Buscar a Dory podría matarla, como casi mata a Nemo

23 de Mayo de 2016 Actualizado: 24 de Mayo de 2016

“Buscando a Dory”, llegará a las salas de cine el 16 de junio. Mientras que los productores tienen todas las indicaciones de que será tan exitosa como su predecesor -“Buscando a Nemo”- algunos científicos tienen una buena razón temer esto.

Cuando “Buscando a Nemo” fue lanzado en 2003, la historia de un pez payaso dedicado a buscar a su hijo en el océano llevó a muchas personas a querer su propio “Nemo”.

La venta del pez payaso se disparó, mientras que al mismo tiempo disminuyeron sus poblaciones en los arrecifes coralinos, de acuerdo con investigadores de la Universidad de Queensland y la Universidad de Flinders.

“Lo que la mayoría de la gente no sabe, es que aproximadamente el 90% de los peces marinos que se encuentran en tiendas de acuario provienen de la naturaleza”, dijo Carmen da Silva, candidata a un doctorado en la Universidad de Queensland.

Alrededor de 11 millones de peces de acuario fueron importados de Estados Unidos en 2011, según Andrew L. Rhyne, investigador científico del acuario de Nueva Inglaterra. Más de 300.000 de ellos eran especies varias de pez payaso, pero en su mayoría eran Amphiprion ocellaris, nuestro famoso Nemo.

Las importaciones del pez payaso ocellaris, aumentaron en más de un 30% entre 2004 y 2008 (tras el film “Buscando a Nemo”), según datos de Rhyne. Las importaciones, por un tiempo, nuevamente disminuyeron entre 2008 y 2011, pero se mantuvieron varios puntos porcentuales más altas que antes del estreno de la película.

Pero a pesar que la moda de Nemo ha disminuido después de alcanzar su máximo, para comenzar, la demanda del pez payaso ya era alta, según el Fondo de Conservación Salvando a Nemo creado por da Silva.

“Más de 1 millón de peces payaso son recogidos del arrecife para los acuarios cada año”, según su sitio web. “Ahora, en algunas zonas se extinguieron por demasiada captura y descoloración de los corales”.

Y ahora hay otro problema, quizá más grave:

Mientras para Nemo resultó difícil soportar la fama, eso puede ser completamente fatal para Dory.

Al pez payaso es fácil criarlo en cautiverio. Salvar a Nemo se puede hacer al satisfacer la demanda en la cría de peces, y venderlos a tiendas de animales es mucho más barato que importarlos.

Por otro lado, Dory (pez cirujano regal) es imposible criar en cautiverio según un reciente artículo de la Revista Hakai.

Durante cuatro años los investigadores han tratado en vano, y ahora, con el éxito a vuelta de la esquina, ellos se están quedando sin tiempo.

La página de Facebook creada para Dory tiene más de 25 millones de “me gusta”. Si sólo el uno por ciento de los aficionados fuera a comprar uno, sería casi el doble que el comercio mundial de la especie, que Rhyne estima de unos 300.000 al año.

¿Podrán los espectadores dejar en sus corazones que Dory se pierda en el océano?

TE RECOMENDAMOS