió. “Hay tantas cosas que han pasado a lo largo de los años con ella que son literalmente increíbles”.

Como suelen hacer los mejores amigos, Jim se ha tomado innumerables selfies con Emma, pero dice que otros no deberían seguir su ejemplo tomándose selfies con animales salvajes.

Jim se toma una selfie con el tiburón tigre de 4 metros de largo. (Cortesía de  Jim Abernethy)

“Mi amigo de Yellowstone (…) me envió una foto de un alce, y le dije: ‘¡Cuidado, no te tomes selfies con un alce!'”, dijo. “Rápidamente busqué en Google selfies con alces para descubrir que 250 personas han muerto hasta ahora tomándose selfies con un alce, y ahora aquí estoy, [tomándome] un selfie con un tiburón tigre de 4 metros”.

Tras forjar una amistad de 20 años, Jim y Emma se separaron por primera vez cuando la pandemia puso en pausa el buceo durante ocho meses en 2020. En agosto, ansiosos por volver a sumergirse, Scuba Adventures regresó a Tiger Beach.

Pero Emma no aparecía por ningún lado.

(Cortesía de Jim Abernethy)

Sin embargo, después de salir a la superficie, Jim escuchó un grito de su compañero de aventuras de buceo Hex: “¡Emma está aquí!”. Jim se apresuró a ponerse el equipo y encontrarse con su alma gemela submarina.

“Era exactamente el mismo tiburón”, dijo a The Dodo. “Era como si no hubiera pasado nada de tiempo”.

Le pasó su cámara a Hex para liberar sus manos, y se mostró afectuoso con su amigo depredador de toda la vida.

“Cuando Jim estaba allí abajo, era realmente increíble verlo”, dijo Hex. “Se notaba que ella también estaba feliz de verlo, dando vueltas, y vueltas. (…) Es un tiburón adorable”.

Jim con Emma. (Cortesía de  Jim Abernethy)

Para describir su vínculo con el poderoso pero cariñoso animal salvaje, Jim dijo: “Al intentar describir lo que se siente, creo que el idioma inglés no es lo suficientemente bueno”.

“Tener una conexión por todo el tiempo que uno está en el agua es muy conmovedor e impactante”.

“Una de las mejores cosas que me ha pasado es descubrir el lado afectivo de los tiburones”.

Emma y un buzo. (Cortesía de  Jim Abernethy)

Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS