Buscadores de ópalo descubren enorme yacimiento de esta preciosa piedra valorado en USD 900,000

Por Michael Wing
24 de Abril de 2021
Actualizado: 24 de Abril de 2021

Una pareja de hermanos de Australia culminó una búsqueda épica iniciada por sus padres hace décadas. La familia lleva toda la vida buscando ópalos.

Hace poco encontraron el premio gordo, al tropezar con una yacimiento de ópalos en el sur de Queensland, al oeste de Brisbane.

Como arco iris congelados en el tiempo, los ópalos son una de las piedras preciosas más raras, preciadas y codiciadas del planeta.

(Cortesía de Isaac Andreou)

Los hermanos desenterraron en marzo un gigantesco botín de 150 kilos de estas preciosas gemas en el interior del país, en un lugar llamado Yowah, culminando así la búsqueda de su familia durante dos generaciones.

Isaac y Sophia Andreou son expertos buscadores de ópalos, que aprendieron el oficio de extraerlos, cortarlos, pulirlos, valorarlos y venderlos a los maestros en la materia.

Sus padres empezaron a extraer y vender ópalos en la década de los 60, pero nunca descubrieron nada parecido a este reciente hallazgo.

En Australia se encuentra el 90 por ciento de ópalos del mundo.

Isaac, originario de Sídney, pasa ahora gran parte de su tiempo en la árida, calurosa e implacable región del sur de Queensland, buscando estas raras y preciosas rocas.

Su hermana menor, Sophia, se encarga de la venta al por menor del negocio y dirige una tienda de ópalos en Whitsunday.

(Cortesía de Isaac Andreou)

Los hermanos tropezaron con el monumental hallazgo, e Isaac cree que es la culminación de algo que estaba predestinado.

“Cuando éramos niños, mamá y papá se dedicaban a todos los tipos de ópalo”, dijo Isaac a The Epoch Times. “Cuando era muy joven, se encontraron con este material, y entonces no les importó nada más”.

“Desde niños, siempre ha habido una historia y era casi como si nos hubieran metido en la cabeza este material en particular”.

“Cuando éramos niños, era solo algo divertido. Pero extrañamente se ha hecho realidad paso a paso”.

“Siempre hemos tenido este material, siempre ha venido a nosotros de alguna manera. Pero buscando ese paquete, ese paquete de la llave, ese ‘paquete de unicornio’, [hemos estado en esto durante] dos generaciones”.

Con la ayuda del propietario de la mina, Dave Darby, que lleva décadas buscando ópalos, localizaron una prometedora bolsa de nueces de ópalo —gemas de color único que se forman dentro de los cantos rodados de una matriz de piedra de hierro—.

(Cortesía de Isaac Andreou)

Con la ayuda de una excavadora, cavaron en la tierra arcillosa y pronto vieron destellos de colores brillantes entre los cantos rodados de ironstone, y se dieron cuenta que estaban cerca de encontrar su fortuna.

Isaac, Sophia y el equipo desenterraron una roca tras otra que contenía coloridos centros de cristal de la codiciada piedra preciosa.

Los ópalos, una de las piedras preciosas más raras, se diferencian de las demás en que son “amorfas”, es decir, no tienen una estructura cristalina regular. En cambio, están compuestos por millones de esferas de sílice que reflejan la luz en varias longitudes de onda, creando una combinación interminable de patrones multicolores.

Isaac describe el fenómeno en términos de un arco iris: los píxeles de agua que caen del cielo a la misma velocidad, todos del mismo tamaño, causan el fenómeno óptico de un arco iris cuando la luz lo atraviesa al verlo desde un determinado ángulo.

“Ahora imagine que esos píxeles de agua en lugar de caer de esa manera, se aplastan y se congelan”, explica.

(Cortesía de Isaac Andreou)

“Siguen emitiendo un arco iris, pero el arco iris está todo revuelto. Está reordenado”.

“No hay orden en el arco iris. Eso significa que la combinación de colores, brillos y tonos que se puede obtener es ilimitada”.

“Tirar todo eso, mezclar todo eso, y ahora convertirlo en arte. Eso es un ópalo de nuez de Yowah”.

El equipo de buscadores de ópalos se alegró por el descubrimiento. Sophia, que es una experta en valoración de ópalos, se quedó asombrada cuando empezó a comprender la magnitud del hallazgo, que, compuesto por miles de piedras de ópalo, se estima que tiene un valor de unos 1.2 millones de dólares australianos (unos 928,000 dólares estadounidenses).

(Cortesía de Isaac Andreou)

Ahora los hermanos esperan comprar su propia mina de ópalo por 50,000 dólares australianos (unos 38,700 dólares estadounidenses) con los beneficios, además de pagar los gastos diarios y ayudar a financiar la educación de la hija de Isaac.

Sin embargo, el objetivo final siempre ha sido cumplir su sueño.

Ellos quieren compartir el magnífico hallazgo con el mundo. La joya de la corona de su hallazgo fue bautizada como la “Yowah Moon” (“Luna de Yowah”), una nuez de Yowah con un centro de cristal perfecto, la más rara de todas las formaciones de ópalo. La Yowah Moon está valorada en más de 50,000 dólares australianos.

Las demás rocas se están poniendo a la venta a través del sitio web de los buscadores de ópalos para que el mundo las disfrute.

Por otro lado, la Yowah Moon y otros ejemplares de primera calidad considerados de museo fueron apartados por el momento, reservados para su exhibición pública.

(Cortesía de Isaac Andreou)

Isaac describe al ópalo como un tipo de milagro.

“Cuando uno mira la nuez de Yowah, la primera en exponer algo que ha estado oculto durante millones de años, hay una sensación absolutamente innegable que le invade”, dijo.

“Para empezar, incluso la estética amplía la mente y hace que uno se dé cuenta de lo que es posible”.

“La naturaleza artística de estas piedras hace que la mente dé un salto adelante en la comprensión de la tierra y la creación”.

Al final, Isaac cree que su viaje de cuento de hadas en busca del precioso material tiene un propósito más elevado.

(Cortesía de Isaac Andreou)

“La palabra Yowah (…) es una palabra aborigen. Es una palabra indígena. Pero también es una palabra internacional que siempre ha existido”, dijo, refiriéndose al nombre de Dios, “Yahvé”.

“Ahora, esta es la pregunta, ¿cómo llegaron los aborígenes a esa palabra? (…) Eso empieza a hacer que uno se cuestione ahora”.

Los hermanos ya habían aparecido en la serie de televisión de Discovery “The Outback Opal Hunters” pero Isaac tiene la vista puesta en un objetivo mayor: que su historia se convierta en una película completa.

Los hermanos, que aún no han cumplido los treinta años, ya lograron más de lo que la mayoría puede esperar en toda su vida. Y con su nueva mina a la vista, hay un gran potencial de tesoros aún por descubrir.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS