Buscaban a un niño atrapado en un desagüe hasta que ven un pequeño dedo que les devuelve la fe

Por La Gran Época
30 de Enero de 2019 Actualizado: 31 de Enero de 2019

Sin darse cuenta del riesgo inminente, un niño de 11 años estaba entretenido jugando con sus amigos cerca de un desagüe inundado después de las fuertes lluvias en el condado de Harrison, Wisconsin, el 28 de agosto del 2018.

El niño curioso, cuyo nombre no ha sido revelado al público, se metió en el estanque de retención y fue succionado a la alcantarilla con el agua agitada.

El equipo de rescate compuesto por unos 40 bomberos y equipos de respuesta rápida, junto con los padres del niño, tuvieron dificultades para predecir adónde podría haber ido a parar el niño.

El Sub Jefe de Bomberos, Wesley Pompa, entonces llamó al superintendente de la aldea, Bob Kesler, para ayudar a mapear el sistema de alcantarillado, reportó AP News.

Después de casi 40 minutos de búsqueda, ocurrió un milagro cuando Wesley y Bob estaban parados sobre una alcantarilla, a unos 30 metros de la alcantarilla. Wesley vio los dedos del chico saliendo de la tapa de la alcantarilla.

“Estaba gritando y hablando con nosotros y fue capaz de alcanzarnos”, dijo Wesley.

“Solo agradezco a Dios que estuviera vivo y que hubiera llegado hasta allí”, dijo. “Podría haber sucedido de un millón de maneras diferentes, pero esta vez funcionó para él”.

Resultó que el niño tuvo suerte de haber encontrado una “bolsa de aire justo debajo de la tapa de la alcantarilla”, y que estaba colgado allí, tratando de llegar a alguien para pedir ayuda. Las autoridades dijeron que el niño fue llevado al hospital después del rescate; estaba “alerta y consciente”.

“Lo primero que vieron fue una sonrisa”, dijo Amos Mikkelson, jefe del Cuerpo de Bomberos de Harrison, a PEOPLE. “Estaba respirando, estaba feliz de ser rescatado. Como pueden imaginar, estaba alegre. Su condición era solo golpes, moretones y rasguños”.

“Cuando ese dedo meñique atravesó, todos los que estaban allí parados estaban como,’¡Oh, Dios mío!’ Todos muy contentos. Podías sentirlo. Podías sentir el alivio que todos tenían. Esto fue realmente un milagro”, dijo Amos.

Con suerte, estos niños aprendieron la lección de que no es seguro jugar en áreas tan propensas al riesgo.

¿Te gustó este artículo?

Entonces, te pedimos un pequeño favor. Compártelo en tus redes sociales, apoya al periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

Mira como este niño comparte con policías su día de cumpleaños

TE RECOMENDAMOS