Cabello anuncia nueva reunión del Foro de Sao Paulo “en un ambiente de alegría” en Latinoamérica

Por Julian Bertone
29 de Octubre de 2019 Actualizado: 29 de Octubre de 2019

En medio de las serias protestas y disturbios que afectan a Latinoamérica y de un clima de desestabilidad política y económica que amenaza la democracia de varios países de la región, Diosdado Cabello anunció un nuevo encuentro del Foro de Sao Paulo “en un marco alegre, festivo, en América Latina”.

El líder chavista dio la noticia el lunes 28 de octubre en televisión nacional e informó que las reuniones tendrán lugar a partir del martes 29 y durante tres días consecutivos en el estado de Bolívar, al este de Venezuela.

“Tendremos visitantes de varios países”, señaló Cabello y añadió que al menos 20 países acudirán al encuentro con sus respectivas delegaciones “en el marco del Foro de Sao Paulo”.

Cabello destacó que la reunión responde a las “líneas estratégicas y de trabajo” trazadas por el Foro para “los pueblos originarios”, así como para “los trabajadores, los afrodescendientes, las mujeres, las comunas y los movimientos sociales”.

Un manifestante ondea una bandera mapuche durante los enfrentamientos con la policía antidisturbios frente al palacio presidencial de La Moneda, en Santiago de Chile, el 28 de octubre de 2019. (Foto de CLAUDIO REYES/AFP vía Getty Images)

Para el número dos de Maduro, América Latina pasa por un momento histórico y “está preparada” para un nuevo congreso.

“Comienza a sentirse un gran ambiente de alegría”, repitió Cabello, y reconoció las luchas de los pueblos contra el “neoliberalismo”, el “capitalismo” y los “presidentes” que según él están al servicio de Estados Unidos. 

Las palabras de Cabello se suman a la creciente serie de declaraciones realizadas desde el régimen de Maduro reivindicando los incidentes masivos ocurridos en Chile, Ecuador, Colombia y otros países de la región. 

Estas declaraciones se dan en el marco de denuncias de numerosos dirigentes, políticos y organizaciones que dicen que se trata de un plan orquestado por la izquierda para hacerse con el poder.

El Tribunal Supremo de Justicia en el exilio, designado por la Asamblea Nacional de Venezuela presidida por Juan Guaidó, fue uno de los organismos que relacionó al Foro de Sao Paulo con la cadena de disturbios.

“Los hechos posteriores a la reunión del Foro de Sao Paulo han producido situaciones fácticas en las Repúblicas del Perú, Ecuador, Colombia, y ahora Chile, alterando la tranquilidad y el sosiego de los países antes mencionados, produciendo hechos vandálicos con propósitos inconfesables más allá de las protestas cívicas que son permitidas en democracia, poniendo en riesgo la estabilidad democrática, la gobernanza, la seguridad, la propiedad y la estabilidad”, dijo la Corte en un comunicado oficial emitido el sábado 19 de octubre desde Washington. 

CNicolás Maduro habla durante una reunión con partidarios frente al Palacio de Miraflores el 6 de abril de 2019 en Caracas, Venezuela. (Foto de Eva Marie Uzcategui/Getty Images)

Luego de esta y otras denuncias en su contra, Maduro se limitó a decir abiertamente que todos los proyectos trazados en el Foro de Sao Paulo se estaban cumpliendo.

“Foro de Sao Paulo, le puedo decir desde Venezuela, estamos cumpliendo el plan”, dijo Maduro en un acto público televisado el 20 de octubre y añadió: “Todas las metas que nos hemos propuesto en el Foro de Sao Paulo las estamos cumpliendo una por una”.

En el mismo discurso indicó que “el Foro de Sao Paulo ha salido revitalizado”, y que deben “seguir articulando los partidos políticos progresistas, revolucionarios y de izquierda” de toda América Latina con los “movimientos sociales”. 

“Esa fue la estrategia que trazamos y vamos bien, vamos mejor de lo que pensábamos”, sentenció el dictador chavista.

El Foro de Sao Paulo es un foro formado por partidos políticos de izquierda de toda Latinoamérica creado en 1990 en Sao Paulo, Brasil, por el Partido de los Trabajadores de dicho país.

Actualmente, según consta en su sitio web, está integrado por al menos 117 partidos provenientes de 27 países de América Latina y el Caribe, que trabajan en conjunto siguiendo los “lineamientos” y las “resoluciones” que se toman en reuniones anuales celebradas desde su fundación.

El último encuentro tuvo lugar en Caracas, Venezuela, los días comprendidos entre el 25 y 28 de julio, y albergó a 800 delegados. Su realización le costó al pueblo venezolano 200 millones de dólares, según el Centro de Comunicación Nacional de Venezuela en el exilio.

*****

Video relacionado:

TE RECOMENDAMOS