Buenas historias de China: historia de amor de Niu Lang y la doncella tejedora celestial

Por The Epoch Times
23 de Enero de 2021
Actualizado: 23 de Enero de 2021

En la noche del séptimo día del séptimo mes en el calendario lunar chino, según la leyenda, el pastor de vacas Niu Lang y la doncella tejedora celestial viajarán a través de la Vía Láctea por un puente formado por golondrinas para su encuentro anual. Los chinos han contado durante mucho tiempo la historia de amor entre Niu Lang y la doncella tejedora.

La doncella tejedora es la hija menor del Rey Celestial, y es experta en tejer patrones y colores hermosos. Cuando se ven los cielos brillantes y arcoíris de siete colores, deben haber venido de las hábiles manos de la doncella tejedora.

Liu Lang era un pastor de vacas que nació en una familia pobre en el sur de China. Sus padres murieron cuando él era joven y creció con muchas dificultades. Vivía solo y se ganaba la vida cuidando vacas. Era honesto, amable y diligente, pero al ser pobre, no pudo encontrar una mujer con quien casarse.

Un día, cuando cuidaba vacas en la pradera, Niu Lang vio a nueve doncellas celestiales descender a la orilla del río. Se escondió detrás de los árboles para observar. Las doncellas se quitaron sus coloridos vestidos, los dejaron en la orilla del río y empezaron a jugar en el agua. Niu Lang estaba asombrado por su belleza, especialmente de la más joven, en quien sus ojos estaban fijos.

Una vaca que había cuidado durante muchos años de repente comenzó a hablarle a Niu Lang: “Ella es la doncella tejedora en el cielo. Si escondes su vestido, ella no podrá regresar, se quedará y se casará contigo”. La vaca le dijo qué vestido pertenecía a la doncella tejedora.

Unos momentos después, cuando las doncellas se disponían a partir, la doncella tejedora tuvo que quedarse. Al no poder encontrar su vestido, no pudo ascender al cielo. Niu Lang salió de entre los árboles. Le entregó su vestido a la doncella tejedora. A estas alturas, el momento de su regreso al cielo había pasado.

Niu Lang le pidió a la doncella tejedora que se casara con él. Aunque no estaba contenta de que hubiera escondido su vestido, vio que Niu Lang era un hombre amable, así que aceptó casarse con él.

Niu Lang y la doncella tejedora vivieron una vida feliz juntos. Se amaban y respetaban mutuamente, y ambos trabajaban duro. Las finas manos de la doncella tejedora transformaron la sencilla cabaña de Niu Lang en un hermoso y cálido hogar.

Pasaron rápidamente dos años, y la doncella tejedora había dado a luz a dos hijos, un niño y una niña.

Dos años en la tierra son solo un momento fugaz en el cielo. En cuanto las hermanas de la doncella tejedora regresaron al cielo, el Rey Celestial descubrió que su hija menor había desaparecido. Entonces vio que se había casado con un mortal en la tierra. Se enfadó y pidió a la Reina Celestial que dirigiera un ejército de soldados celestiales para traer de vuelta a la doncella tejedora.

En la tierra, el cielo se oscureció de repente y el viento empezó a rugir. Un momento después, los soldados celestiales llegaron y se llevaron a la doncella tejedora.

Aunque sospechaba que este día podría llegar, Niu Lang fue tomado por sorpresa y se desesperó. Colocando a cada uno de sus hijos en una cesta y cargándolos con una larga vara en los hombros, Niu Lang comenzó a correr tras los que habían capturado a su esposa. Mientras los soldados ascendían al cielo con la doncella tejedora, Niu Lang se encontró ascendiendo con ellos. Se apresuró a avanzar y la distancia entre él y su esposa parecía reducirse.

En ese momento, la Reina Celestial lanzó su pasador de cabello dorado frente a Niu Lang. El pasador se convirtió en un río al instante, separándolo de su esposa. Este río se conoció más tarde como la Vía Láctea.

Niu Lang y la doncella tejedora se miraron a través del ancho río celestial; con lágrimas en los ojos anhelaban estar el uno al lado del otro. Movidas por su gran amor, las golondrinas formaron un puente con sus cuerpos sobre el río celestial.

La Reina Celestial vio el amor que se profesaban la doncella tejedora y Niu Lang. Ella les permitió reunirse una vez al año, en la noche de su separación forzada, el séptimo día del séptimo mes.

En esta noche, encontrará muy pocas golondrinas, ya que la mayoría han subido a formar el puente celestial. Si el viento está en calma y escucha con atención, podrá oír el murmullo de Niu Lang y la doncella tejedora expresando su amor y anhelo mutuo.

Fuente: Esta es una historia tradicional china que se ha contado con diferentes variaciones.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


 

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS